¿Oportunidades perdidas?

¿Oportunidades perdidas?

La iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), mediante la cual se pretende contribuir a la soberanía energética dando prioridad a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) al limitar la participación del sector privado en la generación de electricidad, fue aprobada sin cambios en la Cámara de Diputados y próximamente será enviada al Senado para discusión. Lo anterior ha provocado un intenso debate en torno a sus posibles impactos, principalmente las consecuencias sobre el desarrollo y mayor presencia de energías renovables, en este sentido, Eduardo Vega López, director de la Facultad de Economía de la UNAM, refirió que sería irresponsable no aprovechar los recursos fósiles del país. No obstante también destacó la importancia de continuar con la transición hacia energías renovables, para aprovechar una oportunidad irrepetible y fundamental para la diversificación de la matriz energética de la economía mexicana y reactivación ante la pandemia de COVID -19, al ser estas menos costosas, accesibles y amigables con el medio ambiente. Asimismo, organismos internacionales de energía renovable como el Global Wind Energy Council, el Global Solar Energy Council y la Asociación Mexicana de la Industria Fotovoltaica, solicitaron a los legisladores rechazar la reforma, ya que están en riesgo por lo menos 17mil empleos en el sector eólico y solar, y podría además crear un efecto dominó en las cadenas de valor de otros sectores comprometidos con este tipo de energías.

De aprobarse la reforma a la LIE, existe la probabilidad de que se deprima aún más la inversión la cual lleva ya dos años a la baja en el sector energético. El Consejo de Coordinación Empresarial (CCE), refirió que de2018 a 2020 este sector pasó de representar el 20 por ciento de la Inversión Extranjera Directa (IED) a un solo el 6 por ciento en 2020. Ante la necesidad de aumentar los niveles de inversión para la reactivar a la economía de una mejor manera, de acuerdo con el “Estudio de Energías Limpias de México 2018 -2032”, elaborado por la Comisión de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable, la inversión en ese periodo podría ser de 60 mil millones de dólares las cuales tienen el potencial de aumentar en 29,000 millones de dólares el Producto Interno Bruto (PIB) y la capacidad de generar 232 mil empleos directos e indirectos. De forma complementaria en materia empleo, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), consideran que la transición hacia una economía libre de carbono puede compensar los trabajos perdidos por la pandemia.

Asimismo, el CCE advirtió que los subsidios anuales a la CFE pasarían de 70,000 millones a 133,300 millones de pesos para compensar el alza en los costos de generación y con ello no modificar las tarifas eléctricas a la población, que podrían aumentar un 17 por ciento. En este sentido, en 2020 el costo total de la energía producida por las plantas de la CFE fue 26 por ciento mayor con relación al de los productores independientes de energía y 252 superior al de las subastas de largo plazo. En este tenor, es importante considerar que existen otras alternativas para destinar los subsidios como es el caso de las alternativas propuestas en el análisis “Mejorando y refocalizando los subsidios a la electricidad Opciones para su optimización en México (2018)”, realizado por Convergencia de la Política Energética y de Cambio Climático (CONECC) y la Alianza Energética entre México y Alemania, en el cual se propone reformar los subsidios y reinvertirlos en energías renovables. La alternativa consiste en convertir los subsidios a la electricidad residencial en un apoyo financiero para la instalación de energía fotovoltaica en las azoteas, lo cual llevaría a una reducción general de subsidios y al mismo tiempo convertiría a los consumidores en productores de energía renovable. Si bien la instalación de energía a renovable a pequeña escala es más costosa a pequeña escala el potencial de las energías renovables en México es inmenso, en este sentido, la medida propone la instalación inicial de techos solares en más de 1.4 millones de consumidores residenciales, con un potencial de reducir los subsidios en 10 mil 587 millones de pesos en los primeros 15 años y focalizándose en familias de bajos y medios ingresos. De acuerdo con resultados de simulaciones esto podría ahorrar a estos hogares 910 pesos en gastos de electricidad, además de tener impactos positivos derivados de un menor consumo de electricidad subsidiada, así como un aumento de empleos y desarrollo de la industria de servicios de energía renovable.

A nivel internacional, las energías renovables están ganando terreno y se espera que la expansión continúe gracias a mayores reducciones de costos y el apoyo de políticas públicas en la materia, en este sentido, la Agencia Internacional de Energía estima que este tipo de energías será la principal fuente de electricidad a nivel mundial en el año 2025. Entonces, los cambios plasmados en la reforma a la LIE van a contracorriente, desincentivando a generadores limpios privados a favor de plantas de generación de la CFE, las cuales presentan mayores costos y usan tecnologías tradicionales. En este sentido, las energías renovables en México son cruciales para la soberanía energética, para superar la crisis económica derivada de la pandemia y encauzar al país a la senda del desarrollo sostenible, bajo estos términos debería plantearse el fortalecimiento de la CFE y su participación en el logro de tales objetivos. ■

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ