Corporaciones policiacas no obedecen a intereses sociales sino a los de la administración en turno

Corporaciones policiacas no obedecen a intereses sociales sino a los de la administración en turno
El ex diputado cuestionó: ¿hasta qué punto las corporaciones policiales pueden ser agentes de construcción de paz? ■ foto: andrés sánchez

■ El modelo policial es inercial, no requiere de alguna estrategia, ya que “se mueve por sí mismo”: José Jorge Amador Amador

■ Consiste en el uso de la fuerza pública de manera discriminada, de tal manera que “vigilar, apoyar, auxiliar o reprimir depende de las categorías poblacionales de que se trate”

 

José Jorge Amador Amador, ex diputado federal, afirmó que las corporaciones policiales en México no obedecen a las necesidades sociales, sino a los intereses de quienes integran la administración gubernamental en turno, ya que estas se enmarcan en un modelo tradicional que consiste en vigilar, auxiliar o reprimir según el peso político o económico de las personas.

“¿Hasta qué punto las corporaciones policiales pueden ser agentes de construcción de paz? La respuesta es que no todo tipo de corporación policial y no todo tipo de policías tienen esa posibilidad, pero eso depende de los modelos”, dijo.

Durante su participación en el Segundo Congreso Internacional Virtual sobre Prevención de la Violencia “Retos actuales en el contexto de la pandemia”, organizado por la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ) y Gobierno del Estado, expuso que el actual modelo policial “no nos sirve, porque en ella la autoridad administrativa es el centro de la acción policial”.

Es decir, el modelo policial no gira alrededor de los intereses de los ciudadanos, sino de los intereses particulares de quienes integran las administraciones públicas, además que se trata de un modelo inercial que no requiere de alguna estrategia, ya que “se mueve por sí mismo”.

Amador Amador quien funge actualmente como director general de Seguridad Ciudadana de Nezahualcóyotl, Estado de México, señaló que este modelo consiste en el uso de la fuerza pública de manera discriminada, de tal manera que “vigilar, apoyar, auxiliar o reprimir depende de las categorías poblacionales de que se trate: quienes tienen peso político, peso económico, reciben un trato preferente, y quienes no lo tienen reciben un trato abusivo”.

En su conferencia titulada “El papel de las policías locales en la construcción de la paz”, explicó que en el modelo tradicional del ejercicio policial se considera que la relación entre servicio y negocio es compatible, lo que significa que las corporaciones realizan prácticas para extraer beneficios económicos de la población.

“La consecuencia de un modelo de esta naturaleza es que la población se ve expuesta a los riesgos de la intervención del crimen organizado. No podemos dejar de aludir al hecho de que muchos de los jefes de cárteles y de bandas delictivas en México han pasado por corporaciones policiales con este modelo de seguridad tradicional”, comentó.

Ante esa situación, propuso un modelo de Seguridad Ciudadana, en el que el centro ya no radica en la administración pública, sino en las necesidades, los intereses, los anhelos y los reclamos de los propios ciudadanos, y son las propias autoridades las que giran alrededor de este conjunto de factores.

De acuerdo con Amador Amador, para implementar este modelo implica la necesidad de crear corporaciones que puedan lograr esa forma de corresponder a un nuevo centro para girar en torno a él.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ