■ Historia y Poder Prostitutas y homosexuales en los fulgores aztecas

■ Historia y Poder Prostitutas y homosexuales en los fulgores aztecas
Uno de los grandes acontecimientos de la humanidad fue el encuentro entre el Conquistador español Don Hernán Cortes Pizarro y el monarca Moctezuma Xocoyotzin ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

De muchos es sabido de lo grandioso en el mundo del pueblo azteca.

Se ha insistido que uno de los grandes acontecimientos de la humanidad fue el encuentro entre el Conquistador español Don Hernán Cortes Pizarro y el monarca y jefe de los clanes de todas las antorchas guerreras del nuevo mundo el ex príncipe combatiente, comandante de las legiones chichimecas de la turquesa y Rey indígena, Moctezuma Xocoyotzin, ambos aun jóvenes, el español de 34 y el azteca de 47, y consientes del hecho, el primero por la sed de triunfo, el segundo, -nuestro padre catastrófico, el rey tlatoani enloquecido- bajo el estigma de que los dioses regresaban en lo turbio, la sangre, La huida final, el destino manifiesto como bautizo de sangre.

El chiste es que más de 200 años duró el esplendor azteca y con una de las ciudades mas fantásticas hechas realidad en su época en el mundo entero y mas de 400 mil personas convivían de maneja ejemplar para ellos debido al buen gobierno y también la apertura de que la prostitución y la joteria profesional debían de estar en alguna parte delante de todos y de nadie.

Los ricachos nobles aztecas si podían tener hasta 5 esposas y para muchos padres de familia era un honor regalarles sus hijas hermosas como muestra de agradecimiento de que los nobles -auténticos guerreros aztecas de los sectores combatientes águilas, jaguares y leopardos, cuya destreza comprobada en el campo de batalla era sinónimo de genética combativa y belleza física-tuvieran a sus crías con comodidades, buen sexo y herederos asegurados.

Pero abundaban las prostitutas, las llamadas “ahuianimes” que “se paseaban obscenamente maquilladas y vestidas provocativamente, con gestos groseros y en los lagos, los mercados, en las calles sin tener hogar en ninguna parte”, llenas de alcahuetes profesionales, rufianes oportunistas y mercaderes de la prostitución a escalas gigantescas para satisfacer a legiones de peleadores populares que habían ganado la guerra florida, la captura de traidores, la cercanía con los correos indígenas acarreadores de los cúmulos gigantescos de tributos llegados de casi 20 millones de otros ciudadanos naturales aborígenes de la gran Mesoamérica y -ahora lo sabemos. Centro américa.

De parte de los homosexuales también eran visibles y se les llamaba los “cuilonis” que “imitan a las mujeres y hablan como ellas” y se entregaban sin perder tiempo a “los cuartos oscuros” donde todo mundo se agarraba y satisfacía. O sea, nuestra historia tiene troncos comunes con las virtudes y majaderías humanas de todos los continentes en todas las épocas, similitudes aberrantes a veces inexpugnables por el prejuicio y la hipocresía, pero los hechos históricos ahí están, y en códices y en documentos de siglos, y en estudios profesionales.

¿Y las señoras y jóvenes lesbianas?

Ni un dato, hasta ahora. Seguiremos informando. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ