■ México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto Ayotzinapa a seis años

■ México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto Ayotzinapa a seis años
Se cumplirán 6 años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa ■ FOTO: LA JORNADA

Han pasado 6 años, y nada o demasiado poco se sabe de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa a quienes la policía municipal de Iguala al parecer entrego a la delincuencia organizada de la región, y bajo la mirada complaciente, e incluso con la participación – como se ha corroborado – de las Policías Estatales y Federales y el Ejercito mexicano.

Tiempo atrás – no lo olvido – la periodista Maribel Hernández quien salió huyendo del país por que los narcos habían puesto precio a su cabeza, se atrevió a denunciar en una Feria Internacional del Libro en Guadalajara una contabilidad engañosa y seguramente incompleta que anunciaba que al final del sexenio de Felipe Calderón, los números indicaban 26 mil personas desaparecidas en este país surrealista donde las elites intelectuales y políticas suelen desconocer estos números y cuando se dan cuenta de ellos siguen hablando de 26 mil durante casi la totalidad del sexenio de Peña Nieto como diciendo, miren, fue Calderón, fue el PAN pero con el nuevo PRI a cargo el número se ha congelado.

Las Fosas comunes se volvieron mas que la excepción que la regla, comenzaron a encontrar fosas a lo ancho y a lo largo del territorio nacional, México se convirtió – hasta hoy en día – en un cementerio clandestino.

El país de los miles de nombres sin cuerpo y los miles de cuerpos sin nombre.

Había apenas pasado la masacre de San Fernando en Tamaulipas, si señores un estado gobernado hasta la actualidad tanto por el PRI como por el PAN donde es parte de los usos y costumbres que los señores gobernantes se mesclen con los capos del narcotráfico y gracias a esto reciban cantidades exorbitantes de dineros y en dólares, esta es la realidad hasta la fecha, pero por aquellas tierras sin ley los camiones muchas veces llenos de migrantes que intentaban lograr el sueño americano, eran detenidos – sin que nadie hiciera nada al respecto – por los delincuentes disfrazados de policías estatales o federales – o eran ellos realmente policías estatales y federales – y detenían estos camiones para buscar la materia prima en seres humanos para seguir operando, y si se negaban entonces simplemente los llevaban al paredón y los asesinaban.

Fue así como 76 migrantes en su gran mayoría centroamericanos pero también de otros países, perdieron la vida en una bodega donde fueron acribillados sin piedad por los narcos, recibiendo la gran mayoría el tiro de gracia pero aparentemente se les fue uno de los migrantes de origen hondureño que entendió que su única salida era hacerse el muerto e intentar pasar desapercibido y así lo hiso y Dios le permitió vivir para contar su experiencia y de esa manera nos pudimos dar cuenta de lo que sucede en un país “pacifico” como el nuestro.

Hay fechas que no se olvidan de la memoria del ser humano, recuerdo el 1 de enero de 1994 con el levantamiento zapatista, por aquellas fechas vivía yo en el extranjero, específicamente en San Diego donde en la radio dieron la noticia del levantamiento, no lo podía creer, no en el mundo de sueños que nos receto Salinas de Gortari, como una revolución en un país que apenas entraba al primer mundo por la puerta grande.

Y hace seis años, cuando ya nos habíamos acostumbrado a la violencia desatada por Calderón y su improvisada guerra en contra del Narco el asunto de la desaparición de 43 estudiantes normalistas, no dejo de recordar que las desapariciones de grupos se daban con cierta frecuencia como 12 o 14 personas en alguna costa, y claro las autoridades salían a justificar su completa ignorancia diciendo que eran parte del crimen organizado, como si los jóvenes que por equivocación o estulticia han engrosado las filas del crimen organizado, en ese mismo instante perdieran todo tipo de valor en cuanto a sus exiguas existencias.

El jefe del ejecutivo ocupado en organizar un viaje al extranjero con pompa y circunstancia, eligiendo a los paseantes, la familia claro, manicuristas, peinadores amigos y uno que otro colado estaban a punto de realizar el viaje de sus sueños en el moderno avión presidencial José María Morelos – el que ni Obama tenía – con gastos pagados a costa del pueblo, vinos franceses comida internacional etc. Ni importancia le dio al asunto de los desaparecidos y se fue sin preocuparle un comino lo que sucedía en el país que decía presidir.

Los medios y los “intelectuales” entonces a sueldo se soltaron a incriminar al Presidente Municipal y su esposa – amante del gobernador – pues claro que se podía esperar del PRD y su gentuza, eso les pasa por seguir a los nacos de antes – chairos de ahora – y se apresuraron a sacar del archivo una foto de Abarca – el Alcalde – en compañía y abrazando a López Obrador desgarrándose las vestiduras por que AMLO había sido el impulsor del criminar en capilla.

La realidad era otra, todos la saben, solo queda un eslabón que difícilmente saldrá a la luz, pero que yo les contare en estas líneas porque es más evidente que nada.

La tarde del 24 de septiembre del 2013 los jóvenes siempre politizados de la Normal Rural de Ayotzinapa salieron a Iguala con el objetivo único de secuestrar camiones para que les llevaran a la celebración del 2 de octubre de los acontecimientos de Tlatelolco, las autoridades municipales estaban enteradas como lo estaban de todos los movimientos que se dieran en la Normal, pero también lo estaban las policías estatales y federales y claro el Ejercito Mexicano, inicialmente se pensó que su llegada a Iguala estaba encaminada a boicotear un evento de la esposa del Alcalde, por lo que se dio la señal de alarma a todas las policías y al ejército, los muchachos llegaron a lo que iban y secuestraron 5 camiones oficialmente y un sexto del que poco se hablo al principio, solo que ese ultimo camión estaba cargado con goma de opio que seria trasladado a Chicago para su distribución, de esto se percataron rápidamente los dueños es decir los capos a cargo que rápidamente se lo comunicaron a sus socios en las elites políticas no solo estatales sino nacionales, a alguien se le ocurrió dar la orden de actuar con toda la fuerza y secuestrar a los que ocupaban dos de los camiones, pero atacar a todo el que se moviera y pareciera normalista, porque se pensó que la acción era producto de una organización criminal opuesta a ellos.

Quien dio la orden de matarlos seguramente el capo – ahora detenido y enjuiciado – pero con el conocimiento de las elites políticas – el gobernador incluido – y no Abarca demasiado pequeño para ese tipo de asuntos, y lo que insisto esta perfectamente demostrado es la participación de todas las policías de los 3 niveles, y la omisión del Ejercito que sabia perfectamente lo que sucedía.

Y aquí está el eslabón perdido, es claro que no los incineraron en el deposito de basura de —- LA REALIDAD Y LO SABEN BIEN ES QUE CUANDO EL GOBIERNO SE DIO CUENTA DE QUE LES HABIAN QUITADO LA DUDA Y PARA QUE NO QUEDARA HUELLA EXIGIO A LOS CAPOS QUE LES REGRESARAN LOS CUERPOS LOS QUE FUERON INCINERADOS EN LAS INSTALACIONES DEL EJERCITO MEXICANO EN IGUALA y fue por ello que nunca permitieron el acceso al cuartel de periodistas y de investigadores.

Y esto es algo que el gobierno de AMLO – y su cercanía con el ejercito – no aceptará en ningún momento por razones obvias, y la verdad absoluta – que no la histórica – jamás saldrá a la luz. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ