Muertos pero sin antojo

Muertos pero sin antojo

Autor: David Valerio Miranda
Residencia: Zacatecas, Zacatecas, México

 

La cultura de México
está llena de antojitos
que desde el más allá
aprovechan los muertitos.

Ya están listos los platillos
sabrosos para degustar,
hasta que lleguen las ánimas
y los puedan probar.

Los primeros de noviembre
se cocina camote y calabaza,
delicias de Día de Muertos
que aumentan la añoranza.

También se hacen tamales
que para los fallecidos,
pero los que aprovechamos
somos los glotoncillos.

El pan de muerto es rico
por su textura y olor;
nos fascina tanto
que le tenemos amor.
De inigualable sabor,
azucarado y redondo,
que se hace más antojable
por su lindo espesor.

Los muertos, cuando mueren,
se van a descansar,
hasta que llega su día
en que vienen a almorzar.

La fiesta de los difuntos
está llena de vida,
pues todos celebran
con deliciosa comida.

El Día de Muertos se cocina
deliciosos manjares,
atrayendo fantasmas
de diferentes lugares.
En mi México
no es triste perecer,
pues con tanta comida
lo malo es no comer.

1 y 2 de noviembre
están llenos de color,
y para aumentar el folclor
ya también se acostumbra
ver películas de terror.

Así, con antojos,
fiesta e invitados,
celebramos los mexicanos
el día de los finados.

 

*Esta calavera no concursó, debido a que su autor participó con otra.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ