Más del 80% de las actividades realizadas por zacatecanos son complejas de hacerse a distancia

Más del 80% de las actividades realizadas por zacatecanos son complejas de hacerse a distancia
8 de cada 10 mujeres se encuentran al frente de las actividades domésticas, las cuales son las más riesgosas porque tienen contacto con otras personas ■ foto: la jornada zacatecas

■ Las funciones laborales de la población son en su mayoría oficios, artesanales y operarios

■ Casi el 90% de las actividades no remuneradas son de riesgo para contraer el Covid-19

 

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2020 (ENOE) y la Encuesta Nacional sobre el Uso del Tiempo 2019 (ENUT), con ayuda del Statistical Package for the Social Sciences SPSS), se infiere que más de 80 por ciento de las actividades realizadas por las mujeres y los hombres en edad de trabajar en Zacatecas, sea asalariado y no remunerado, son complejos de ejecutarse en el distanciamiento social, en confinamiento o quedarse en/y desde casa, pero sí podrían realizarse en proximidad y evitar el contacto.

Según un análisis de Marisol Cruz, Humberto de Luna y Sergio Félix, investigadores de la Unidad Académica de Economía de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), las funciones laborales de la población zacatecana son predominantemente de oficios, artesanales, operarios y por lo tanto de bajos ingresos, lo cual se traducen en un bajo poder adquisitivo, incluso para preservar la canasta básica de alimentos.

Asimismo, casi 90 por ciento de las actividades no remuneradas para los hogares propios que benefician a los integrantes de la familia, se efectúan fuera de casa y/ o son de riesgo permanente para contraer el Covid-19.

Al momento de la expansión del virus, exponen, los ocupados en la entidad representaban 41.5 por ciento del total de la población (un millón 581 mil 575 habitantes); de los 656 mil 376 ocupados, alrededor del 19 por ciento se concentraban en la zona urbana, es decir, el territorio donde convergen los comercios y servicios públicos y privados de oferta y demanda y que, por lo tanto, se constituyen como un centro inevitable de aglomeración de la población de todas las edades.

“Los estudios realizados en el contexto de la actual pandemia refieren que los niveles de percepción económica determinan que podamos realizar trabajo remoto o home office, toda vez que reportaron el uso de correo electrónico o se concentran en los territorios dedicados a la producción de bienes y servicios mediante las tecnologías de información, generalmente asociado a un móvil o una computadora, pero en términos reales abarca también el acceso a la fibra óptica para una óptima conectividad a la red de Internet, escáner, servicio eléctrico adecuado e incluso las instalaciones y el mobiliario y equipo con un espacio destinado al trabajo”.

Si bien 92.3 por ciento y 91.9 por ciento de los hogares con jefatura masculina y femenina, respectivamente, disponen de teléfono celular y fijo, y una proporción similar tienen televisión, el acceso a Internet es sólo para 53.2 por ciento de los hogares con jefatura masculina y 52 por ciento de los hogares con jefatura femenina; aunado a ello, la disponibilidad de una computadora es para 45.9 por ciento debido a la insuficiencia de recursos para adquirirlo.

Además de la disponibilidad de las Tecnologías de la Información, señalan, se deben contemplar las actividades que se desempeñan en los espacios laborales, que pueden ser cerrados o abiertos y según sea la labor, y que se podría trabajar desde casa-vía remota con respaldo en tecnologías, esto es, con distancia.

Como en el país, en Zacatecas los trabajadores asalariados están agrupados en más de 400 funciones, entre ellas el procesamiento de datos (informáticos, periodistas, reporteros, ejecutivos de bancos, directivos o gerentes, que representan 10.11 por ciento de esas ocupaciones), pero aquí salta la interrogante de cómo se registra la entrada y salida del trabajo, la duración de la jornada laboral, si es un ahorro para quién evitar desplazarse al trabajo, si paga la red de Internet junto con la depreciación del equipo, si dispone de un espacio para trabajar o se ha adaptado un rincón de la vivienda de éstas.

Agregan que, dentro de los trabajadores asalariados, están los que pueden trabajar con distanciamiento social parcial y de proximidad. Estos representan 8.81 por ciento de las funciones como los abogados, los contadores, coordinadores, recursos humanos que oscilan entre la casa y los centros laborales para diversas operaciones propias a sus funciones.

Mientras tanto, 81.08 por ciento de las funciones son imposibles de realizarse en el distanciamiento social porque la naturaleza productiva de la entidad es de tipo operativa, incluso de oficios y precarios; pese a esta característica, algunas son posibles de efectuarse guardando cierta proximidad como los jornaleros, agricultores, la construcción y otros obreros; otros son imposibles de distanciamiento social y son con contacto como los cuidadores, empleo doméstico asalariado, meseros en restaurantes, recolección de basura, las ventas al mayoreo y predominantemente menudeo de diversos productos (comercio informal).

Por separado está el trabajo feminizado no asalariado para el hogar propio, porque 8 de cada 10 mujeres se encuentran al frente de las actividades domésticas, los cuidados, la provisión de afecto para los integrantes de la familia, los cuales son los más riesgosos para las mujeres porque tienen contacto y proximidad con el resto de los miembros de la familia que sí tienen movilidad por diversas actividades.

Es decir, “una mujer puede llegar a realizar en términos generales, más de 100 actividades por semana para beneficio de los integrantes de la familia, pero si bien conceptualmente su labor entra en el distanciamiento social, en términos reales está abrumadoramente alejada de la sana distancia”.

El análisis refiere que, de todas las actividades que realizan las mujeres para el hogar propio y sin remuneración, prácticamente 50 por ciento son realizadas sin distanciamiento social y con contacto, es el caso de las compras de la despensa (por ejemplo, frutas, verduras, ir a la tiendita, salir a las tortillas) y las salidas, traslado, acompañamiento, asistencia, esperar al médico para los integrantes de la familia.

Las actividades con distanciamiento social suman también casi 50 por ciento; de éstas, el 35.45 por ciento de las actividades se realizan con distanciamiento social, pero peligrosamente de contacto, tales como bañar a los integrantes de la familia, que por su condición requieren asistencia (niños de primera y segunda infancia, adultos mayores o personas con discapacidad), servir y dar alimentación; y 13.6 por ciento se realiza con distancia social pero son de proximidad como la limpieza de la vivienda, lavar ropa, lavar baños, preparar alimentos, mantenimiento a los utensilios.

En suma, resulta complejo para las mujeres y los hombres zacatecanos trabajar, sea remunerada o no asalariada, en el distanciamiento social, pero es posible evitar el contacto y trabajar en proximidad.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ