Declaración Zacatecas sobre los Pueblos y Comunidades Indígenas en el marco del Día Internacional de la Lengua Materna

Declaración Zacatecas sobre los Pueblos y Comunidades Indígenas en el marco del Día Internacional de la Lengua Materna

Pueblos y comunidades indígenas representados en Zacatecas en el marco del Día Internacional de la Lengua Materna y tomando en consideración: Que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el 43% de las 6000 lenguas que se estima se hablan en el mundo, están en peligro de extinción y solo unos pocos centenares de idiomas, han tenido el privilegio de incorporarse a los sistemas educativos y al dominio público. Que el uso de las lenguas maternas en un enfoque plurilingüe es un componente esencial de la educación de calidad, que es la base para empoderar a las mujeres, a los hombres y a sus sociedades. Que es urgente y necesario reconocer y promover el potencial de las lenguas para no dejar a nadie rezagado y construir un futuro más justo y sostenible para todos como aspiración constante en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Que el Día Internacional de la Lengua Materna es un día propicio para masificar el multilingüismo y la diversidad cultural. Que con el propósito de arribar al cumplimiento de las metas de la inclusión, la igualdad, la justicia y la paz, es indispensable un amplio compromiso internacional orientado a promover el plurilingüismo y la diversidad idiomática, lo que incluye la preservación de las lenguas en peligro de desaparición. Que lamentablemente, ONU señala que cada dos semanas desaparece una lengua que se lleva consigo todo un patrimonio cultural e intelectual, lo cual constituye una amenaza que debemos enfrentar y vencer para preservar la riqueza que nos brinda identidad como una misma Nación en beneficio de las presentes y futuras generaciones; decretamos: Primero. Convocamos al Gobierno Federal de Andrés Manuel López Obrador a emprender y construir las políticas públicas necesarias para salvaguardar los derechos humanos, lingüísticos y culturales de todos los grupos étnicos que integramos el Gran Patrimonio Cultural de México, históricamente saqueados, pisoteados y olvidados por las autoridades y gobiernos que le han precedido bajo la premisa de que POR EL BIEN DE MÉXICO, PRIMERO LOS INDÍGENAS. Segundo. Desde la colonial Ciudad de Zacatecas, Patrimonio Cultural de la Humanidad y, hermanados en una sola voz, con identidad cultural y lingüística, estamos decididos a intensificar una lucha pacífica orientada a erradicar la discriminación, la falta de oportunidades económicas, educativas, políticas y sociales que retardan el acceso equitativo de los niños y jóvenes indígenas a los ámbitos que promueven el desarrollo integral y sostenible del resto de los individuos, lo cual, repercute negativamente en nuestra incorporación a la vida colectiva. Tercero. Aún persiste un profundo rezago social en los pueblos y comunidades indígenas, en sierras, montes y valles donde viven hermanos y hermanas monolingües, analfabetas y extremadamente pobres, lo cual hace necesario que los tres niveles de gobierno, se esmeren y solidaricen para garantizarles el cumplimiento de sus derechos humanos relacionados con la salud, el agua, el ambiente, la alimentación y el progreso; aspiraciones sin las cuales, no puede hablarse de un tránsito firme en la Agenda 2030. Cuarto. Exigimos la protección jurídica de nuestros intereses colectivos ante el incremento de la inseguridad en México, donde varios hermanos indígenas, activistas y protectores de la naturaleza, sus recursos y todo aquello que nos brinda la Madre Tierra, han padecido, sufrido y muerto a manos de empresas y organizaciones delictivas en su voraz apetito depredador del sistema natural que ensancha sus riquezas materiales y empobrece sus riquezas espirituales. Quinto. Nos unimos a la lucha por la defensa de los sitios sagrados que han dado origen a múltiples etnias como la wixárika, misma que ha tenido que enfrentar los intentos de saqueos y explotación irracional de sus recursos mineros y naturales a manos de mineras extranjeras sin identidad, sin arraigo y mucho menos respeto por nuestra cultura y tradiciones. Sexto. Somos una gran Nación, un gran pueblo pluricultural y plurilingüismo que espera el reconocimiento como pueblo originario traducido en los hechos, renunciamos a seguir siendo sometidos y olvidados, si no es ahora no será nunca; necesitamos de México y México nos necesita, estamos dispuestos a luchar por el desarrollo de todos los pueblos. ¡Ningún indígena debe quedar atrás, no pedimos más que nadie, ni estamos dispuestos a recibir menos que nadie!

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos y
Secretario General del Consejo Zacatecano
de Protección al Ambiente
[email protected]
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ