Justicia para Vanessa Guillen

Justicia para Vanessa Guillen

Vanessa Guillen fue una joven soldado Estadounidense de 20 años, orgullosa de su sangre Zacatecana. Una de las cosas que seguramente más deseaba, era servirle a Estados Unidos, para de esa forma, devolverle un poco de lo mucho que ese país le había dado a ella y a su familia durante mucho tiempo. En cambio, a raíz de su integración al ejército estadounidense tuvo que lidiar con el acoso sexual, la violencia y por último, con una trágica muerte, que no solo destrozó a su familia, sino también conmovió a miles de Mexicanos de éste y del otro lado de la frontera.

Ni en el país de “los sueños” las mujeres se escapan del acoso, del machismo y de la violencia. No solamente en los países tercermundistas o subdesarrollados hay personas inhumanas que actúan de manera salvaje, controlados completamente por sus instintos más primitivos. En Estados Unidos de Norte América, como en muchas partes del mundo, para las mujeres, “cada día es como ir a la guerra, el objetivo, es sobrevivir”.

Las situaciones de acoso que viven las mujeres día a día y en todos los ámbitos, es una situación realmente grave que pareciera que en lugar de disminuirse, se va arraigando y normalizando cada vez más entre la sociedad. Derivado del acoso y del hostigamiento, resultan delitos mucho más graves como la violación, el secuestro, la trata de blancas y el homicidio, es por eso que es importante poner atención y atender estos temas, dándoles la importancia debida y no minimizarlos. Es bien sabido, que dentro de las instituciones militares y policiacas de todo el mundo, el tema del acoso hacia las mujeres (principalmente), es mucho más complejo y delicado, debido a las peculiaridades que se presentan en estos ambientes, como lo son las cadenas de mando, las relaciones de subordinación, “la disciplina”, el hecho de que mujeres, son minoría dentro de estas instituciones, en fin, para una mujer policía o militar, le es sumamente difícil denunciar y demostrar que están siendo acosadas por algún compañero o compañera.

En Estados Unidos el servicio militar en 2019 recibió 6888 reportes de agresión sexual entre miembros del ejército, de ese número, la mayoría se quedaron en un simple reporte, no hubo seguimiento ni llamados de atención contra nadie, en pocas palabras, solo se archivaron. La soldado Vanessa había denunciado acoso y hostigamiento por parte de alguno de sus compañeros de la milicia, quizá, esos reportes se quedaron archivados, sin que hubiera una intervención de parte de las autoridades militares, debido a esa ceguera, complicidad u omisión de parte de las autoridades, hoy tenemos un desenlace trágico en el caso de Guillen.

A la familia de Vanessa y a sus amigos, muy difícilmente se les saldrá de la cabeza que ha existido una complicidad, un encubrimiento y un entorpecimiento en las investigaciones por parte de algunos militares adscritos a la base de Fort Hood, Texas. El supuesto asesino se suicidó justo en el momento que sería detenido, su cómplice, quien fuera su novia, está detenida, pero antes de eso, cuando la familia acudió a la base militar a preguntar por Vanessa, solo recibieron como respuesta evasivas y hasta burlas por parte de los militares.

Será muy difícil para la familia de Vanessa superar su perdida, nada les podrá regresar a su joven soldado; es por eso que obligatoriamente el ejército Estadounidense les debe justicia y deben aclarar el caso caiga quien caiga; se lo merece Vanessa y se lo merece su familia; eso ayudará a lograr un poco de paz que mucho ha de necesitar sus seres queridos en estos momentos.

El clamor de justicia para Vanessa Guillen tiene muchos sentidos, no solo es el clamor de su familia y amigos, sino que se une al grito de justicia de miles de familias que han perdido a alguna familiar en situaciones similares. Vanessa Guillen la joven soldado de 20 años, corrió con la maldita suerte que corren miles de mujeres en el mundo entero.

Este caso logró conmover a miles de latinos que desde la desaparición de Vanessa el 22 de Abril de 2020, se solidarizaron con la familia, se sumaron a la búsqueda y organizaron actividades para recolectar fondos. Grandes personalidades como Salma Hayek, Pepe Aguilar entre otros, se sumaron a la exigencia de justicia. En Río Grande, municipio del cual era originaria la soldado, la sociedad demostró una empatía y solidaridad con el caso al grado de que se realizaron actividades de protesta organizada por familiares y amigos de Vanessa.

Este caso tan lamentable, demuestra una vez más, que como sociedad sí somos capaces de conmovernos y sí nos podemos unir en contra de las injusticias. Se demostró una vez más, lo solidarios, colaboradores, comprensivos y organizados que podemos ser los mexicanos cuando una causa nos une. Esa unidad debe seguir entre todas y todos y no dar marcha atrás hasta hacer justicia no solo para Vanessa, sino para miles y miles de casos como este.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ