‘The Queen’s Gambit’, de Scott Frank: la vida en el ajedrez

‘The Queen’s Gambit’, de Scott Frank:  la vida en el ajedrez

La Gualdra 456 / Series de TV

 

 

Uno de los aspectos más llamativos de las miniseries de televisión es su capacidad de narrar una historia con mayor detalle del que cabría dentro de una película. Más allá de las obviedades sobre el largo de su duración, existen series cortas que, en algunos capítulos, logran desarrollar subtramas y personajes, casi con la misma profundidad que la de una novela, y que no tienen cabida dentro de los parámetros convencionales de un filme de dos horas.

The Queen’s Gambit (2020) narra, en un largo de 7 episodios, la historia de Beth Harmon (Anya Taylor-Joy), una joven que, después de perder a su madre en un accidente automovilístico, desarrolla desde temprana edad una profunda fascinación por dos cosas: el ajedrez y las pastillas tranquilizantes.

Tomando lugar durante las décadas de los 50 y 60, la serie nos muestra el crecimiento y madurez emocional de Beth al correr de los años, así como su enorme talento en el ajedrez dentro de sus torneos más importantes, en donde la mayoría de los participantes es hombre. También retrata la dependencia de Beth a los fármacos y al alcohol, esto como consecuencia de una personalidad un tanto complicada que en más de una ocasión le impide alcanzar el triunfo más grande en las competencias de ajedrez.

Entre los muchos logros que se pueden encontrar en esta miniserie producida por Netflix, hay dos que destacan por encima del resto: su lenguaje visual (vibrante y cinematográfico) y su trepidante narración. Escrita y dirigida por Scott Frank, la serie, lejos de desarrollar varias situaciones de impacto rápido, se toma su tiempo dentro de cada episodio y se enfoca por completo en la evolución de un solo personaje.

Esta narrativa lineal, que en ocasiones se siente unipersonal, logra funcionar gracias a la magnífica interpretación de Anya Taylor-Joy. Siendo Beth una protagonista de naturaleza compleja, la actriz logra encarnar con enorme habilidad sus conflictos y rivalidades, así como sus cambiantes e inestables emociones y estados de ánimo.

En medio de todo, el guion de la serie otorga especial atención a los roles de género de la época, y ofrece una nueva perspectiva en el arco narrativo de Beth, al ser una mujer que se abre paso, por sus propios medios, en una sociedad y en un entorno deportivo enteramente masculinos. Asimismo, y tomando como referente el contexto histórico en el que se desarrolla la serie, esta rescata de manera orgánica e inteligente cuestiones políticas entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

También destaca el dinamismo con que son filmadas las competencias de ajedrez. El ser el ajedrez un juego de mecánica lenta y un tanto anticlimática, dentro de la serie cada partida se vuelve, gracias a una estupenda edición y montaje, una intensa batalla donde la espera de un vencedor es de una tensión palpitante propia de un thriller de suspenso.

The Queen’s Gambit es una propuesta original, entretenida y muy emocionante, que logra evitar lugares comunes gracias al ingenio con que está construida. También tiene en Beth Harmon a uno de los personajes más complejos y mejor construidos de la televisión actual, haciendo de la serie un viaje profundo a los momentos significativos de su vida y a los rincones más fascinantes de su mente.

 

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ