De confinamientos y hacer comunidad a través del arte

De confinamientos y hacer comunidad a través del arte
San Sebastián intercediendo por la plaga. 1497-1499. Una obra de Josse Lieferinxe.

Editorial Gualdreño 432

En diciembre pasado, cuando empezamos en México a escuchar las noticias sobre los primeros casos de Covid-19 registrados en China, nunca imaginamos que ese virus se esparciría con tanta rapidez y que afectaría a los habitantes de todo el planeta. Durante los dos primeros meses de este año los casos fueron aumentando y nos enterábamos, a través de las redes, que países como Italia y España tenían ya en casa un tremendo problema… un poco ajenos todavía, veíamos en México la situación como algo lejana, pero para el 29 de febrero teníamos ya tres casos registrados en el país y el 11 de marzo la OMS declaró que se trataba ya de una pandemia. En Zacatecas, para mediados de marzo Gobierno del Estado empezó a tomar medidas precautorias; se procedió a suspender las clases y se “adelantaron las vacaciones de Semana Santa”; para el 20 de marzo estaban cerrados ya los museos, espacios culturales, escuelas, y el Festival Cultural había sido declarado como pospuesto. El día que inició la primavera recibimos las noticias del primer caso positivo en la ciudad y con esto, la recomendación de quedarnos en casa para evitar contagios se convirtió en una urgencia, porque 9 días después ocurrió el primer fallecimiento. Para entonces, España tenía ya dos semanas de haber declarado la emergencia nacional y estaba en cuarentena obligatoria.

Con la cuarentena se dio también un fenómeno muy interesante de aumento de actividad en las redes sociales. Los que hemos podido realizar nuestro trabajo desde casa, empezamos a utilizar más la comunicación a través de las herramientas tecnológicas para poder llevar a cabo reuniones a distancia; con plataformas cada vez más sofisticadas y al mismo tiempo más accesibles, nos vimos de pronto sumergidos en una programación de actividades inusitada a través de Zoom durante el día por asuntos de trabajo, y durante la noche por motivos familiares.

Navegando en la red, un día comencé a leer las publicaciones de Nacho Ruiz -un amigo español especializado en historia del arte y quien dirige junto con Carolina Parra, la Galería T, en Murcia-; había iniciado una especie de “Diario de confinamiento” en el que detallaba en su muro de FB cómo estaban viviendo esas primeras semanas de encierro; el 28 de marzo hizo un anuncio: empezaría con una serie de “Conferencias confinadas” y nos convocaba a escuchar la primera, “La historia del arte desde la historia de las pandemias”. Ese día, 100 personas de distintos puntos de España y otros lugares del planeta, nos conectamos a escucharlo… debo decir que fue un verdadero gozo desde el principio aprender, a través del arte, la historia de cómo distintas enfermedades han asolado a la población mundial: del registro de la peste bubónica en la época medieval (de cómo extirpaban los bubones -ganglios inflamados-); pasando por la lectura de cuadros como “San Sebastián intercediendo por la plaga” (1497-1499), de Josse Lieferinxe; hasta imágenes más recientes realizadas en diferentes partes del mundo.

Las siguientes conferencias sabatinas fueron igual de edificantes y llenas de emoción: “Muerte, dolor y aislamiento en el arte. José Gutiérrez-Solana”, “Matar la belleza. Historia y motivos de la destrucción de obras de arte”, “¿Cómo funciona el mercado del arte?”, “Los estilos en Picasso”, “¿Cómo se lee una obra de arte?”, “Introducción al barroco iberoamericano” (en la que habló de Zacatecas), y la última apenas dictada ayer domingo “(Una) introducción al arte contemporáneo español”. Digo la última, porque Nacho anunció que con el inicio paulatino de actividades en España, las conferencias confinadas habían llegado a su fin. Afortunadamente, estas pueden ser visualizadas en YouTube en su canal(1), y yo les quiero invitar a que vean estos videos que dan cuenta de un proyecto relacionado con el arte que durante el confinamiento fue llevado a cabo por Nacho Ruiz desde Murcia, España, y que logró involucrar a personas de por lo menos dos continentes, quienes aguardamos a que llegara cada sábado para poder verlo, escucharlo y aprender de él. Eso también será parte de la historia de esta contingencia.

Al finalizar la primera conferencia confinada, nos dijo: “Muchas gracias a todos, amigos. Ha sido una tarde preciosa con vosotros. Hay una frase del Decamerón sobre la forma de relacionarnos en tiempos de plaga: ‘Los lazos de la amistad son más estrechos que los de la sangre y la familia’. Abrazos y nos vemos el sábado que viene”. Ya no habrá más sábados como estos porque en España están saliendo de la gravedad de la pandemia y están retornado a las actividades cotidianas, pero desde aquí, le mando a él mi agradecimiento por su generosidad y a todos quienes estuvieron conectados por haber hecho una comunidad a través del arte durante estos días de confinamiento.

Que disfrute su lectura. Y si puede, quédese en casa.

[email protected]

(1) Canal de Nacho Ruiz en YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCknHm-wQOrmjgmerLzOR18Q

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ