Trabajadoras domésticas y su inclusión en el sistema financiero

Trabajadoras domésticas y su  inclusión en el sistema financiero

Recientemente México ha depositado el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), proyectando su entrada en vigor como parte del engranaje constitucional para el 2021. Dicho convenio versa sobre la protección de derechos laborales y de seguridad social de las y los trabajadores domésticos, buscando mejorar sus condiciones de trabajo y su calidad de vida.

Sin duda es un gran paso en materia de derechos humanos, ya que implica la inclusión de un gran número de mujeres al sistema financiero. De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2020, existen 2,306,196 personas que desempeñan esta labor; sin embargo, el 95% de esas personas son mujeres que realizan dicho trabajo de manera informal, con un sueldo promedio nacional de 3000 pesos al mes (este promedio es realizado por parte del INEGI y puede aumentar o disminuir en cada entidad federativa)1.

El reconocimiento de las personas trabajadoras domésticas era una deuda histórica, y traerá consigo la posibilidad de acceder a productos y servicios financieros a los que no podían debido a que solían estar incorporadas al mercado laboral informal. En este sentido, el primer paso para que sean consideradas como trabajadoras es su incorporación al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Así pues, el IMSS ha modificado sus reglas de operación con el objeto de comenzar la regularización de las personas trabajadoras domésticas. El procedimiento se realiza en línea y sólo se necesita contar con CURP y comprobante de domicilio. Una vez registradas, serán dadas de altas al día siguiente. La flexibilización de este proceso sin duda es un aliado para que no existan excusas frente a la inminente regularización de esta rama laboral.

En este sentido, se abre la puerta a las trabajadoras domésticas para contar con una tarjeta de nómina donde puedan recibir su sueldo, lo cual representa una ventana de oportunidades financieras para acceder a cuentas de ahorro y puedan controlar su dinero desde bancas móviles, lo cual implica un gran avance, dejando atrás la práctica del uso exclusivo de efectivo.

Por otro lado, al estar afiliadas al IMSS, se hacen acreedoras a solicitar créditos al Instituto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (FONACOT). Dicha instancia ofrece a todas y todos los trabajadores tasas de interés por debajo de las de las bancas privadas. En este sentido, se alejan de los préstamos informales que suelen ser usureros y ponen en riesgo su estabilidad financiera.

Otro de los grandes aportes en el sistema financiero es la posibilidad de ser beneficiarias de créditos hipotecarios a través de los programas del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT), abriendo el abanico de posibilidades financieras que se adaptan a las diferentes realidades que enfrentan, que van desde adquirir una casa propia con tasas de interés bajas, hasta obtener un financiamiento para la remodelación de sus hogares.

El trabajo informal ofrecía a las trabajadoras domésticas un escenario de incertidumbre financiera frente al retiro, y muchas veces las condenaba a vivir una vejez en pobreza y con dependencia económica hacia terceros. Por ello, uno de los temas prioritarios del mencionado Convenio es el de la seguridad social.

De esta manera, al encontrarse inscritas como trabajadoras formales, tendrán acceso al Fondo de Ahorro para el Retiro en el que podrán elegir libremente el servicio financiero que administre sus ahorros (AFORE), asegurando con ello una vejez distinta a la que se vislumbraba cuando formaban parte del mercado laboral informal.

Celebro la próxima incorporación del Convenio 189 de la OIT a la legislación mexicana, pues permitirá mejorar la calidad de vida de las personas trabajadoras domésticas y de sus familias. Para las y los empleadores representará una obligación y una muestra mínima de agradecimiento por el cuidado de nuestros hogares, nuestros hijos y nuestras familias, convirtiéndose muchas veces en un miembro más del núcleo familiar, por lo que no se les puede ni debe negar el acceso a condiciones dignas de trabajo. ■

Notas:
1Resultados de la Eencuesta Nacional de Ocupación y Empleo (cifras durante el primer trimestre de 2020) disponible en https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2020/enoe_ie/enoe_ie2020_05.pdf

*Tesorera del Senado de la República

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ