Las observaciones de la ASF y las tropelías con el presupuesto

Las observaciones de la ASF y las tropelías con el presupuesto

La finalidad de las auditorias es detectar usos indebidos de los recursos públicos. Estas anomalías pueden ser de diverso tipo: apropiación privada, aprovechamiento político o, incluso, aplicaciones desviados o en rubros distintos a las autorizados. La auditoría es un instrumento que permite integrar pruebas documentales para que en su momento actúe la fiscalía y también es un dispositivo preventivo e inhibir las prácticas negativas.

Para la corrupción a bolsillos privados es muy útil es seguimiento financiero y las comprobaciones de gastos; pero en el caso de los desvíos de recursos no financieros, sino recursos humanos en los proyectos políticos, no sirve de nada la comprobación de gastos, sino que ahí es más eficiente la auditoría de desempeño. Al analizar el desempeño se puede captar con mayor eficacia el desvío de funciones de personal en tareas distintas a las institucionales. Una institución coadyuvante en las funciones de la ASF, es la Secretaría de la Función Pública. Y en el caso de uso político de recursos públicos, financieros, materiales y humanos, se han hecho muchas denuncias a la operación de los programas sociales de la Secretaría del Bienestar. Por lo que los señalamientos de la Auditoría en el caso del uso indebido de los programas sociales, especialmente el de Jóvenes Construyendo el Futuro y la actividad de los Servidores de la Nación, adquiere especial versosimilitud. Y decimos ‘verosimil’ y no ‘certeza’ porque para eso se requieren procedimientos más elaborados. Sin embargo, es notorio observar que la Secretaría de la Función Pública Federal no ha dado respuesta a ninguna de las denuncias sobre los tópicos que aquí señalamos.

Agotándose las auditorías de desempeño, pueden abrirse las de carácter forense, para meterse al interior de la cañería de los programas y hacer una investigación exhaustiva de aquellos programas o proyectos que parecen contener serias irregularidades. Fue el camino de la Estafa Maestra. Ahorita es temprano para señalar irregularidades en firme porque apenas estamos en la etapa de ‘informes’, lo cual aún da la oportunidad de aclarar y disolver las observaciones. Pero si no ocurre, se da lugar al fincamiento de responsabilidades. En este momento hay una guerra de uso acomodado de los informes, y en algunos casos de manipulación o falsificación de dichos informes con el objetivo de influir en la opinión pública a favor o en contra de actores políticos. Uno de los sucesos relevantes fue la falsa declaración sobre la exculpación del candidato a la gubernatura y anterior responsable de Ganadería. Difundir en la opinión pública mentiras deliberadas debería estar tipificado por la ley.

En un gobierno que surgió con la consigna de acabar con la corrupción le es esencial avanzar en los indicadores de desempeño de sus programas prioritarios. Pero si en la evaluación de diseño a JCF le tuvieron que cambiar…¡el objetivo general del programa!; y ahora, si se comprobara el mal uso de los recursos asignados, entonces estaríamos ante un preocupante signo de fracaso de la misión con la cual se justificó esta administración. En las siguientes semanas será muy interesante observar cómo evoluciona el tema: apenas empieza.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ