Calavera literaria

Calavera literaria

Autor: Juan Pablo Castro

Residencia: Zacatecas, Zacatecas, México

El año 2020 es, sin dudas, singular. Muy tranquila, en Zacatecas, la Calaca nunca pudo más andar. Una histórica pandemia el ambiente fue a cambiar, pues todos en Zacatecas cubrebocas tenemos que usar.

Ya avisada del caso, la Calaca llegó a la histórica entidad, pues sabía que, en el 2021, elecciones íbamos a celebrar. Con todas las precauciones que Gatell recomendaba, la Huesuda decidió por cada partido darse una rápida pasada.

En la sede del sol azteca fue su primera parada, pues sabía que desde con Amalia, por esos rumbos ya nadie se apostaba.

En la ruta 17 continuó con su destino, y frente a las instalaciones del blanquiazul detuvo su camino. Aquí poco tiempo se detuvo, no encontró ningún panista; tal parece que el ambiente no es por nada derechista.

Ya siguiendo su camino, decidió parar por poco tiempo, en la Presidencia Municipal se detuvo un momento. A lo lejos vio al alcalde discutiendo varios temas; tal parece que en su cabildo continúan los problemas.

Vámonos pa’ La Encantada a seguir el recorrido, cerca queda el viejo PRI, ya está un poco destruido. Al llegar al edificio, casi muere de un infarto, pues nunca se imaginó hubiera tanto candidato. Fito, Claudia y Carlitos, también estaba Roberto; juntos todos esperaban entre tanto desconcierto. Las plegarias se elevaban esperando el milagrito, pues sabían que el dedazo lo daría un tal Alito.

Las sorpresas no pararon cuando la prensa local leía; la Huesuda crédito no daba de lo que La Jornada decía. Los priistas y panistas y unos cuantos perredistas una alianza preparaban, pa’ ver si una pluri mínimo aseguraban. La Calaca casi sufre parálisis facial, pues su mente no procesaba esa capirotada electoral.

Ya repuesta de ese susto, continuó con su viacrucis; para superar su trauma se tomó unos alipuses. Siguió el turno del PT, el de la estrella solitaria, aquí se quedó un buen rato esperando un candidato. Tuvo que venir Anaya para acomodar las cartas, pues el Profe en Zacatecas tenía muchas esperanzas. De los cuatro que tenía, de los cuatro que quedaban, la Bañuelos resultó ser la gran abanderada.

Finalmente, y ya cansada, se acercó a los morenos; nunca supo si, por fin, los malos se hicieron buenos. En la sede del partido había mucho movimiento; después del 2018 tenían harto crecimiento. Varias eran sus propuestas para una candidatura, pero la más importante era la gobernatura. Monreal, El Oso y José Narro ya la mano levantaban, esperando a ver si a Ulises una chance le otorgaban. Aquí la lucha era fuerte, era un tanto encarnizada, pues en todas las encuestas, la victoria ya les daban. Esperemos y no olviden generar buenas propuestas, pues en esas elecciones AMLO no estará en las boletas.

La Calaca, muy ufana, ya cantaba, muy ufana se reía, ¡ahí nos vemos en un año, ahí nos vemos Zacatecas, sabrá como habrá de irte entre urnas y boletas. Esperemos que, de éstos, nos gobierne el menos peorcito; esperemos que sigan los pasos de don Tata Pachito!

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ