Hernán Cortés

Hernán Cortés

Autor: Fausto David Perera Escobedo
Ciudad de México, México

 

La Parca llegó hasta México, inflamada.
Venía bien enojada, buscando llevarse a un héroe o a un villano.
Su cara desencajada señalaba, con la huesuda mano,
una tumba al lado del altar de la Iglesia de Jesús Nazareno.

Si a la macabra historia preguntásemos en tono ameno,
quizá respondiera que el tal Hernán, conquistador del México, ajeno,
vino a estas tierras sólo a masacrar nativos,
sin dejar a muchos vivos.

La Flaca arde en furia al contemplar a la Malinche,
la novia autóctona del conquistador, quien le ayudó por amor,
siendo para muchos sólo un estorboso tiliche,
que nos llevó a caer en manos del férreo conquistador.

Malinalli Tenépatl, la Malinche, en Coatzacoalcos nacida,
hoy ya ha quedado vencida;
en tanto, un fúnebre cortejo de plañideras,
tristes le lloran a una más de las traidoras.

En el lugar de la masacre, Cholula,
cadáveres de tlaxcaltecas y totonacas se lamentan.
¡Cuánta sangre derramada; tristes nos lo cuentan!,
mientras el Papa ha proclamado ya una bula.

¿Héroe? ¿Villano? ¡Qué más da!, por virtud del malhadado hado,
la Huesuda ha cargado con el extremeño;
una sonrisa malévola ha dibujado,
mientras Hernán Cortés frunce el ceño.

Moctezuma, muy ufano y lúgubre, en pleno octubre,
sale de sus aposentos con mucha lumbre,
dejando a la Muerte impávida en la cumbre,
en tanto se aleja del derrumbe.

18 de octubre de 1519, un capítulo negro más de la Conquista,
a todos nos hace nublar la vista.
Los muertos salen de sus tumbas de prisa,
¡mientras la Catrina sólo se muere de risa!

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ