Los vetustos problemas financieros de la BUAZ (1/2)

Los vetustos problemas financieros de la BUAZ (1/2)

A lo largo de su historia la Universidad Autónoma de Zacatecas y sus antecesores Instituto de Ciencias de Zacatecas (ICZ) e Instituto de Ciencias Autónomo de Zacatecas (ICAZ) han enfrentado problemas con el financiamiento para cumplir con sus necesidades básicas. El déficit económico siempre estuvo vinculado con el incremento de la matrícula y lo que ello conlleva. Gracias a las gestiones que en su momento realizaron los rectores Lic. José Abraham Torres Viramontes, Lic. Magdaleno Varela Luján y Lic. Jesús Manuel Díaz Casas se logró el incremento importante en el número de escuelas y en el establecimiento de sólidas bases de lo que ahora es la Alma máter, mejoras que se lograron a pesar de las carencias presupuestales de la época.

En el informe del Lic. Torres Viramontes correspondiente al período del 6 de febrero de 1965 al 28 de febrero de 1966 se señala que en el ciclo escolar de 1965 la inscripción en el Instituto fue por mucho superior a la de años anteriores. La inscripción de mil 913 alumnos en las diferentes escuelas, produjo graves problemas con la diversificación de cátedras y el sobrecupo de los grupos, lo que se tradujo en un bajo rendimiento en el aprovechamiento académico, situación que no fue posible superar ante la falta de recursos económicos.

El Rector informó al Gobernador que debido a las reestructuraciones del Instituto, las necesidades incrementaron y que para que la institución cuente con el personal docente mínimo que atienda las apremiantes necesidades de docencia, investigación y difusión de la cultura, se requiere de un presupuesto de 3 millones 670 mil pesos. Enfatizó la urgencia de contratar maestros de tiempo completo en las escuelas de Economía, Comercio, Ciencias Químicas, Ingeniería, Medicina Veterinaria y Zootecnia así como Odontología fundamentalmente. Enfatizó que el presupuesto previo no consideraba el crecimiento registrado en el Instituto con las nuevas construcciones, ni el establecimiento de laboratorios y que “con la fe en Dios se ha tirado a la aventura contratando ya los maestros de tiempo completo que ha mencionado”.

En un informe previo el gobernador José Isabel Rodríguez Elías manifestó referente al Instituto “que mientras no se satisficieran las necesidades de la enseñanza primaria, no se podría ayudar en otra forma como lo ha estado haciendo al Instituto”. A pesar de todo el Rector Torres Viramontes a nombre propio y de la juventud estudiosa de Zacatecas, solicitaba y demandaba una ayuda mayor en el presupuesto para lograr los objetivos de educación profesional.

Debido al crecimiento explosivo de la matrícula, el Rector manifestaba la urgencia de hacer algo ante la gravísima situación financiera que se presentaría en el futuro inmediato, “que era incuestionable que el Gobierno del Estado y el Federal no podrían satisfacer las necesidades constantes y crecientes que demandaba la sociedad a la Educación Superior”. El mismo Presidente de la República Lic. Adolfo López Mateos con la visión del problema que enfrentaría la educación superior en el país con su financiamiento futuro y durante una visita a la Universidad de Guadalajara lanzó la siguiente advertencia “… si la sociedad misma no trataba de ayudar a resolver sus propios problemas los Gobiernos serán insuficientes para resolver estas graves situaciones”.

Ante la situación el Gobernador del Estado Ing. Rodríguez Elías informa a las autoridades del Instituto “que ha establecido públicamente una ayuda que venga a aliviar en mucho a las necesidades de la institución y que en concreto es la participación en la explotación minera”. Por su parte el personal técnico del Instituto gestionaba ante la Secretaría General de la República una solicitud de recursos económicos relacionados con la explotación minera, “se resaltaba que el estudio técnico y socioeconómico realizado mostraba que en caso de que la resolución resultara favorable al Instituto, éste llegaría a tener un ingreso, que sin exagerar ya no tendría necesidad de recibir subsidio federal o estatal”. En el último informe como Rector del Lic. Torres Viramontes, se señala que el Instituto recibió por concepto de subsidio las siguientes cantidades: un millón 816 mil pesos de la Federación, 756 mil pesos del Estado y 72 mil pesos del Fondo Minero. El cinco por ciento del impuesto Pro Universidad se empezó a recibir a partir del 6 de septiembre de 1968.

Por otra parte el Instituto realizaba estudios para la creación de un Patronato Universitario para que coadyuvara con la Rectoría en la solución de los problemas económicos. Se consideraba que su presencia traería muchos beneficios a las carencias de la Institución. En el mismo informe se señala “que el costo mensual de los gastos administrativos ascendía a la suma de 263 mil 570 pesos, existiendo un déficit de 22 mil 840 pesos mensuales”. El origen del déficit se atribuía a las construcciones realizadas, dado que durante el ejercicio correspondiente al informe, la Institución no recibió participación alguna destinada a tal rubro. El Rector esperaba solventar tal déficit con el cinco por ciento del impuesto Pro Universidad que se recibiría del Gobierno del Estado. ■

*Docente Investigador de la Unidad Académica
de Ciencia y Tecnología de la Luz y la Materia. LUMAT.
*Docente Investigadora de la Unidad Académica Preparatoria.
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ