El dilema en el Poder Judicial de Zacatecas

El dilema en el Poder Judicial de Zacatecas

Los Magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Zacatecas duraban en su encargo seis años, llegaban con el nuevo gobernador y se iban con él. Para pagar los favores políticos que Ricardo Monreal debía a su ex jefe Genaro Borrego Estrada, en 1998 designó como Magistrado a Felipe, hermano menor de Genaro, quien carecía por completo de carrera judicial, quien convenció a Monreal para la designación del resto de los Magistrados quienes, en reciprocidad, lo eligieron como su Presidente.

En el 2000 Felipe Borrego impulsó una reforma constitucional para que los Magistrados duraran 14 años y al concluir el encargo se retiraran con pensión vitalicia. La reforma obligó a un retiro escalonado de los Magistrados recién nombrados, por ello en el 2001 se jubiló José de Jesús Gutiérrez Vázquez, en el 2002 Leopoldo Enrique Santos Pérez y José María Soto Solís, en el 2004 el propio Borrego y Roberto Durán Donlucas, en el 2006 Antonio Pinedo y Armando Ambriz, en el 2008 Manuel Ortega e Yrene Ramos, en el 2010 José Guadalupe García Balandrán y María del Carmen Arellano y en el 2012 José Antonio Rincón y Abelardo Esparza.

Como resultado de la reforma impulsada por Felipe y por Monreal, los Magistrados que se retiraron también lo hicieron con pensión vitalicia. Así las cosas, Leopoldo Enrique Santos Pérez quien sólo trabajó cuatro años en el Tribunal, lleva 18 años cobrando pensión; Felipe Borrego y Roberto Durán Donlucas trabajaron seis años en el Tribunal y llevan 14 años cobrando pensión, más las que seguramente les pagan el IMSS y el Issstezac.

Ahora bien, el relevo escalonado le permitió a Borrego designar directa o indirectamente a nuevos Magistrados que le han resultado incondicionales durante más de dos décadas. Por ello en el 2004 logró imponer al frente del tribunal a Leonor Varela Parga, en el 2008 a Bernardo del Real Ávila, en el 2012 a Juan Antonio Castañeda Ruíz y en el 2016 a Armando Avalos Arellano.

El cacicazgo de Felipe Borrego también se evidenció cuando, sin algún mérito, le pusieron su nombre al auditorio del Poder Judicial y decidieron seguir pagándole pensión a pesar de que el artículo 7 de la Ley Orgánica del Poder Judicial ordenaba suspenderla si el Magistrado en retiro recibía algún otro encargo en la Federación, el estado o el municipio.

Pues no obstante que desde el 2006 y hasta la fecha Felipe Borrego ha ostentado cargos muy bien remunerados (Diputado Federal plurinominal por el PAN, Secretario Técnico de la SETEC, Consejero de la Judicatura Federal y ahora enlace entre la Corte y Ricardo Monreal), el Tribunal de Zacatecas le ha seguido pagando más de 60 mil pesos mensuales, vacaciones, aguinaldo y hasta un seguro de gastos médicos mayores.

Otro efecto del cacicazgo que ha prevalecido en el Poder Judicial de Zacatecas es la opacidad y el nepotismo en su seno, vicio denunciado hasta por el actual presidente de la Suprema Corte, lo que explica la lucha intensa pero soterrada por la sucesión de Armando Ávalos; de un lado el joven Carlos Villegas Márquez, candidato de Ávalos y Felipe Borrego que obviamente garantiza la continuidad, y del otro, con una intensa presencia en los medios de comunicación el ex Procurador Arturo Nahle García, que sin duda representaría el fin del cacicazgo, pero no parece tener los apoyos necesarios. Así pues, lo que verdaderamente se juega en esta elección es el dilema entre la continuidad o el cambio en un Poder adormilado, intrascendente y muy distante de la sociedad a la que juzga.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ