Homenaje a Roberto Fiesco: ‘Estatuas y Trémulo’, cortometrajes de sensibilidades y marginados

Homenaje a Roberto Fiesco: ‘Estatuas y Trémulo’, cortometrajes de sensibilidades y marginados

La Gualdra 447 / Desayuno en Tiffany’s, mon ku / Cine

 

 

Durante la semana del 2 al 9 de septiembre, el Canal 22 organizó un ciclo de cortometrajes de la Competencia del programa Shorts México Festival Internacional de Cortometrajes de México, que celebró su décima quinta edición. Esta edición tuvo la nota especial por el homenaje al siempre buen colega, director, productor, profesor y comunicólogo Roberto Fiesco.

Ocho cortometrajes fueron proyectados en la retrospectiva de Fiesco que van desde sus primeros trabajos realizados en el CUEC hasta los más recientes; estos fueron: Photomaton (2018), en el que dos amigos, compañeros de trabajo en una construcción, entran a una cabina de fotografías instantáneas donde aprovechan un momento libre para retratar un instante extraordinario; Estatuas (2013); Club Amazonas (2016) que retrata a la comunidad LGBTTTI en Centroamérica; Paloma (2008), Román ha decidido marcharse de su pueblo natal, pero antes debe despedirse de Paloma; David (2005) que relata la historia de un estudiante mudo y su historia; Fisuras (2016) que muestra el conflicto de dos madres que esperan el regreso de sus hijos envueltos en un conflicto social; Trémulo (2014); y el estreno mundial de Wheels (2020), en donde el joven Yijie vende fruta en un modesto carromato con el que recorre un pequeño pueblo de China, donde se vuelve testigo de un robo que desata una historia de encuentros. Hablaremos ahora de dos cortometrajes que nos parecen especialmente importantes en el contexto actual, Trémulo y Estatuas.

 

Estatuas, los marginados sin porno-miseria

Estatuas es pues el relato de una madre y su hijo que viven muy a las afueras de la Ciudad de México. El niño ha sido seleccionado para decir un breve poema durante la inauguración de una estatua de Emiliano Zapata y en cuyo acto estará presente el gobernador del Estado. Los vecinos del barrio se enteran y van entregando una serie de cartas con peticiones que se unen a la primera escrita por la madre, solicitando trabajo para el marido emigrado.

Durante los 16 minutos de duración, Fiesco acompaña en un viaje a la madre, desde la peluquería del barrio en la mañana hasta la sede del evento. Conforme avanza escucha las peticiones de los vecinos, que piden desde instalación de servicios públicos hasta personales. La tensión aumenta por el tiempo en llegar al lugar, caminar en tacones y el niño ya disfrazado de Zapata, la carga de las cartas, flores y otros regalos al gobernador, el camino terregoso y mal oliente del río abierto primero y luego el calor del asfalto, el enredo de tomar los peseros y metros, correr entre los coches y brincar camellones para llegar a una desolada estatua con sillas vacías y pancartas arrumbadas. La ceremonia no se realizó porque el gobernador nunca llegó, pero, el hijo, tendrá la humildad de recitar su poema.

Un cortometraje sobre los marginados sin la violencia visual y narrativa de la llamada porno-miseria.

Trémulo, el amor a la vista de todos

En una peluquería del Distrito Federal un joven aprendiz se ocupa de limpiar el lugar donde parece que a veces duerme, ahí mismo, y con las propinas puede estudiar la prepa abierta. Es el día anterior al desfile militar aparentemente del 16 de septiembre, uno de los clientes y él cruzan miradas. Cierran la peluquería, el cliente -un militar que está por desfilar- regresa para invitarle de cenar. Pasarán la noche juntos, jugarán y bailarán, pero nada sexual pasará. El militar se irá y volverá para besarlo, por fin.

Encerrados en lo que se suele llamar un huis-clos dentro de la peluquería, Fiesco nos cuenta una noche de flirteo entre dos chicos y lo hace con la conciencia de dejar las ventanas de la peluquería siempre abiertas, para decirnos a nosotros los espectadores que el amor no necesita de la privacidad de la oscuridad o de cuatro paredes para mostrarse. El baile, con los jóvenes ya sin camisa tras jugar a mojarse, facilita el accionar de nuestras emociones y nos deja sentir la sensualidad de dos cuerpos que se están deseando, y siempre a la vista de todos.

Seguramente estos cortometrajes pronto estarán abiertos al público en diferentes plataformas. Un disfrute.

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_447

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ