Desde la fuga de reos del año 2009 no se registraba un episodio tan grave en el Cereso

Desde la fuga de reos del año 2009 no se registraba un episodio tan grave en el Cereso
Las revisiones esporádicas al interior de los reclusorios fue una de las constantes el año que recién acaba de terminar ■ fotos: la jornada zacatecas


El primero de esos hechos ocurrió durante el gobierno de Amalia García Medina

En el centro de reinserción social fresnillense hubo una riña el 23 de febrero de 2019

Después de la evasión de 53 reos del penal de Cieneguillas, Zacatecas, en el año 2009, durante el gobierno de Amalia García Medina, no se suscitaba otro episodio de gravedad como el ocurrido el día 31 de diciembre por la tarde al interior del Cereso, en el que durante una riña fallecieron 16 personas privadas de su libertad y otras 20 más resultados heridas, debido a una rivalidad, según informó el secretario de Seguridad Pública, Ismael Camberos Hernández, entre dos carteles rivales.

En aquel mayo de 2009, en una conferencia de prensa en la instalaciones de la 11 Zona Militar, afincada en Guadalupe, Zacatecas, la gobernadora Amalia García reconocía la evasión de los reos, todos pertenecientes a una misma célula delictiva y días después la Procuraduría General de la República (PGR) ofrecía una cuantiosa recompensa de hasta un millón de pesos por cada preso fugado a quien diera información del paradero.

Sin embargo, no fue 2009 el año de las complicaciones al interior del reclusorio. Desde el 13 de octubre de 2008 una fuerte movilización de los cuerpos de seguridad federales y estatales se registró en los primeros minutos de aquel lunes a las afueras del penal zacatecano, luego de que internos se amotinarán y prendieran fogatas al interior del mismo.

Al lugar se presentó Carlos Pinto Nuñez, en aquel entonces secretario general de gobierno, quien luego de permanecer al interior del recinto informó a la prensa que después de varias horas de tensión ya todo estaba en calma y que las fuerzas ingresarían sólo para hacer una revisión de rutina.

Sin embargo, a las afueras del penal la incertidumbre mantenía en vilo a los familiares de las personas privadas de su libertad y a las mismas fuerzas de seguridad de los tres niveles de gobierno, quienes al no retirarse del lugar levantaron la sospecha de los propios familiares que comenzaron a exigir se les diera noticias de lo que sucedía al interior y verificar que a quien ellos visitaban estaban fuera de peligro.

Al final, se supo por propia información de Pinto Nuñez, que el motín fue ocasionado en los separos en los que un grupo de internos se manifestó por la presencia de un grupo perteneciente a una célula delictiva que era “nocivo para la comunidad penitenciaria”, por lo que la situación quedó controlada alrededor de las 17 horas.

Pero no sólo ha sido en el penal de Cieneguillas donde se han registrado los conatos de riña, pues en Fresnillo, al tener su reclusorio una de las poblaciones más grandes también, se ha suscitado algunos episodios como el del 18 de agosto de 2018 cuando un interno, quien había sido recluido apenas dos días antes por delito de secuestro agravado perdió la vida a manos de otro recluso, quien lo golpeó en la cabeza debido a viejas rencillas y provocó que falleciera en el momento en que recibía atención médica.

Fue en el mismo centro de reinserción social fresnillense que la tarde del sábado 23 de febrero de 2019 se registrara una riña al interior aunque pudo ser controlada pocos minutos después dejando un saldo de siete personas privadas de su libertad con lesiones y golpes aunque ninguno de gravedad.

Camberos Hernández detalló ese día que la riña se había registrado en la celda número 15 y que como parte del protocolo de acción se llevó a cabo la movilización por parte de las corporaciones, por lo que los internos al darse cuenta de la presencia de los elementos de seguridad y personal militar de manera voluntaria dejaron de pelear para restablecer orden.

Al final del pleito, las corporaciones realizaron una revisión en las instalaciones de dicho complejo penitenciario a fin de mantener el control y plena gobernabilidad en el interior, decomisando en aquel día 17 puntas hechizas, siete navajas, siete cortaúñas, dos pipas, un manos libres, cuatro cargadores para celular, cinco memorias y dos teléfonos celulares.

Las revisiones esporádicas al interior de los reclusorios fue una de las constantes el año que recién acaba de terminar. Fue justo el pasado 30 de diciembre que se realizó la última en el Cereso de Cieneguillas, por lo que al encontrar el pasado 31 después de la riña armas cortas, ha prendido la alerta en las corporaciones de seguridad y la sospecha hacia los custodios, quien junto con otros 60 internos serán sometidos a investigación por posible colusión en la riña, según informó el día de ayer a las afueras del centro penitenciario Ismael Camberos Hernández, un día después de uno de los episodios más graves ocurridos en los últimos años en dicho reclusorio.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ