Una estructura viva

Una estructura viva

La elección 2021 en Zacatecas entró en una nueva fase después de este 11 de enero. La comida de cumpleaños ofrecida a uno de los posibles candidatos del Revolucionario Institucional pone al descubierto elementos que modifican el panorama político hasta ahora monopolizado por el grupo de David Monreal Ávila a través del control editorial en medios de comunicación.
Un abarrotado salón Imperial del Hotel Don Miguel, servido al aspirante a precio de ganga por la familia Inguanzo, es un indicador claro (muy claro) de que los empresarios no van a arriesgar todo su capital hasta no encontrar definiciones claras en el proceso electoral que se avecina. No, los señores del dinero aun no emiten su voto, y están dispuestos a pagar por ver.
Los platos con el tradicional asado de boda, planeados para mil o mil 200 personas, apenas pudieron repartirse entre las mesas, pues transcurrida la primera hora del evento la convocatoria había rebasado todas las expectativas hasta llegar a los 2 mil o más asistentes. A las afueras del hotel, el boulevard López Mateos colapsó con el contingente de allegados al político fresnillense.
De acuerdo con las voces al interior del equipo de Adolfo Bonilla Robles, fueron sus amigos de la infancia, empresarios de su municipio de origen, y productores ganaderos en la región quienes erogaron los gastos de la fiesta: salón, comida, bebidas (traídas desde Jalpa) y animadores. La estructura, eso sí, llegó por convicción, no por ofrecimientos.
El entusiasmo se notaba entre los priistas de los 58 municipios, y que utilizaron el evento como un estimulante para demostrar que hay presencia, hay organización, hay voluntad y hay claridad en la lucha por retener el poder. Si es Fito o no el bueno, por ahora es todavía temprano para saberlo, y el fresnillense deberá otorgar el mismo trato al resto de los aspirantes de su partido.
Lo que es indudable es que los tricolores encontraron sosiego en un reencuentro donde la respuesta fue avasallante. Fito fue el mejor pretexto que escogieron para salir de entre las sombras donde se encontraban relamiendo las heridas de la derrota, repartiendo culpas y aprovechando la menor oportunidad para reprochar la ausencia del gobernador en 2018.
Con ese mismo ánimo, hubo quienes aseguraron que de mantenerse Alejandro Tello Cristerna en la indecisión, habrán de buscar los medios y los patrocinios por ellos mismos para ir a la contienda, pues no permitirán que se repita el difícil escenario que vivieron hace 18 meses. Un anuncio que el gobernador debería de escuchar con detenimiento y prudencia.
Pese a ello, el mensaje de agradecimiento de Fito Bonilla a los asistentes giró en la inteligencia política de no caer en provocaciones. Sólo los emisarios de David Monreal vieron en las palabras del secretario del Campo un discurso desangelado, pues imaginan que es compartida la negligencia con la que se hace campaña desde la Coordinación Nacional de Ganadería.
Además, esa percepción construida de forma deliberada (y así también celebrada por sus autores) fue una ofensa para el priismo ahí reunido. Al menos en una docena de ocasiones, Fito Bonilla evocó el aplauso de los asistentes. Dos momentos fueron particularmente llamativos: el lugar que otorgó a Tello Cristerna como líder de las filas tricolores, y que provocó la arenga de los asistentes.
Y un segundo mensaje político que agrandó la ovación: el saludo a los otrora opositores del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, representados por sus dirigentes estatales. Ellos estuvieron ahí porque David Monreal insiste en crear un movimiento excluyente, con una lista de pocos amigos y muchos enemigos. Una actitud contraria a la lógica de consensos que requiere esta elección.
En el ágape estuvieron terminantemente prohibidos símbolos y mensajes que hicieran alusión al partido, a una candidato, o a cualquier ingrediente que diera paso a las sospechas electorales. Fue el único requisito puesto desde las oficinas de Ciudad Administrativa, pues anticipan una intensa etapa contenciosa en la que deben de cuidar al partido y al gobierno de Alejandro Tello.
No así en el edificio de enfrente, donde empujan a David Monreal entre errores costosos. Una comida donde lo llamaron gobernador (ni siquiera candidato) y donde rotularon automóviles con logos del D21 (y que aún se pueden ver en los medallones de algunos vehículos). Posadas en municipios para hacer política, conferencias ajenas a los temas del Crédito Gandero a la Palabra, y el uso de propaganda gubernamental con fines de promoción personalizada, entre otros.
Todo ello de forma sistemática, recurrente. Con la indiferencia de quien insinúa un triunfo sin siquiera tener todavía una candidatura o un partido que lo arrope. Así continuará el Coordinador de Ganadería, de la mano de una “aliada” de la que poco a poco se irá deslindando el monrealismo, pues el próximo divorcio entre Luis Enrique y Verónica Díaz tendrá consecuencias políticas insalvables.

Twitter: @GabrielConV

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ