La recuperación del empleo: una cuesta muy inclinada

La recuperación del empleo: una cuesta muy inclinada

La pandemia ha complicado la vida económica de México. Ya venía con problemas desde el 2018, pero con el detenimiento de la producción y la compra de bienes y servicios, el impacto ha sido mayúsculo. Se espera que la caída del Producto ronde los 10 puntos negativos. El empleo, y con ello el ingreso, se ha visto afectado salvo las personas que dependen de las remesas cuyos flujos este mes marcaron un pico histórico Gracias a nuestros compatriotas que siguen enviando dinero. Así pues y conforme se recupere la actividad económica empezará a mejorar un poco respecto al trimestre anterior, hoy el dato es alentador, pero no suficiente porque hay daños que pueden ser de largo plazo. El presidente declaró al igual algunos economistas, que la recuperación iba a ser como una “V”, donde bajaba hasta agosto, y luego vendría la recuperación como el bote de una pelota hacia arriba. Pero esto poco probable: en la crisis del 95 tardamos 16 meses en estar al nivel del punto de partida, y en el 2009 el periodo fue de 30 meses. Los pronósticos más optimistas del presidente han publicado una recuperación de 14 meses.

Sin embargo, no se puede vaticinar de cuánto tiempo será la recuperación, porque eso depende de qué cosa se haga en estos momentos para contener los efectos de la crisis; que si bien arranca como un shock de oferta por la parálisis de la actividad económica, también es de demanda por la pérdida de empleos y los efectos negativos del ingreso. La cantidad y calidad de los empleos dependerá si se recupera capacidad de compra y de producción en todos los sectores de la economía, la apuesta de López Obrador es que sus programas sociales junto con las remesas amortigüen el impacto y eviten la caída del consumo y estamos por ver qué tan rápido puede activarse la economía cuando aún la pandemia sigue activa en los estados con menos población. Un factor importante a considerar es la facilidad que dará la banca privada para los créditos que según el Banco de México, tendrían listos en la caja para soltarlos y aunque de forma conservadora ha bajado la tasa de intereses de 6% a 5% sigue siendo insuficiente, a la fecha sólo se han dado los créditos a la palabra a través de esa plataforma pero frente a la incertidumbre la banca privada no ha dado un paso.

En este caso, la solución no es un asunto técnico, sino político: en este tipo de crisis debe decidirse a qué intereses se le da prioridad. Si se prioriza el capital financiero o se prioriza el empleo y el ingreso de los trabajadores. Los intereses de estos dos ámbitos son excluyentes: debe elegirse. Y es una elección política, hay técnicas económicas tanto para priorizar a unos como para priorizar a otros. El tiempo pronto pondrá las cosas en su lugar y definirá el futuro político de la 4T que se ha resistido al rescate de grandes empresas a cambio de fortalecer sus programas sociales y destinar miles de créditos a la palabra.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ