La corrupción es una forma de atentar en contra de la integridad de las mujeres: Rosa María Cruz

La corrupción es una forma de atentar en contra de la integridad de las mujeres: Rosa María Cruz
Rosa María Cruz Lesbos, presidenta del Sistema Nacional Anticorrupción ■ foto: andrés sánchez

■ Opina que los trámites cotidianos son realizados en su mayoría por mujeres, y son éstas a quienes les toca recibir un mal trato, negativas o trabas y hasta sufrir extorsión

 

“Los actos de corrupción, por supuesto, van a afectar mucho más a las mujeres”, así lo aseguró Rosa María Cruz Lesbos, presidenta del Sistema Nacional Anticorrupción, quien además afirmó que la corrupción es una forma de atentar en contra de la integridad de las mujeres, así como cualquier otro desvío en el buen actuar, pues esto afecta siempre a los más vulnerables.

Los trámites cotidianos son realizados en su mayoría por mujeres, y son éstas a quienes les toca recibir un mal trato, negativas o trabas, e incluso, se pudieran dar no sólo casos de corrupción, sino también de extorsión; agregó que “nosotras somos las que sufrimos de manera más cotidiana y que nos afecta mucho más el tema de la corrupción”.

Continuó mencionando casos de la cotidianidad, que terminan por convertirse en una cadena de violencia hacia las mujeres, pues en ocasiones así se le da preferencia a un hombre sobre las mujeres; como ejemplo puso la situación hipotética de que dos personas lleguen al hospital por infarto al mismo tiempo, un hombre y una mujer, y según la sociedad se le daría preferencia al tratamiento del hombre.

Comentó que otra situación donde es evidente la vulnerabilidad de las mujeres a la extorsión y corrupción es mayor se puede identificar en los reclusorios de mujeres, donde preservar su cuerpo y dignidad, tener visitas y estar protegidas suele depender de este tipo de cosas.

La fragilidad de la mujer la somete a un escenario de mayor afectación de la corrupción, y en los casos de feminicidios la autoridad que no vigila, no investiga y no atiende a denuncias o quejas, también es partícipe de la violencia y la corrupción.

Explicó que cuando una mujer se digna a denunciar algún delito en su contra, por ejemplo, violación o secuestro, se tarda más de 12 horas interponiendo la denuncia, dentro de las cuales se ve revictimizada por parte de los médicos legistas, y al final los delitos no suelen tener repercusiones, y agregó que hay que tomar medidas para proteger a aquellos que denuncian, para que no tengan repercusiones que a veces pueden incluso poner en riesgo la vida de las personas.

Sostuvo que también entre particulares existen los fenómenos mencionados, el bullying laboral, la falta de oportunidades y situaciones familiares son muestra de ello; incluso en roles de poder, cuando se hacen denuncias, no hay acciones de mayor protección para las mujeres: “Hay programas, cartillas, y demás, pero en los hechos falta mucho por hacer”.

Agregó que en el tema de la impunidad no es que se busque sangre o venganza al combatirla, sino que se busca una sanción a quien comete algo malo, sino los desvíos de conductas siguen sucediendo.

“Todos somos responsables del combate a la corrupción”, sentenció, por lo que se debe empezar a combatir la corrupción desde las acciones individuales, y exigiendo a los otros lo mismo; hay que encontrar las causas y denunciarlas.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ