La CNTE; de radical a moderada

La CNTE; de radical a moderada

Es realmente impresionante qué porquería
de sistema es el capitalismo, que no le puede
garantizar ni a su propia gente empleo, no le
puede garantizar salud, la educación adecuada;
que no puede impedir que la juventud se corrompa
con las drogas, con el juego, con los vicios de todas clases.
Fidel Castro
Militar, revolucionario y político cubano.

Se puede decir que la insurgencia magisterial inicia a partir de los años cincuenta, la fehaciente muestra la vemos con el Mtro. Rubelio Fernández Dorado, a quien Luis Hernández Navarro le denomina “maestro de maestros”, desde finales de los años 50, inició la lucha magisterial y promovió la fundación de la hoy llamada Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). El Maestro Rubelio fue un luchador incansable, siempre defendió el derecho de los docentes, su lucha social la realizó principalmente en el sureste de la república, impartía conferencias y cursos sobre formación político-sindical; siempre respetó los acuerdos de las bases magisteriales, aunque en algunos difería. Es por ello que al citado maestro se le reconoce como el que dio pauta a la formación de la hoy denominada CNTE. Con este referente, y, tomando en cuenta el ideario del maestro, creo, se ha perdido el rumbo de lo que socialmente puede dársele desde el ámbito educativo, creo también que los maestros le hemos apostado más al transformacionismo que a la transformación; ante esta situación, lo que hoy día se requiere, son maestros comprometidos con la defensa de la educación pública, donde, por principio, impere la democracia sindical.

A la educación, y solo en teoría, de siempre se le ha visto como la transformadora de la sociedad, lo que realmente se requiere es que hoy día no consideremos a los paradigmas teóricos como los rectores del sistema educativo, más bien es necesario partir de las luchas que surjan en el contexto educativo puesto que estas son una manifestación de lo que realmente se requiere para darle un sentido social a la actividad educativa; con estos principios es como debe surgir una verdadera lucha magisterial. Los proyectos educativos no deben emanar de las élites, estas solo son rectoras del sistema educativo pero no de la educación, en alusión a la CNTE, las luchas magisteriales no solo deben orientarse a la defensa de los derechos que constitucionalmente les pertenecen a los maestros, sino que, por derecho también constitucional, deben generar alternativas que coadyuven con la mejora del sistema educativo.

La lucha magisterial que emprendió la CNTE, revivió lo que fue la lucha postcardenista, muchos maestros fueron perseguidos, encarcelados, torturados y asesinados; es por ello que la CNTE se encuentra en una disyuntiva; o continúa como organización combativa dentro del magisterio, o entrega su lucha a un sistema de gobierno que hasta el momento ha demostrado ser totalitarista, disfrazado de democrático pero cayendo en el pluralismo. Esta organización ha demostrado que su principio es el de liderar luchas magisteriales, alejadas de lo que constitucionalmente le corresponde a la ciudadanía, aquí es donde se rompe con el ideal cardenista, quien instauró la educación a la que le llamó socialista.

A la coordinadora le quedan dos caminos; o se entrega al régimen gubernamental y asume el papel de representante del magisterio, o continúa con la lucha social de manera tal que tenga presencia y aceptación en toda la República Mexicana, se legitime y promueva así una educación socialista, misma que debe considerarse dentro de la constitución –podría ser la única vía para transformar no solo al sistema educativo, sino también a la sociedad-. Para que esto suceda, no debe asumir el papel de corporativista ni ser apéndice del sistema, como organización social, no debe ser filial de ningún partido político; ello no significa que quienes formen parte de esta organización no puedan militar en algún partido político –este es un derecho constitucional-.

Considero que la Coordinadora no ha asumido su función de lucha magisterial ante las circunstancias sociales y gubernamentales, es extraño el hecho de que tengan mucho tiempo sin realizar movilizaciones como antaño lo hacían, puede ser un signo o muestra de acciones meramente negociadoras; si esto sucede así, se convertirían en una organización sindical más. Digamos que la lucha magisterial de la CNTE tiene presencia en los estados de Oaxaca, Chiapas y Michoacán, aunque creo que hoy día se encuentran desarticulados y un tanto retirados de algunos principios de lucha social; si esto continúa así, el magisterio mexicano no trascenderá en el ámbito social, e incluso, en el académico. Solo se ha centrado en ámbito laboral. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ