El escenario nacional: Dante como reportero de todas las fuentes

El escenario nacional: Dante como reportero de todas las fuentes

En los medios aparece un problema que está bajo los reflectores, después entra otro tema que sustituye al primero en la presencia en medios, y luego llega un tercero. En estos dos meses hemos tenido tres tramas que se han sucedido en las primeras planas y los cometarios editoriales: el incremento de la violencia extrema en ciertos estados de la República, luego el movimiento feminista, y ahora el virus que se ha extendido como pandemia global. Así, pareciera que los temas anteriores se hubieran perdido de la realidad porque nadie habla de ellos, pero no es así. La realidad de la violencia extrema producto de bandas delictivas y la realidad de la condición de las mujeres continúa exactamente igual.

Así que los problemas aparecen en cadena sucesiva en los medios, pero en la realidad se acumulan. La desigualdad, la pobreza media, alimentaria y extrema; la mala calidad educativa, la corrupción, las bandas delictivas, la obesidad, las enfermedades crónicas, el empleo precario, los jóvenes ‘ninis’, la migración, la impunidad, las cárceles llenas de botines, la clase política autista, la dependencia alimentaria, el abandono de la educación superior, los presupuestos regresivos, la inseguridad en todo lo ancho y largo del país, el déficit hídrico, el colapso de los municipios, la implosión de los sistemas de pensiones, la continuidad de las políticas neoliberales, y por supuesto, las violencias física, psicológica, y social en aumento. Toda esa realidad persiste junto con la impotencia del Estado para enfrentarlos con éxito. No se ha resuelto ni uno solo de los problemas que mencionamos: se acumulan en la realidad, aunque en los medios aparezcan en forma sucesiva.

Y el escenario que se observa en el horizonte: cero crecimiento económico y disminución relevante de ingresos petroleros junto con baja en las remesas. Lo cual significa una bolsa hacendaria deficitaria. Ante el cual, si el gobierno continúa en la idea de no cobrar impuestos al Capital, pues la austeridad volverá este país en territorio lunar: poseído por la desolación. No habrá estampita que pueda con esto. La acumulación de problemas puede traducirse en una regresión económica y, con ella, menores oportunidades de desarrollo humano. No vemos condiciones de cohesión social para revueltas sociales; pero si la crisis se hace aguda, no podemos descartar nada. Si eso ocurriese, ocuparía el foco de la atención mediática.

No hay revuelta política porque ahora mismo no hay oposición. La oposición que existe es de malísima calidad: sin proyecto ni propuestas alternas y desacreditada por su pasado corrupto e ineficaz. Entonces, se abre la posibilidad de que la resistencia surja dentro de los grupos dirigentes del equipo gobernante. Y ‘resistencia’ quiere decir conducir las políticas públicas por los caminos del Estado Benefactor, las medidas contra-cíclicas y la afectación impositiva al Capital. Dentro del gobierno hay una élite que se ha posicionado en el área de la planeación económica y tiene visiones continuistas del neoliberalismo. En suma, la incertidumbre se apodera de nuestro destino. A partir de mayo no sabemos qué pueda ocurrir con la acumulación de tanto problema sin resolver, aunque la prensa salte entre los temas. Todo parece indicar que Dante se convirtió en reportero de todas las fuentes.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ