2021: una mejor normalidad, aplicar las lecciones

2021: una mejor normalidad, aplicar las lecciones
La pandemia no ha sido el detonante de nuestros males, la mayoría ya estaban ahí, si acaso los ha exacerbado y nos ha permitido percatarnos de males con los que convivimos, afirma el colaborador ■ foto: la jornada zacatecas

En su primer número del año, la revista Letras Libres aparece un interesante artículo de Julio Frenk y Octavio Gómez Dantés titulado “Pandemia, populismo y protección sanitaria”, en él se abordan distintos puntos sobre la pandemia que sufrimos en la actualidad y que me parecen de lo más rescatables. En primer lugar, los autores nos recuerdan que esta no es la primera, ni será, de lejos, la última pandemia que sufrimos en la historia. Son bastante claros al clasificar a estos fenómenos, al lado del calentamiento global como antropogénicas, es decir, ocasionadas por el hombre y sus acciones en el medio ambiente. A continuación, Frenk y Gómez, resaltan la importancia de la salud para el crecimiento económico: van juntos, hoy más que nunca está claro; adelantarnos a una reapertura económica sin cuidar la presión en la que ya se encuentran, las de por sí débiles instituciones de salud, podría llevarnos al peor de los mundos, no tan difícil de imaginar, por demás: el de una crisis de salud brutal que se replique y multiplique sus efectos desastrosos económicos en una sociedad enferma y diezmada.

Como tercer apunte, el texto aborda la desigualdad, ese elefante en la sala que hoy por hoy no está ausente de ninguna discusión social amplia y seria. Ni siquiera el virus ha ignorado las desigualdades sociales: los más pobres son los que más sufren los múltiples efectos de la pandemia: económicos, en sus derechos… en su vida misma.

Junto a lo anterior, los académicos, suman otro inherente asunto a tratar y aprender: la importancia del liderazgo y con ello, por supuesto del Estado, su calidad institucional y sus capacidades para enfrentar crisis, especialmente una tan particular y de requerimientos técnicos tan específicos como una de salud. Otra vez, no es lo mismo haber vivido el 2020 y llegar al 2021 en Nueva Zelanda o Alemania, que en Brasil o México, incluso en Estados Unidos.

Por último: la globalización no es el enemigo, sino un aliado importantísimo. Hemos logrado el histórico récord de desarrollo de una vacuna en tiempo brevísimo y ello se debe justamente a las redes de colaboración que las sociedades y los especialistas han tejido a través de las distintas formas de comunicación e interacción, antes inexistentes. Esta es una lección que también puede leerse en el texto: los gobiernos deben aprender de ese nivel de colaboración y corresponsabilidad. Hoy que nos debe quedar más claro que nunca la interrelación que guardan aún los más mínimos acontecimientos al otro lado del orbe, mejorar la gobernanza global es un reto que no podemos dejar para luego.

La pandemia no ha sido tampoco el detonante de nuestros males, la mayoría ya estaban ahí, si acaso los ha exacerbado y nos ha permitido percatarnos de males con los que convivimos con cierta lejanía y permisividad. No puede ser más: la desigualdad, el cuidado al medio ambiente, el respeto a los derechos humanos y el combate a la corrupción e impunidad, siguen siendo nuestras más serias responsabilidades, la pandemia nos lo ha recordado. Todas se pueden atender desde un asunto que de hoy en adelante deberá ser de estricto compromiso: la salud pública.

@CarlosETorres_

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ