Proseguirá en el 2021 la política de austeridad fiscal neoliberal causante de la crisis que enfrentamos

Proseguirá en el 2021 la política de austeridad fiscal neoliberal causante de la crisis que enfrentamos

El gobierno ha anunciado que se mantendrá la austeridad fiscal en el 2021 como en los dos años anteriores, y que la visión principal es ayudar a la gente más necesitada, junto a los proyectos de infraestructura que “detonan la actividad económica”. Insisten en el objetivo de mantener finanzas públicas sanas y de no endeudar al país. No reconocen que a pesar de los drásticos recortes presupuestales, tales objetivos no se han cumplido, ni en el 2019, ni en el 2020. La drástica caída de la actividad económica que origina el menor gasto e inversión pública, disminuye el ingreso de empresas e individuos y con ello la recaudación tributaria, lo que mantiene el déficit fiscal, y el crecimiento de la deuda pública. Por su parte, los programas sociales no terminan ayudando a todos los necesitados, solo a una parte de ellos y en cambio la gran mayoría ha visto reducido su nivel de ingreso y bienestar, debido a las altas tasas de desempleo existentes, y al hecho que no se ha instrumentado una política a favor de éstos. Los proyectos de infraestructura del gobierno, no han detonado la actividad económica, debido a que han sido insuficientes para contrarrestar la caída de exportaciones y del consumo e inversión privada, por lo que no se ha reducido el desempleo, ni mejorado los niveles de vida de los más necesitados. El INEGI reporta que el índice global de las remuneraciones de los sectores económicos en junio se encuentra 8.7 por ciento debajo de su nivel de 2019. Y que en el mes de junio el número de personal ocupado en empresas constructoras, manufactureras y comercio cayó 6.4 por ciento respecto al mismo mes de 2019.

Los economistas convencionales que nos gobiernan, se pronuncian por que el gobierno no caiga en deuda y que tiene que reducirla, para que se vea obligado el gobierno a restringir gasto e inversión y así su tamaño y participación en la actividad económica y subordinarse a los preceptos neoliberales de impulsar el mercado y mantener la estabilidad de la moneda a favor de los dueños del dinero, a costa de relegar los preceptos nacionales de crecimiento y empleo.

El gobierno ha dicho que su gasto está restringido por la menor recaudación tributaria derivada de la contracción económica. No se dan cuenta que al disminuir el gasto e inversión, contraen la actividad económica y es por eso que terminan recaudando menos. El gobierno recauda lo que gasta. Para lo economistas convencionales, el gasto del gobierno depende de sus ingresos. Colocan al gobierno al mismo nivel que a las empresas y a las familias, donde su gasto depende de sus ingresos. Sin embargo, la Teoría Moderna del Dinero (MMT por sus siglas en inglés) nos dice que un gobierno soberano que controla la moneda no tiene restricciones presupuestarias, puede financiarse así mismo. Su gasto no está determinado por sus ingresos tributarios. El gobierno solo tiene que hacer buen uso de la moneda. El gobierno no tiene que pedir prestado para trabajar con gasto deficitario. Puede financiarse con el banco central. Así como en las crisis los gobiernos trabajan con gasto deficitario y emiten dinero para rescatar a los bancos (así como lo hacían los gobiernos pasados en nuestro país), perfectamente el gobierno puede utilizar la política fiscal y monetaria a favor del sector productivo y el empleo para superar la crisis y favorecer a los más necesitados.

El gobierno no puede gastar en forma ilimitada. No puede gastar más allá de los bienes existentes en la economía a fin de no ocasionar presiones inflacionarias, ni sobre el déficit de comercio exterior. La economía nacional cuenta con altos niveles de capacidad ociosa y alto desempleo que pueden ser utilizados para encarar la mayor demanda que ocasionará el mayor gasto público, y no causaría presiones inflacionarias.

El gobierno no tiene problemas de caer en deuda interna que esta en su moneda, ello le potenciaría su capacidad de gasto para impulsar la economía y así mejorar el ingreso de empresas e individuos, que se traduciría en mayor recaudación tributaria, lo que le permitiría reducir el monto de la deuda. Solo se puede reducir el monto de la deuda a través de que el gobierno gaste más a favor del crecimiento económico, para poder recaudar más y así cubrir el costo de la deuda. Es importante que la tasa de interés sea cercana a cero.

La drástica contracción de la actividad económica del país, no es tanto por la pandemia, sino sobre todo por la falta de respuesta de política monetaria y fiscal de rescate para encarar la crisis que ya teníamos y que fue profundizada por la pandemia.

El gobierno en vez de rectificar la política económica ante los malos resultados, insiste en mantenerla y acentuar la contracción del gasto público. De no revertirse la política de austeridad fiscal, continuará la caída del gasto e inversión pública, como del consumo e inversión privada, por lo que no habrá recuperación económica del país en forma de “V”, sino nos llevará a una crisis más profunda de la que ya se observa.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ