Colectivas feministas se manifiestan frente a la presidencia de Fresnillo; exigen justicia por el feminicidio de Sofía

Colectivas feministas se manifiestan frente a la presidencia de Fresnillo; exigen justicia por el feminicidio de Sofía
El 22 de noviembre fue quemada la presidencia, en repudio por el feminicidio de Sofía ■ FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ “Nacer mujer es una condena, 11 mujeres son asesinadas al día, mientras 180 más son violadas cada hora, víctimas de un sistema patriarcal”, advierten

 

A partir de las 2 de la tarde, mujeres con prendas negras y moradas se empezaron a reunir frente al palacio municipal de Fresnillo, con motivo del asesinato de Sofía, menor de 12 años, quien estuvo desaparecida por 11 días para posteriormente ser encontrada sin vida el pasado 22 de noviembre, colectivas feministas se manifestaron en principio frente a la quemada presidencia municipal, bloqueando la calle en sus dos extremos.

Ahí, por parte de la presidencia, se aseguró respeto al derecho de las manifestantes y apoyo para evitar la circulación de autos, sin embargo, se les advirtió no acercarse al inmueble, ya que como consecuencia del incendio la estructura del edificio es frágil y pudiera resultar en algún accidente.

Cabe señalar que aunque no hubo una gran afluencia de cuerpos policiacos, al costado del edificio se encontraba una camioneta cargada con equipo antimotines; también a pesar de las advertencias sobre el edificio, policías se encontraban en los balcones del inmueble, por lo que recibieron críticas por parte de las manifestantes.

Entre velas, flores y carteles, las ahí reunidas dieron inicio a sus actividades, señalando que se hacía con motivo de respaldar a las mujeres que se encontraban en el lugar y con el objetivo de expresarse de manera artística.

“Estamos hasta el padre”, dijeron en su discurso, refiriéndose a la situación de violencia sistemática de la que son objeto las mujeres en cada etapa de su vida, postura desde la que realizaron el pronunciamiento en apoyo a la lucha de mujeres organizadas, colectivas, a las que nos arrebataron.

En este caso sostuvieron ser la voz de Sofía, quien fue “bruscamente” arrebatada, “hoy estamos aquí por Sofía y las que ya nos están”, afirmaron, añadiendo que “nacer mujer es una condena”, pues 11 mujeres son asesinadas al día, mientras 180 más son violadas cada hora, víctimas de un sistema patriarcal.

Debido a esta realidad exigen a las autoridades justicia para Sofía y para el resto de víctimas de feminicidio, además de exigir un “taxi rosa”, manejado por y para mujeres, a fin de transportarse de una manera más segura y sin miedos. Se posicionaron, también en apoyo y a modo de empatizar con el sentir de desaparecidos y sus familiares.

En el uso de la voz se permitieron dar un respetuoso y sentido pésame a la familia de Sofía, para ella y todas las hermanas arrebatadas que se recuerdan con amor, pero también rabia, porque su voz fue apagada.

Como respuesta se mantiene la lucha para que las historias Paty Solís, Geraldine Hernández, Magali, Lizbeth, Helena, Valeria, Fernanda, Janeth, Marisela Escobedo, Michelle García, Ingrid, Alexis, Rubí, entre otras, no se repitan.

“Hemos aprendido a respetar al miedo más que a nosotras mismas, pero el silencio no nos salvará”, por lo que la batalla por hacer valer sus derechos “reales”, continuará, a la par que se hace una invitación a las mujeres a perder el miedo alzar la voz y exigir leyes que protejan sus vidas.

Exhortaron a la comunidad femenina además a criar niñas fuertes, asegurando que “el género femenino no es sinónimo de debilidad, es grandeza en su máximo esplendor” y se debe actuar como tal.

Con cantos de protesta, como “Sofía vive, la lucha sigue y sigue”, se realizaron lecturas de cartas y poemas, a una “hermanita que debían mantener a salvo”, esto aunque no la conocieron, y con la promesa de no dejar que eso no le pasara a las demás niñas.

Las manifestantes se mantuvieron en la postura de que nadie les quitará la rabia y el dolor, causado por culpa de “los pendejos cuyo único trabajo es cuidar y son los primeros en agredir”.

Aseveraron también que que no las van a callar, a pesar de que la tranquilidad de Fresnillo ha sido violada, asesinada, desmembrada, balanceada y enterrada desde hace más de 10 años.

Tras las lecturas, se llevó a cabo es performance “Sangre”, haciendo alusión a feminicidios y al dinero manchado de sangre; después se entonó “Canto sin miedo” para dar paso a una fogata pacífica. Una vez apagado el fuego, las colectivas se dirigieron, en una pequeña marcha al Hemiciclo Hidalgo, donde cantaron más consignas y externaron, una vez más su enojo.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ