Emilio Carrasco (1957-2020). In memoriam

Emilio Carrasco (1957-2020). In memoriam
Emilio Carrasco Gutiérrez. Foto de Pedro Valtierra. Agencia Cuartoscuro.

Editorial Gualdreño 454

 

 

Emilio Carrasco Gutiérrez murió el 30 de octubre de este triste 2020. 15 días antes se había inaugurado su exposición De la materia al color en La Galería Irma Valerio, una muestra que se fue posponiendo debido también a la pandemia, pues originalmente el plan era que se exhibiera durante el festival en el mes de marzo. De alguna manera el haberla pospuesto hizo que la exposición coincidiera con el mes de dos lunas llenas y el del cumpleaños de Emilio, quien vio la luz en la Ciudad de México un día 4 de octubre, aunque de acuerdo con sus palabras “hubiera querido nacer en Otumba, Estado de México”. Así era Emilio, era de allá, de aquí y de todas partes, el lugar era lo de menos, lo que importaba es que hubiera arte.

Quiso ser médico cuando joven, pero la vida lo llevó a tomar el camino de las artes plásticas y llegó a la Academia de San Carlos, en donde conocería al maestro Gilberto Aceves Navarro, quien influiría en él no solo en los métodos y las técnicas, sino en el vasto mundo del conocimiento del arte. Luego viajó a España y fue en Madrid en donde estudiaría dibujo; con el papel “firmado por el Rey de España” que acreditaba sus estudios regresó a nuestro país. Fue entonces cuando participó en los talleres que organizaba el INBA en las Islas Marías y ahí fue donde conoció a Alberto Huerta -ambos coincidieron allá como profesores-, con quien llegó a Zacatecas a principios de la década de los 80, justo cuando el Taller de Gráfica Goitia y el Taller de Artes Plásticas de la UAZ acababan de ser creados por López Monreal. Alfonso regresó a Irlanda y Emilio se quedó a cargo de los talleres en 1982. A partir de ese momento hizo de Zacatecas su casa, su tierra, en la que formaría una familia que no solo incluye a sus hijos Lina, Emilio y Andrés y a su esposa Lina, sino a sus alumnos.

El interés de Emilio por las artes plásticas seguramente tuvo relación con su familia, fue sobrino nieto de Gonzalo Carrasco, artista plástico de la generación de Cleofas Almanza y Manuel Pastrana en la Academia de San Carlos; la vocación por enseñar la descubrió en la academia de la que fue parte y donde conoció el método de Kimon Nicolaides para dibujar, que practicó y compartió con sus muchos alumnos en los distintos talleres impartidos durante casi cuatro décadas en Zacatecas y Guadalupe. Nicolaides decía que solo había una manera correcta de dibujar y esta “es una manera perfectamente natural. Esta no tiene nada que ver con el artificio o la técnica. No tiene nada que ver con la estética o la concepción. Solo tiene que ver con el acto de la observación correcta”, y Emilio lo creía fervientemente, por eso en sus clases les pedía a sus alumnos que fijaran la vista en el modelo sin ver el papel, que dejaran que la mano se soltara y encontrara en libertad su propio camino para reproducir lo que tenían en frente. Este método de enseñanza del dibujo fue su bandera y quienes estuvieron con él podrán dar testimonio de la pasión que imprimía a cada una de sus sesiones de trabajo.

Sus alumnos reconocen en él, además, su generosidad para compartir los conocimientos; no escatimaba esfuerzo alguno en conseguir lo que se proponía, de ahí que su trayectoria profesional incluya más de un centenar de exposiciones individuales en nuestro país, Múnich, Berlín, Praga, Cracovia, Lots, Varsovia, Cluj-napoca, Tianjin, Dalian, Chengdu, Estambul e Italia, y otro tanto de participaciones en muestras colectivas. Durante la última década su deteriorada salud no impidió que realizara múltiples viajes al extranjero, particularmente a China, en donde de manera especial fue reconocido su trabajo como artista plástico y como un gran promotor de colecciones de exlibris.

Esta pandemia se lo llevó el viernes 30 de octubre, su cuerpo no resistió los embates de este virus que ha marcado nuestra historia con su implacable huella de tristeza y muerte. El sábado el obispo celebró una misa en la Catedral Basílica a su memoria. Nosotros lo despedimos así, con esta Gualdra especial dedicada a él, en la que participan sus amigos, su familia, sus alumnos.

Luz en tu camino, querido Emilio, descansa en paz.

 

[email protected]

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ