■ Comentarios Libres Movimiento estudiantil

■ Comentarios Libres Movimiento estudiantil

Hoy se cumplen 52 años de la masacre en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco. Anualmente, se conmemora realizando marchas y otros eventos en diversas ciudades del país en los que se corea de manera unánime: “2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA”.

Al cabo de más de medio siglo de aquellos sucesos, se perdieron evidencias, muchos datos se tegiversaron y, las nuevas generaciones, desconocen lo que realmente ocurrió, de tal manera que el coro alusivo se repite por inercia. Existen sin embargo, valiosas obras escritas por prestigiados personajes que recopilan y reconstruyen lo que fue el Movimiento Estudiantil, y en ellas quedaron plasmados aspectos de la cronología, represión y peticiones exigibles: Elena Poniatowska; Daniel Cazés; Jorge Carrión y coautores; Luis González de Alba…Además, se encuentra una que llama la atención. Es la de Ramón Ramírez (1906-1972), quien fuera maestro de la UNAM y miembro del Instituto de Investigaciones Económicas de la propia institución. La virtud de esta obra es que comenzó a escribirla, justo a partir de algunas semanas después de aquella fecha: noviembre-diciembre 1968 y enero-febrero 1969, lo cual es garantía de que se evitó en la medida de lo posible, la pérdida de muchos datos y evidencias, logrando con ello una apreciación totalmente objetiva.

Más allá de su origen, que lo fue un pleito callejero entre estudiantes de preparatoria, que bien podría haberse resuelto sin llegar a una agresión desproporcionada por parte de la fuerza del Estado, gobernado por un Presidente como lo fue Gustavo Díaz Ordaz, el Movimiento Estudiantil se presenta en un escenario internacional en el cual, los movimiento o rebeliones de estudiantes tienen un carácter internacional, que dependen de causas distintas o similares, que desencadenaron la lucha contra el entonces sistema capitalista o de consumo. Surgen en las universidades, porque son las instituciones que tenían un importante papel en la supervivencia de la entonces organización social.

Estos movimientos tuvieron características muy propias, pero también podían ser distintas. Algunas luchas, eran contra gobiernos dictatoriales y pro imperialistas. Otras, tenían como causa la reforma educativa y generalmente, el detonante de la agitación era un efecto secundario.

Resulta muy complejo ubicar al Movimiento Estudiantil de 1968 en un contexto político y social del país, pero sí es posible explicarlo, porque los estudiantes, no forman una clase social determinada, no obstante, sí integran un grupo social multiclasista de origen muy diverso, pues según señala Ramón Ramírez, que para aquella fecha, en México, el 2.85% de los estudiantes, provenían del campesinado; el 14.66% de la clase obrera y el resto, de la pequeña, mediana y alta burguesía.

Las características particulares son:
1.- Se trató de un movimiento democrático. En el ámbito jurídico, pretendía el cumplimiento de la Constitución y, en consecuencia, el respeto a las garantías individuales y colectivas. En ellas, encontramos el derecho a la libre asociación; expresión del pensamiento; el derecho de manifestación y protesta. La derogación de algunos artículos del Código Penal: 145 y 145 bis, que desvirtuaban y atentaban en contra del propio espíritu de la Constitución. Así como la libertad a los presos políticos.
2. Fue un movimiento en el que se sintetiza un conjunto de reivindicaciones progresistas y democráticas amparadas por los preceptos constitucionales.
3.- Surgió como movimiento sin precedentes en la historia de México.
4.- Como núcleo básico, participaron los estudiantes de la UNAM; Instituto Politécnico Nacional; Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo; Universidad Iberoamericana y otros Centros de Estudios Superiores; las Universidades de Sinaloa, Veracruz, Tabasco, habiendo a la vez corrientes de apoyo y gran simpatía, en el resto de las universidades del país, entre ellas las de Morelia, Guadalajara, Nuevo León y Morelos.
5.- Por primera vez, desde que existen la UNAM y el IPN, estudiantes de una y otra institución, marcharon unidos y sellaron acciones fraternales, que con el tiempo serían más firmes y estables. Se dieron a la tarea de organizarse en brigadas y comités de apoyo a la causa, principalmente con protestas, “pintas” y volantes en todos los lugares de reunión, plazas públicas y centros de trabajo.
Fue de esta manera que el movimiento crecía y se materializaba en las conciencias de millares de ciudadanos mexicanos y en otros sectores de la población.
6.- El Movimiento Estudiantil del 2 de octubre, exigía del gobierno el cumplimiento de seis peticiones:
– Libertad e los presos políticos.
– Destitución de los generales Luis Cueto Ramírez y Raúl Mendiolea, así como también del teniente coronel Armando Frías.
– Extinción del cuerpo de granaderos, instrumento directo de la represión y el compromiso de no crear cuerpos semejantes.
– Derogación de los artículos 145 y 145 bis, del Código Pena, ya que constituían el elemento jurídico de la represión, en razón de que tipificaban y castigaban la disolución social.
– Indemnización a los familiares de los muertos y heridos, víctimas de la agresión de aquellos sucesos, desde el 26 de julio de aquel año en adelante.
– – Deslindamiento de responsabilidades de los actos de represión y vandalismo, por parte de las autoridades, a través de la policía, de granaderos y el Ejército.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ