Editorial Gualdreño 425

Editorial Gualdreño 425

“Esta vida es un hospital donde cada enfermo está poseído por el deseo de cambiar de cama. Este querría sufrir frente a la estufa, y aquel cree que sanaría al lado de la ventana. Me parece que yo siempre estaría bien allí donde no estoy, y este tema de la mudanza es uno de los que discuto incesantemente con mi alma”.

Charles Baudelaire [N’importe où hors du monde]

Esta vida es un hospital, diría Baudelaire, en donde hay enfermedades más grandes que otras. Si el Covid-19 es grave, más aún lo son la soberbia y la ignorancia. Difícil es entender que todavía haya quienes desestimen la inminencia de un despunte de las cifras de infectados en el país; no es falta de información: solo de eso se habla.

“Cada enfermo está poseído por el deseo de cambiar de cama”. Quienes se encuentran en estos momentos al otro lado del océano, amigos artistas y gestores culturales afectados por esta pandemia y confinados desde hace semanas, reiteradamente nos recomiendan cuidarnos, hablan de lo mucho que pudieron haber hecho y no hicieron, se lamentan de los errores cometidos y del exceso de confianza. Con gusto cambiarían su cama por la nuestra, pero no es posible. Nosotros, sin embargo, sí podemos sacudir todavía esas sábanas con las que por momentos parece cubrimos la razón y el entendimiento. Por supuesto generalizo, sé de muchos quienes ya están resguardados en casa siguiendo las recomendaciones; sé también de otros que acatan disposiciones de limpieza y sana distancia, pero para quienes el encierro significa no tener los medios para subsistir.

En Zacatecas, una parte de la población se adelantó a las medidas precautorias, la gente he disminuido considerablemente en las calles; los centros culturales, las escuelas, los gimnasios y los bares están cerrados. Gobierno del Estado ha informado puntualmente la situación en la que nos encontramos; dos veces al día publica los informes sobre casos sospechosos, pruebas aplicadas y las cifras de casos negativos, los positivos hasta estos últimos días de marzo son seis. Se han implementado medidas también para apoyar a los más necesitados y a los empresarios. Muchos dirán que sigue siendo insuficiente, pero los programas existen y hay que utilizarlos. Nosotros también podemos apoyar, en la medida de nuestras posibilidades, a los negocios que permanecen abiertos, consumiendo los productos cotidianos en establecimientos locales. En varias páginas de FB nos ofrecen opciones para pedir a domicilio comida, medicinas o cosas que vayamos necesitando, hagamos uso de ello y apoyemos la economía de nuestro Estado.

Mientras unos sufren “frente a la estufa, y aquel cree que sanaría al lado de la ventana”, las labores de altruismo también han surgido en esta ciudad que confío se recuperará pronto del embate de los acontecimientos, porque somos un Estado de gente trabajadora y buena. Para ejemplo quedarán las acciones de buena voluntad como las de aquellos que se han sumado generosamente a ayudar a quien más lo necesita, como el compañero Chicho que ha ofrecido su carro para hacer “mandados” y trasladar a personas cuando lo necesiten; o como Moisés, quien está juntando víveres frente a catedral para repartirlos luego a quienes se han quedado sin trabajo; o como Laura, que no ha dejado de envasar y repartir gel desinfectante en las calles; o como Ray, quien coordina @fuerzazacatecas, organización desde la que están produciendo mascarillas, caretas y ya tienen el primer modelo de un respirador -todo hecho con impresoras 3D-.

A propósito de Fuerza Zacatecas, todos podemos colaborar con este proyecto: quienes tienen impresora 3D o cortadora láser pueden unirse a los voluntarios en la fabricación; el apoyo también puede consistir en hacer llegar el material a los lugares que los necesitan -se requiere un vehículo-; o podemos donar recursos económicos para adquirir material de fabricación.[i] Ayer estaban solicitando también lo siguiente: “una casa o local (céntrico o accesible) para que sea el punto de entrega de las caretas y las entregue según los pedidos que estamos surtiendo; y un voluntario que nos ayude a recibir y catalogar las solicitudes y contactar a los solicitantes para notificar entregas”.

Aquí quedan entonces algunas de las posibilidades de ser útiles ante las necesidades que irán surgiendo durante las próximas semanas; todos podemos ayudar a que nuestra situación no se agrave.

Por favor, si te es posible: Quédate en casa.

 

 

Jánea Estrada Lazarín

[email protected]

 

 

 

 

[i] Para donar, hay que hacerlo a través de esta liga: https://www.moneypool.mx/p/xF-Z1tM?fbclid=IwAR1EfYK6WkAkKJgEJ6lCV0LB_IqSD6VKISeLGxscf5O2DdW5gofoHBkZGsE

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ