Spauaz: contexto difícil y nueva esperanza

Spauaz: contexto difícil y nueva esperanza

Como lo dijimos ayer en este mismo espacio: previmos el triunfo de José Juan Martínez y la imposibilidad de competir con efectividad por parte de una oposición dividida. La magnitud de la diferencia implica que las principales carteras del Comité Ejecutivo se quedan bajo dominio de las dos corrientes hegemónicas de la UAZ. Lo cual, además, posiciona la candidatura a la Rectoría de estas corrientes que siguen aliadas, como prácticamente triunfadora. En términos prácticos, esta votación ya dibuja la dupla José Juan- Rubén Ibarra en la conducción del Spauaz y UAZ, respectivamente. Ambos de la misma expresión política. Domínguez está de regreso.

Si continúa la misma lógica de la acción de las fuerzas al interior de la UAZ, y sigue sin haber oposición seria, las direcciones y el Consejo Universitario estará bajo el dominio de esta misma alianza. En toda estructura de poder y mando, es importante que esté dividido en contrapesos. Por eso, la idea de República dividió el poder del Estado en 3 funciones que se equilibran entre sí. En eso consiste la virtud del esquema republicano. Ninguna institución se escapa de las mismas consideraciones. Es una virtud estructurante del mando, no de las personas: la distribución del mando que forma equilibrios tiende a producir mejores resultados que la concentración del poder. La UAZ necesita grandes cambios, y un motivo que explica por qué la actual administración no hizo ninguno, fue que no tuvo el debido equilibrio en el mando, que la obligara a cumplir sus compromisos de campaña. El actual Rector no cumplió porque podía no-cumplir, así de simple: no había una estructura de fuerzas que lo obligara a hacerlo. Así las cosas, ¿cómo se obligará a la administración que viene a cumplir con los grandes cambios que necesita la institución?

Pero bien, en el caso del sindicato tiene retos muy precisos y no son pequeños: una vida democrático-participativa interna, lograr la seguridad en el empleo de un amplio porcentaje de sus miembros jóvenes, la definición frente a la posibilidad de eliminar prerrogativas a los jubilados, la crisis de las pensiones y el sistema de promoción laboral. Ahora que las bolsas de los fondos extraordinarios que financiaban la promoción laboral individual están en ceros, (paradójicamente) es una oportunidad para coordinarse con los otros sindicatos universitarios y fortalecer la negociación colectiva de los salarios y los escalafones. Es decir, de recuperar la fuerza política del sindicato frente al Estado. En ese sentido, el Spauaz tiene la tarea trascendental de renovar sus estatutos y revivir su vida orgánica.

A pesar de la difícil situación en la que se encuentra la institución y la destrucción de la vida orgánica que provocó el Secretario General saliente, damos el beneficio de la duda a José Juan Martínez para cumplir con las expectativas que generó en sus votantes, que fueron muchos. Después de la guerra contra los sindicatos que emprendió el neoliberalismo, estamos ahora mismo ante las condiciones para emprender el re-empoderamiento de los sindicatos en la vida pública del país, y los sindicatos universitarios tendrán un papel especialmente relevante: ojalá y renazca el espíritu de lucha gremial y de clase. La lucha fundamenta la nueva esperanza.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ