■ Comentarios Libres El INSABI, nuevo modelo de seguridad social

■ Comentarios Libres El INSABI, nuevo modelo de seguridad social

El 29 de noviembre pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el decreto mediante el cual se reforma la Ley General de Salud, que permitió crear el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), en sustitución del Seguro Popular. Tal reforma, inició su vigencia el día 1 del mes que transcurre, y a partir de esa fecha entró en funciones la nueva dependencia. Ahora, tenemos un nuevo modelo de seguridad social en nuestro país, y con ello, el presidente AMLO, da cumplimiento a uno de sus compromisos ofrecidos durante su campaña: “primero los pobres”.

La creación del INSABI, ha sido objeto de polémica debido a que se refiere a uno de los problemas más sensibles que existen en México, como es la salud de las personas, sobre todo de aquellas que pertenecen a los grupos más vulnerables. Incluso, sin conocer aún sus resultados, se menciona que era más eficiente el Seguro Popular.

No obstante que en sus inicios, el modelo anterior fue benéfico, también enfrentó problemas. Algunos son: 1.- A pesar de los avances en el acceso a servicios de salud, vale la pena aclarar que la afiliación, no garantizaba un acceso efectivo con la debida oportunidad o calidad. 2.- Las transferencias financieras que correspondían a los Estados, estaban vinculadas al número de afiliados, de tal manera que muchos gobernadores abusaron del esquema para desviar recursos.

El Sistema de Salud en México, beneficia a dos grupos:
El de las personas con seguridad social. Reciben servicios de salud contributivos, a través del IMSS; ISSSTE; PEMEX; SEDENA; SEMAR, etc.

Si bien es cierto que se trata de servicios públicos, también lo es que para recibirlos, las personas beneficiarias, es decir los derechohabientes, deben contar con empleos formales.

Bajo estas circunstancias, millones de personas que no cuentan con un empleo, son autoempleadas o que pertenecen a grupos vulnerables, se quedan fuera de los esquemas contributivos de seguro social y de pensiones, que conlleva a una desigualdad mayor, originada por la pobreza.

El de las personas sin seguridad social. Para atender a estas personas, en 2003 se creó un programa de Seguro Popular, mediante aportaciones del gobierno federal y estatal.

Se trataba de un esquema descentralizado. Es decir, su ejercicio era responsabilidad de los gobiernos estatales, y en cierta forma, disminuyó la carencia de acceso a los servicios de salud, para las personas beneficiadas.

Quienes se encontraban afiliados al Seguro Popular, corresponden a los niveles más bajos de ingresos, en relación con los derechohabientes del IMSS; ISSSTE; PEMEX; SEDENA o SEMAR, en donde predominan las personas con niveles más alto de ingresos.

Esto implicaba que el Seguro Popular tenía un fuerte componente progresivo y redistributivo.

Para enfrentar los problemas que se presentaron en el Seguro Popular, sobre todo los de corrupción, se llevó a cabo la reforma que hemos mencionado, mediante la cual es sustituido por el INSABI, como un órgano descentralizado de la Secretaría de Salud. Brinda servicios de salud y medicamentos gratuitos en el primer y segundo nivel, a personas que no cuenten con seguridad social, ni están afiliados como derechohabientes a los sistemas de salud de personas con seguridad social. De acuerdo con la Secretaría de Salud, pueden ser atendidos de manera gratuita en los Centros de Salud; Centros de Salud con Servicios Ampliados (CESSA); Unidades Médicas de IMSS Bienestar; Unidades de Especialidades Médicas (UNEMES) y, en hospitales rurales, comunitarios y generales que pertenecen al primer y segundo nivel de atención.

Según el artículo 77 bis de la Ley General de Salud, para tener acceso a este nuevo esquema, y recibir la prestación gratuita de todos los servicios médicos, medicamentos y demás insumos, únicamente deberá reunir como requisitos: encontrarse en territorio nacional; no ser derechohabiente de otros sistemas de salud; presentar la CURP que se encuentra en la credencial de elector ó llevar el acta de nacimiento..

Los criterios del INSABI, son de universalidad, igualdad e inclusión. Su objetivo es dar cubertura médica de manera gratuita a más de 20 millones de mexicanos que en la actualidad no cuentan con seguridad social.

A diferencia del Seguro Popular, las personas sin seguridad social, ya no tendrán que afiliarse para adquirir una póliza; basta con que en los centros de salud que corresponda, cubran sus requisitos para generar un registro de los beneficiarios, así como un expediente clínico. La atención del INSABI inicia con el primer nivel de atención; ahí se valorará a las personas a un segundo o tercer nivel en caso de ser requerido.

Conforme a lo dispuesto por el artículo 36 de la multicitada Ley de Salud, los hospitales federales e institutos nacionales de tercer nivel, mantienen las cuotas de recuperación.

Con la reforma, no se suspendieron partos u operaciones programadas, tampoco el suministro habitual de medicamentos gratuitos para quienes lo requieran. Igualmente, los pacientes con VIH o cáncer continúan recibiendo su tratamiento.

Finalmente, el INSABI cuenta con controles estatales; órganos de fiscalización y órganos de control interno en donde los usuarios pueden interponer quejas y denuncias.
Ojalá no sea objeto de corrupción… ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ