Claroscuros del tiempo detenido: el Hospital de Especialidades en Salud Mental

Claroscuros del tiempo detenido: el Hospital de Especialidades en Salud Mental
A pesar de la actualidad en la que vivimos, todavía se sigue estigmatizando este tipo de padecimientos, o en su caso este tipo de lugares: Edmundo López, director del nosocomio ■ Fotos: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ Este año cumplirá una década de dar servicio a la población zacatecana y de otros estados

 

La mente es un laberinto y perderse ahí es muy fácil. Pienso esto mientras escribo y escucho en un reproductor musical aleatorio a Vic Chesnutt, el cantante y compositor estadounidense quien la Navidad de 2009 se quitó la vida tras ingerir altas dosis de calmantes, producto de una profunda depresión y el cansancio de los últimos años que estuvo atado a una silla de ruedas. Tenía 45 años de edad y seguro estoy que si el máximo desánimo tuviera voz, sería como la de Vic.

La salud mental es cada vez más apremiante. Crecimos con el estigma de que aquel que estaba fuera de sus cabales pronto se convertiría en Napoleón, pero todo eso parecía tan lejano. Los manicomios eran sólo escenarios de películas, lugares lúgubres, tristes, donde la demencia marcaba el compás de los días de aquellos que se perdieron en su propio laberinto. Pero hoy, ya en el siglo 21 y fuera de televisores y representaciones de estrategas galos, la salud mental toca la puerta de nuestra sociedad y pide, casi a gritos, que le abramos para ser atendida.

El pasado 10 de octubre, Día Mundial de la Salud Mental, la OMS invitó al mundo a dedicar cuarenta segundos para actuar, con la idea de prevenir, concienciar y movilizar a la población para tomar acciones y enfrentar la salud mental, sobre todo para prevenir el suicidio, ya que cada año cerca de 800 mil personas fallecen por esta causa y muchas otras quedan en el intento, sin respetar edades, convirtiéndose ya, en la segunda causa de defunción entre los jóvenes de 15 a 29 años.

Ha llegado el 2020 y con él el límite del peligroso pronóstico de la OMS, que señaló, hace un par de años, que la depresión que es la misma que conduce al suicidio, sería la segunda causa de discapacidad en el mundo y la primera en países en vías de desarrollo como México. El año pronosticado ya está aquí y seguramente la depresión, pues en el país hay muchas causas para tenerla, pero también es uno de los padecimientos mentales que bien atendidos puede encontrar su luz y el alivio.

Camino al municipio de Fresnillo y justo en la cabecera municipal de Calera se encuentra instalado el Hospital de Especialidades en Salud Mental, dependiente de la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ) que este año cumplirá, en el verano próximo, una década de brindar servicio a la población zacatecana, pero también a gente oriunda de municipios de estados circunvecinos. Es un hospital de segundo nivel y cada vez atiende a más personas en un signo que pudiera parecer preocupante, pero que por otro lado tranquiliza, pues atenderse la menta parece, comienza normalizarse.

“A pesar de la actualidad en la que vivimos –dice Roque Edmundo López García, director del nosocomio-, todavía se sigue estigmatizando este tipo de padecimientos, o en su caso este tipo de lugares. Pero notamos ahora, que gracias a la comunicación social, las redes sociales, la difusión por parte de la Secretaría de Salud, ya se da un poco más a conocer, ya no se estigmatiza tanto y la mejoría se ha estado presentando en la ciudadanía zacatecana, pues se brinda un tratamiento multidimensional desde el área psicológica, la psicoeducación, la rehabilitación psicosocial, el área médica y la psiquiátrica”.

Dentro de las principales causas de atención en el hospital, explica el médico, se encuentra el trastorno esquizofrénico paranoide, el trastorno mixto de ansiedad, la depresión y la bipolaridad entre otros, aunque en los últimos años, el que se ha presentado cada vez más es el autismo.

La depresión, dice López García, sigue en aumento tanto que se ha convertido, junto con la esquizofrenia y la paranoia, en una de las principales causas de atención. Es una enfermedad que tiene rehabilitación y si se da un seguimiento del tratamiento mediante la psicoeducación, se puede revertir totalmente el padecimiento, aunque en la actualidad, tal como lo pronosticara la OMS, sigue en aumento y si antes se hablaba de las enfermedades crónico degenerativas como las principales a nivel mundial, hoy la depresión está cambiando el panorama, “está atacando totalmente”.

Para el caso del Hospital de Especialidades en Salud Mental de Zacatecas, de acuerdo con el director, entre un 25 a 35 por ciento de los padecimientos por depresión llegan a tener criterios de internamiento, pues uno de los principales motivos para hacerlo es la ideación o planeación del suicidio, por lo que, al internarlos se busca salvaguardar la integridad y que no se consume. Y es que la cifra de suicidios en Zacatecas en 2019 es preocupante, pues se registraron 77, lo que significó un aumento de un 15 por ciento, en comparación del año anterior.

La ansiedad generalizada y la esquizofrenia tipo paranoide, son también los que ocupan los primeros lugares de atención en el hospital. En este caso, detalla López García, son tratamientos que se llevan de por vida, por lo que mediante el medicamento, la atención psiquiátrica y psicológica, se busca mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen y puedan, en un momento dado, reintegrarse a una sociedad de manera normal.

Son múltiples factores los que provocan estos padecimientos: para la ansiedad, pudieran destacarse, entre algunos, factores ambientales, estresantes, familiares o cotidianos y el bullying escolar. Mientras que para la esquizofrenia, puede detonarse por herencia o bien, iniciado por un brote psicótico debido al consumo de alguna sustancia psicoativa, siendo actualmente, la metanfetamina, también conocida como cristal, la que la desencadena, pues aproximadamente el 15 por ciento de la población que se atienda en el lugar ha ingresado por consumo de esta sustancia.

El trastorno bipolar y la condición del espectro autista se están presentando también. En el hospital, informa López García, se atienden aproximadamente a 10 niños con la condición, sin embargo, recomienda a los padres que se vigile constantemente a los infantes en los primeros años de vida, que verifiquen su evolución, su desarrollo, para ver si es normal o no, pues este tipo de padecimiento requiere de mucha terapia ocupacional y psicoeducación si se quiere mejorar la calidad de vida.

“Como lo comentamos, a pesar de que en la época en que vivimos se sigue estigmatizando, la colaboración que tenemos con los medios de comunicación, de dar a conocer este tipo de hospitales, nos ha ayudado. Y estamos hablando que de enero 2019 a enero de 2020 tenemos una cantidad de 22 mil 850 consultas, aumentamos un 25 por ciento más a comparación de 2018 y estamos programados o esperando que nos aumente todavía un 25 por ciento más de la cifra 2019 para este año. Somos un hospital de concentración, pero nos da gusto porque se está dando a conocer la unidad y se está rompiendo esa estigmatización”, reitera el director.

Y para atender ese incremento, considera que tanto la infraestructura como el personal son suficientes para sobrellevar el reto que se presenta año con año, pues a pesar de muchas carencias en los hospitales de todo México, el ubicado en calera, a decir de su director, tiene la capacidad para enfrentar las vicisitudes, pues en cuanto a equipamiento médico, asegura, es una de las unidades que está al 100 por ciento y re acreditada a nivel federal.

Ser cálidos nos ayuda
con los pacientes
Fuera de las puertas de la sala de consultas del hospital todo es luz. La mañana era fría y gris, casi del mismo color del pants de quienes habitan ahí a la espera de que su mente encuentre sosiego. Es cerca de medio día y el andar de los pacientes es tranquilo y pacífico. Hace más ruido el aire frío que las pisadas de los que recorren el andador de paredes blancas. Parece que el tiempo se ha detenido.

En la Sala de Día, la poética del espacio regala claroscuros y un ambiente idóneo para el conocimiento propio. Es dónde se da terapia psicológica personal y en grupo, explica la doctora Gabriela Sánchez Hernández, gestora de calidad del hospital.

Más adelante están las camas para mujeres y frente a ellas, las de hombres. Es hora del aseo. Los pasos nos llevan por un largo corredor a las canchas de usos múltiples. Hace frío y parece que el interés de la población es protegerse un poco. Cuando llegue la primavera, tocará ir al huerto a sembrar maíz, calabaza, pepino, lechuga, frijol y chícharos. “Somos el único hospital con su huerto” dice Elizabeth Gallegos, encargada de los talleres psicosociales.

La actividad del día, se concentra pues en el taller de dibujo, donde la tarea para el momento es colorear un mandala. Aparte de esto, se les orienta en actividades físicas y otras cognitivas que les ayuden a reintegrarse a la sociedad y a una vida cotidiana normal. ¿Hay evolución? Pregunto. Sí, sobre todo con la música y la actividad del baile, responde Gallegos, pues la música les activa las áreas sensoriales y emocionales. Les activa los recuerdos. Y aunque la gama de géneros musicales es amplia, no se contemplan, jamás, corridos o reggaeton. Son violentos y sexuales.

¿Qué significa para ustedes este lugar? Pregunto nuevamente a los médicos que nos rodean afuera de la “Capilla”, un lugar simbólico y sin imágenes para respetar el libre credo de quienes ahí habitan. “Un lugar donde todos luchamos por su salud mental. No hay distinción para nadie y ser muy cálidos nos ayuda mucho con los pacientes”, responde Elizabeth Gallegos.

El Hospital de Especialidades en Salud Mental brinda al día 50 consultas externas y entre 25 y 35 de urgencias. Para el internamiento se cuenta con 12 camas censables tanto para mujeres como para hombres y en este momento se encuentra en un 85 por ciento de su capacidad, siendo de 18 años la habitante más joven y de 53 los más grandes. Pero a comparación de la idea que siempre nos cubrió, por los pasillos del nosocomio reina la luz y no el abandono, pues la paciencia para salir del laberinto de la mente necesita caminos bien iluminados y calidez para entender que es necesario, en este tiempo, romper con todos los estigmas y caminar juntos, en los claroscuros del tiempo detenido.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ