El fenómeno de la información reciclada en las redes sociales

El fenómeno de la información reciclada en las redes sociales

Las redes sociales se han convertido en maneras para interactuar con distintas personas, vender y comprar productos, así como intercambiar y aprehender conocimientos. Por tanto, éstas han sido herramientas efectivas para ciertas actividades humanas. Por supuesto, las redes sociales tienen sus aspectos negativos, que las han vuelto polémicas.

Uno de estos aspectos es la cantidad de información. En realidad, ésta es en mayor o menor medida un fenómeno paradójico. Por un lado, el alcance a la información es accesible y cada usuario tiene la posibilidad de acercarse a ella, claro depende también de las habilidades y su conocimiento en las herramientas tecnológicas. Esta facilidad permite, sin duda, que el usuario se actualice, se informe y se forme, que en el pasado era un poco más complicado.

El único problema en este caso es que la información vertida en las redes sociales depende de dispositivos electrónicos que estén conectados invariablemente a Internet, ya a módems fijos, ya a datos del propio teléfono celular. Por tanto, quienes no tienen acceso a estos dispositivos, difícilmente podrán acercarse a la información que circula en las redes sociales.

Por otro lado, hay una gran cantidad de información y sobre distintos temas e intereses. Desde temas ecológicos hasta chismes de personajes del mundo del entretenimiento. Aunado a esto, el usuario se enfrenta que la información se mueve, en el sentido de que cada que actualiza sus redes otra información aparece en su pantalla. Por supuesto, la selección y la renovación de la información dependen de los algoritmos, que se modifican conforme a las necesidades e intereses de los usuarios. En otras palabras, la propia red muestra la información que cumple con los parámetros del usuario, que se obtienen con los distintos usos.

Ahora bien, la información es vasta y su diversidad depende de distintos factores. Sin duda, uno de ellos es el auditorio y los grupos de consumo. Por ejemplo, los creadores de distintas redes y plataformas consideran las necesidades de su nicho de consumidores para crear contenidos. En realidad, lo anterior no es un secreto, más bien es la forma con que se ha trabajado desde siempre, claro los medios y los tiempos cambian. En consecuencia, ya hay productores de contenidos acordes a las necesidades de los usuarios.

En la actualidad y entre estos productores ocurre un fenómeno interesante, el reciclaje de la información. Este fenómeno consiste en generar contenidos y compartir la información una y otra vez. La única diferencia radica en cómo el creador de contenidos genera su producto. Este fenómeno es fácilmente identificable en los creadores y consumidores de contenidos sobre fenómenos paranormales. En ella, por ejemplo, un video sobre la aparición de entes, sea o no fidedigno, puede circular y ser usado por creadores una y otra vez. En cierto modo, esto se debe al impacto y a la popularidad del video. Comprensible. Se produce lo que otros consumen.

Cada cierto tiempo, en redes sociales y en periódicos de cultura aparecen notas sobre la orientación sexual de sor Juana. Por muchos años, esta sospecha ha sido abordada, a raíz de los poemas que la monja le dedicó a la virreina, así como los textos en donde la poeta alababa a las mujeres. El problema con estas notas es que sus autores olvidan señalar que no hay de momento certezas. Además, en la época, el período barroco y colonial, era común que poetas escribieran dedicatorias a amigos, familiares y mecenas. Lo que resalta es el fenómeno de reciclaje, que va de la mano del poco o nulo interés por corroborar la información. Por supuesto, este tipo de notas permite cuestionar la pertinencia de estudiar estos aspectos personales de la poeta.

En notas así es esperado que también se reciclen argumentos. Verificar la veracidad de éstos es todo un trabajo. Implica: preguntarse quién es el autor y cuáles son sus objetivos; identificar sus argumentos, que dan cuenta de su postura y mirada; reconocer sus fuentes bibliográficas, así como la identidad de quienes escriben cada una de estas. El detalle, el diablo está ahí, es que muchas de estas notas se resguardan bajo esta premisa: es mero entretenimiento y su fin no es entrar a las discusiones. Entendible y aceptable. Por otro lado, hay notas en donde no quedan claro los objetivos y tampoco se informa que sus fines son similares a los enunciados con anterioridad. Justamente, la gran mayoría de las paparruchas o las noticias falsas tienen una estructura semejante, aunque tienden a la desinformación y la generación de conocimientos falsos. Hacer pasar mentiras como verdades. Estos dos espectros, que por sí mismos son amplios y acá solo me acerco de manera superficial, plantean discusiones sobre, por un lado, cómo identificar lo fidedigno de las falacias y, por el otro, cuáles son los reales objetivos de este tipo de notas. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ