¿Reformar las instituciones o a la clase política?

¿Reformar las instituciones o a la clase política?

Hace poco más de dos años, en el año 2018, escribí para La Jornada Zacatecas, una columna en la que realizaba un análisis sobre la urgencia de reformar el Poder Legislativo (https://ljz.mx/2018/02/03/la-lucha-por-reformar-el-congreso-local/) para arrojar una nueva clase política, este Poder (no solo a nivel federal, también a nivel estatal) terminó por convertirse en una cuna de aviadores, operadores políticos, cabilderos y también un espacio en el que se podía dar una base laboral a familiares y amigos al concluir la misma.

Actualmente, el Poder Legislativo del Estado de Zacatecas no ha cambiado mucho, a pesar de las reformas implementadas para eliminar las herramientas legislativas e implementar el servicio profesional de carrera, se continúan realizando las mismas prácticas, si bien los legisladores ya no pueden recibir becas del gobierno del estado para repartir y quedar bien en sus distritos, los actuales legisladores, lograron encontrar la manera de repartirse y gastar los 72 millones de pesos que anteriormente recibían bajo el concepto de herramientas legislativas que se distribuían bajo distintos rubros como apoyos sociales, gastos de representación y viáticos (poco más de doscientos mil pesos mensuales por diputado).

En aquel entonces la visión de un servidor era que al lograr diversas reformas que prohibieran a los diputados recibir grandes cantidades de dinero lograríamos tener legisladores centrados en la actividad legislativa y dejarían de perder su tiempo repartiendo apoyos, comprobando grandes cantidades de dinero e incluso gestionando facturas falsas para llenarse los bolsillos, en otras palabras que arrojaría una nueva clase política y de representantes populares cuyas acciones fueran centradas en el interés colectivo, se lograron algunas reformas importantes a dicho poder, sin embargo, la clase de legisladores no cambió, continuamos con representantes populares sin sentido social y sin interés por traer cambios al Estado de Zacatecas.

La actual legislatura está conformada (en su mayoría) por diputados que parecen más becarios (de los que ganan muy bien) y no legisladores, pues el trabajo legislativo ha sido poco y por el contrario nos han costado mucho quienes ocupan las curules en el Congreso del Estado.

La información que proporciona un medio de comunicación local respecto a los gastos facturados por los legisladores durante los últimos cinco meses de hasta más de ochocientos mil pesos , resultan prueba irrefutable de que la clase política no cambió al reformar las leyes que regulan dicho Poder, sino que por el contrario, esa clase política mutó y buscó la forma de hacerse del dinero y que sin el interés del Gobernador por no etiquetar dicho recurso bajo otro rubro con el objetivo de beneficiar a los zacatecanos.

Esto demuestra que el reformar nuestras instituciones y las leyes que las regulan, no servirá de nada si nuestros institutos políticos (partidos políticos) no aportan lo suyo sumándose al esfuerzo por arrojar una nueva clase política evitando la imposición de candidatos, el nepotismo político y la propuesta de candidatos sin compromiso alguno con los principios y proyectos de los mismos arrojará representantes populares que de alguna forma u otra permitan la continuidad de la corrupción y las viejas prácticas para enriquecerse y olvidarse del bienestar colectivo.

Para cambiar la clase política en el país es necesario cambiar las reglas democráticas para los partidos políticos, entre ellas: eliminar el financiamiento a los partidos para evitar la pugna por el poder de administrar dichos recursos y evitar una gran cantidad de partidos que buscan solamente sobrevivir del mismo; democratizar los procesos internos en los mismos y por otro lado implementar la austeridad republicana en todas nuestras instituciones públicas: que estas funcionen con lo indispensable, que se evite el despilfarro de recurso a través de la facturación falsa, la contratación de despachos e implementar el servicio profesional de carrera en las mimas, para que los trabajadores con mayores capacidades permanezcan en los cargos administrativos, se evite la contratación de aviadores y al mismo tiempo se impida la colocación de familiares y amigos en cargos para los que no tienen capacidad, así como par evitar sueldos excesivos o alejados de las funciones que se realizan.

El cambio en la vida pública del país requiere de partidos políticos comprometidos con el bienestar de los ciudadanos, las reformas legales acompañadas de acciones democráticas, traerán un cambio para la vida pública y política del país. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ