Pragmatismo pinche a la mexicana

Pragmatismo pinche a la mexicana

La teoría o corriente filosófica del pragmatismo es un tanto extensa en cuanto a su comprensión y estudio, aun así, es posible definirla de manera sencilla como en “la actitud y pensamiento que valora sobre todo la utilidad y el valor práctico de las cosas”. Es decir, el pragmatismo es lo que funciona en la práctica, en los hechos en la realidad; con base a la idea anterior, podemos decir que el pragmatismo no funciona cuando lo que se quiere es cambiar de práctica, cambiar de hechos, cambiar de realidad.

El escritor Paco Ignacio Taibo II, en una ocasión, hablaba sobre el modelo político y económico de México y comentaba que los principios teóricos y prácticos del neoliberalismo eran malos para una economía y una sociedad como la nuestra; pero que, además, esos principios interpretados por nuestros políticos mexicanos, eran malísimos; pues, bajo el pretexto de conceptos neoliberales como el libre mercado y la privatización, el rico se hacía cada vez más rico y el pobre cada vez más pobre. Por eso Taibo decía que estábamos bajo el sistema del “neoliberalismo pinche a la mexicana”. Con la idea del pragmatismo pasa lo mismo en nuestro país. Dirigentes y actores políticos de actualidad, de unos y otros partidos, se escudan en el pragmatismo y en su utilidad para llegar a un determinado propósito, para hacer alianzas electorales totalmente alejadas de una ideología política congruente; su conveniente interpretación de lo que es pragmático, nos pone frente al concepto del “pragmatismo pinche a la mexicana”.

México enfrentará un proceso político en 2021 muy diferente a los demás; el primer proceso electoral federal, después del histórico 2018. Será un proceso donde el resultado será determinante para continuar o no, con los grandes cambios y transformaciones que propone morena. El resultado de las elecciones del 2021 podrá dibujar el futuro de la reforma energética y fiscal, al igual que el de muchos otros temas que están pendientes por la 4T. Es por eso que habrá 2 principales aristas en los esfuerzos electorales del 2018; una de ellas es impulsar un nuevo triunfo de morena y la otra es detener a morena; lo demás entorno a eso, son solo matices.

Para quienes tienen como propósito fundamental en este 2021 el detener a La Cuarta Transformación, o sea, los partidos de oposición (PRI, PAN y PRD), desde que se les acabo la credibilidad y confianza ante la ciudadanía, también se les terminaron las opciones y estrategias; lo único que les queda es el pragmatismo con el que se han desempeñado desde la firma del Pacto por México; que se resume en sumar sus votos en el poder legislativo y “el voto duro” de cada uno de esos partidos políticos, no para darle voz a sus votantes, sino para defender sus propios intereses. En este caso, tienen que ser lo suficientemente pragmáticos para entender que uno más uno son dos; que la suma de sus votos les es útil para su propósito, el cual no es otra cosa más que conservar el poder o por lo menos una parte de él.

Si pensamos de manera pragmática, a morena le sería conveniente electoralmente, sumar los votos del Verde y de Nueva Alianza; aunque siempre han sido partidos satélites del partido en el poder, los votos de sus pocos legisladores bien que suman en las cámaras para lograr la mayoría calificada que se necesita para modificar cualquier punto o coma de la constitución. Pero insisto, es un pensamiento que hace honor al pragmatismo puro, pues una alianza de esa forma, se encuentra útil únicamente para lograr el propósito de ganar más votos, que no es lo mismo que darle continuidad a la 4T.

Cuando se fundó morena se le prometió a las mexicanas y mexicanos que sería una alternativa totalmente distinta a los partidos políticos que existían. Los hechos y las palabras de López Obrador como máximo líder de morena antes de ser Presidente de la República hacían notar que verdaderamente se estaba actuando de manera muy distinta. Los votos obtenidos por morena en el 2018 demostraron que las bases del Verde, del PRI, del PRD, del PAN, de Nueva Alianza y de otros partidos volcaron su apoyo total al único partido que representaba una verdadera alternativa; sin necesidad de alianzas pragmáticas.

¿Usted cree que en Zacatecas, el magisterio va a entender de pragmatismo y apoyará a una representación de Nueva alianza, solo porque va en coalición por morena?

Definitivamente el pragmatismo que motiva las alianzas que se plantean en morena, está peleado completamente con el propósito, con la mística y con la utopía que le dio origen al Movimiento de Regeneración Nacional; pero también es cierto que la oposición sumará apoyos de todos lados con tal de detener a la 4T.

Se tendría que plantear muy bien la política de alianzas en morena; recordando que en el 2021 no será lo mismo ganar, que continuar con la 4T; debido a que el mismo pragmatismo con el que plantean las alianzas, será utilizado a la hora de negociar el voto en las Cámaras ¿usted ve al partido verde votando a favor de la reducción del presupuesto a los partidos políticos?

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ