De corrupción, Lozoya y otras linduras

De corrupción, Lozoya y otras linduras
Una sociedad corrupta no puede ser sino una sociedad en estado de descomposición, afirma el colaborador ■ foto: la jornada zacatecas

Hecho: No existe el corrupto solitario.

La corrupción es una conducta social y como tal, es un acto complejo que no puede definirse de manera sencilla pues supone un beneficio privado para quien la practica al momento de violar obligaciones que se derivan de un cargo, al mismo tiempo que genera un daño al resto de la sociedad, pues la suma de todos los beneficios que por ella recibe uno o varios individuos siempre es menor a todos sus costos.

El corrupto, sólo existe en un sistema político y económico corrompido y corruptor que se basa en una sociedad altamente desigual, donde unos pocos tienen el poder y el dinero. Se erige sobre un mundo polarizado, donde los menos harán lo que sea por conservar el poder político y el poder económico, sobre el interés de las mayorías. La ley en papel, la equidad, la igualdad y la justicia son letra muerta para el corrupto.

Se corrompe desde la polarización de la sociedad, creando una serie de “ISMOS” (clasismo, racismo, sexismo, etc.) que crearán una sociedad donde los dueños de los poderes se impondrán a cualquier costo sobre otros

La corrupción significa la destrucción de la vida institucional, el desprecio por la legalidad y el triunfo de la ilegitimidad y de la inmoralidad. Una sociedad corrupta no puede ser sino una sociedad en estado de descomposición y, por consiguiente, tiene necesariamente que ser una sociedad injusta.

En consecuencia, la corrupción afecta la percepción de aspectos y valores básicos de la sociedad, tales como la libertad y los derechos humanos. Peor aún, pone en entredicho la credibilidad de las instituciones fundamentales de un Estado, gobierno y sociedad, así como su capacidad de acceder al desarrollo.

De la misma forma, ahoga a las economías nacionales pues distorsiona sus procesos de toma de decisiones y afecta los proyectos para el desarrollo de un país, incrementando la inversión del gobierno que no se refleja en una mayor producción e infraestructura por el desvío de recursos, por lo que se termina adquiriendo bienes más costosos y/o de menor calidad.

Así, en México, desde la llegada a la presidencia del movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador, se ha dado la lucha por invertir el modelo, donde el sistema diseñado para que la corrupción defina la vida pública del país.

Por esto la extradición desde España de Emilio Lozoya Austin es un golpe importante para dar fin a un sistema que el PRI y el PAN diseñaron para saquear al país y enriquecer y empoderar a los que se sintieron dueños del país, lastimando a la patria, sumiendo a millones de mexicanos a una pobreza endémica.

Lozoya era el brazo corruptor del priísmo de Peña Nieto, se encargaba de conseguir millones de dolores de sobornos y era el encargado de repartir los moches que garantizaron la reforma energética o el triunfo electoral de la contienda de 2015.

La lucha de la 4T contra la corrupción es vital para construir la justicia en México y el encarcelamiento del poder corruptor del PRI es importante para desmontar el proyecto delictivo de la derecha que se niega a morir.

Zacatecas ha entado inmerso en la influencia de dinastías monárquicas que heredaron los costos de una corrupción que trajo violencia y pobreza a nuestro estado. Daremos la vida por erradicar este cáncer para hacer de nuestra tierra, un mejor lugar para vivir.

*Presidente de la Comisión de Agricultura,
Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Senado de la República.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ