Después de 100 años desde su fundación, en el Partido Comunista persiste la necesidad de crear

Después de 100 años desde su fundación, en el Partido Comunista persiste la necesidad de crear
Eligio Meza Padilla, investigador de la Unidad Académica de Ciencia Política de la BUAZ ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ “El pueblo de México necesita alternativas y no alternativas transitorias como la AMLO”: Meza

■ Con base en el marxismo, plantea que se debe elaborar una nueva propuesta democrática que impulse transformaciones de fondo en la sociedad

 

Después de 100 años desde su fundación, en el Partido Comunista Mexicano (PCM) persiste la necesidad de crear, con base en el marxismo, una nueva propuesta democrática que impulse transformaciones de fondo en la sociedad, afirmó Eligio Meza Padilla, investigador de la Unidad Académica de Ciencia Política de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ).

En su caso, a manera de autocrítica, expresó: “yo me desprendo de un compromiso teórico, organizativo, práctico y militante. Entonces, la crítica que hago al leninismo es mi desprendimiento del propio leninismo porque no podemos estar viviendo identidades ajenas cuando hemos venido conciencia de que podemos vivir nuestra propia identidad”.

Desde su perspectiva, el PCM fracasó por diversos factores, pero tuvo un resultado positivo para muchos y ello “tiene que girar sobre su propio eje tanto a nivel partidario, organizativo y personal”.

En ese sentido, “no quiero hacer énfasis en las glorias del Partido Comunista porque no nos sirve más que para gratificarnos con un pasado que no existe ya, y que lo mejor que podemos es enfrentar los problemas actuales que tiene el país y tratar de dar una respuesta teórica y organizativa, porque el pueblo de México necesita alternativas y no alternativas transitorias como la de Andrés Manuel López Obrador”.

Expuso que “el Partido Comunista en Zacatecas hizo buenas contribuciones políticas a nivel nacional. Yo me di cuenta cómo empezó a crecer en muchas partes del estado con una militancia muy comprometida de muchos compañeros y me di cuenta que también a nivel nacional creció en muchas partes”.

En lo personal, Meza Padilla dijo que tuvo un papel modesto en el PCM, porque siempre fungió como responsable de Organización, y aunque le correspondió la formación de muchas células, eran los militantes los que las creaban y los que tenían la parte más activa.

Indicó entonces que su participación fue modesta, pero se le consideró importante porque era poca la militancia, pero “creo que lo más importante fue lo que hicieron los militantes de base y no los que estábamos a nivel de dirección partidaria”.

Lo más importante que aprendieron en las células, explicó, es que toda iniciativa que se tomara iba precedida de un estudio previo del medio en el que se iba a participar, ello además del estudio del programa del PCM, lo cual implicó lectura de libros.

Según expuso, el partido comenzó a tener dificultades a nivel nacional, “algo parecido a una descomposición”, porque se empezaron a transgredir las normas internas del partido y, por ejemplo, un comité estatal no tenía por qué relacionarse con un Comité Estatal, sino a través del Comité Central, y hubo un momento en el que hubo relaciones entre comités estatales.

Entonces, comentó Meza Padilla, “todos andaban igual, en los comités estatales estaban peleados todos contra todos y por eso digo que fue una situación crítica, pero luego se pasó a otra etapa del partido y mejoró y después hubo discusiones en los comités estatales cuando pasó a Partido Socialista Unificado de México (PSUM)”.

“Ahora veo que eran discusiones estériles, que no tenía caso discutir tanto cuestiones de fondo y al último lo que menos discutíamos era cuestiones de fondo. Ya en el Congreso donde sí se cambiaron cuestiones de principios, sí discutimos cuestiones de fondo y ya prevaleció la propuesta nueva. A partir de ahí yo me aparté, ya era un partido con el que yo no me identificaba según la formación que tenía”, agregó.

Desde su perspectiva, el fracaso del PCM en el país y en Zacatecas, que dio su origen a su cambio al PSUM, fue por toda la propuesta del partido, porque se organizó en torno al socialismo y después de la revolución rusa nunca fue tal y “poco a poco muchos fueron sacando la conclusión de que era un capitalismo de Estado a nivel nacional e internacional”.

Con la caída de la Unión de Repúblicas Soviéticas y Socialistas (URSS), afirmó, lo que se derrumbó fue una modalidad de capitalismo que regresó al capitalismo de la libre competencia y de los monopolios y por ello nunca hubo defensores convencidos del socialismo, porque ahí mismo no los había.

Meza Padilla recordó que en la transición de PCM a PSUM hubo muchos actores que se deslindaron y “yo creo que estuvo bien ese momento y creo que los comunistas se acabaron con el Partido Comunista que evolucionó finalmente al PRD, un PRD que se está extinguiendo pero que está haciendo un esfuerzo por sobreponerse con esa tendencia a desaparecer”.

Consideró entonces que “se necesitan interpretaciones que no sean las leninistas. Yo en mi caso y con la modestia que esto implica, no puedo negar que tuve una formación cristiana en buena etapa de la vida y después que hubo una formación marxista. Si yo pudiera hacer una propuesta, la haría con ese bagaje intelectual que ahora tengo y sería una propuesta democrática y profunda”.

Al respecto, dijo que posiblemente deba reelaborar la propuesta que ya ha planteado en un libro llamado “La Democracia del trabajo”, pero en lo sustancial no cambiaría mucho: “una democracias de los trabajadores en la que eliminen esas diferencias clasistas”.

No obstante, dijo que hay poca gente que está haciendo interpretaciones del marxismo, pues hay quienes consideran que están resistiendo, y otros más que se organizan en torno a los zapatistas, pero “independientemente de que se esté resistiendo, creo que hay que avanzar”.

Meza Padilla reiteró que evocar al PCM, aunque fue un momento importante en su formación, le impide enfrentar las dificultades actuales y “me regresiona a un pasado que ya no existe ya gratificaciones políticas que no existirán más sino enfrentando a nuevos problemas”.

Por último, se refirió al gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador y explicó que problemas como la corrupción no podrán resolverse de fondo, porque esta es una parte consustancial al sistema político y este “no es moralizable”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ