Norma Martínez: cosmovisión nahua a través de la pintura

Norma Martínez: cosmovisión nahua a través de la pintura
La artista, originaria de la huasteca veracruzana, presentó su obra el 21 de febrero en la Casa Municipal de Cultura de la capital zacatecana n foto: ERÉNDIRA ANAID ÁVILA

La artista afirma que fuera del país hay un creciente interés por el estudio y rescate de las culturas originarias de Latinoamérica

 

Norma Martínez Martínez es una pintora nahua originaria de la huasteca veracruzana que presentó su obra el 21 de febrero en la Casa Municipal de Cultura de la capital zacatecana. Sus pinturas se basan en sus vivencias, recuerdos de su infancia, su familia, asimismo, contienen tintes de misticismo.

Su trabajo ha llegado hasta distintas universidades del vecino país del norte, como la Universidad de Utah en Salt Lake, la Universidad de Texas, en Austin y la Universidad de Yale, en New Haven.

Informó que a diferencia de México, fuera del país hay un creciente interés por el estudio y rescate de las culturas originarias de Latinoamérica. “Yo veo que se enamoran del náhuatl, de hecho las veces que me he presentado en la universidades ellos me hablan en mi lengua. Me quedo sorprendida”, puntualizó.

Aunque desde niña dibujaba, fue a los 11 años que comenzó pintar por la influencia de un profesor de su telesecundaria que les enseñó la técnica al óleo. La inquietud por la pintura le quedó y siguió perfeccionando su técnica.

Más tarde, durante su etapa de preparatoria, comenzó a copiar técnicas que veía de sus compañeros de casa que llevaban talleres de dibujo y pintura, por lo que adquirió habilidades en los dibujos a carboncillo.

Norma Martínez afirmó que le hubiera gustado estudiar una carrera en artes o pintura, no obstante, sus condiciones económicas no se lo permitieron. Fue en la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, en Saltillo, donde se le abrieron las puertas para estudiar la carrera en Ingeniería en Ciencia y Técnica en Alimentos, mientras a la par tomaba el taller de pintura de la universidad, por lo que continuó desarrollando su pasión.

“Nunca he dejado de pintar. El arte realmente me apasiona, cuando estoy pintando siento una conexión divina, que nace desde el corazón. En ocasiones al pintar se me salen las lágrimas por las emociones que brotan en mí”, declaró Norma Martínez.

El tiempo que invierte en sus pinturas varía, comentó que puede emplear desde días hasta meses para quedar satisfecha con lo que quiere expresar en sus obras. Para su pintura titulada Iknuitli (hermano, amigo), en la que se nos presenta con tientes rosas en contraste tonos fríos azules y verdes claros una mujer conectada a un árbol, a la naturaleza; empleó aproximadamente 10 días para terminarla. En su último trabajo se basa en los recuerdos que tiene de su abuela, pilar fundamental en su forma de pensar. Norma dice que lleva trabajando en ella un mes, sin embargo, aún le faltan detalles.

Actualmente se desempeña como ingeniera de Calidad en una empresa transnacional de chocolates y pinta en sus tiempos libres, pero aseguró que todavía tiene mucho por pintar, por lo que demostró su interés en dedicarse de lleno a la pintura, puesto que apuntó que algo le dice “desde el corazón que ya es el momento”, no obstante, comentó que tiene que planear todo antes de dar el siguiente paso.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ