¿Garrapatas “politiqueras”?

¿Garrapatas “politiqueras”?

El Coordinador Nacional de Ganadería, y delegado de la Cuarta Transformación en Zacatecas durante sus tiempos libres, David Monreal Ávila, terminó por enredarse en el espectro electoral, a trece meses de que inicie el proceso electoral 2021 en el país, donde la gubernatura del estado se encuentra en la mira de la clase política local.

El fresnillense no sabe distinguir aún entre el espacio administrativo y el de los consensos políticos rumbo a su anhelada candidatura. Los segundos y más importantes, han sido causa de un par de (fuertes) llamadas de atención por parte del coordinador de senadores de Morena, Ricardo Monreal Ávila, para el excandidato a gobernador.

Una de estas, en una reunión privada dentro de uno de los salones del restaurante “Cuchilleros” de la Ciudad de México, en la delegación Cuauhtémoc el pasado mes de marzo, donde resonó la molestia de Ricardo parecida a aquella tunda telefónica que terminó de hundir sus aspiraciones en la elección del 2016. El tema central de la “charla”: la ya conocida falta de “oficio político” del hermano menor.

La segunda, en el rancho Puebla del Palmar en Fresnillo, reunión de la que trascendió la imagen de Saúl, Ricardo y David en reconciliación política, según dejaron saber. A tres meses de la primera advertencia, la molestia del hermano mayor puso freno al bloqueo que desde la Delegación de Programas de Desarrollo, a cargo de Verónica del Carmen Díaz Robles, imponían al gobierno de Saúl. Las aspiraciones de los fresnillenses al 2021 fueron tema inacabado.

Sin liderazgo político, hecho patente por Ricardo en distintas ocasiones -de las cuales retomamos las dos anteriores como emblemáticas-, ahora el Coordinador Nacional de Ganadería mezcla lo electoral con sus responsabilidades como funcionario federal, y el Crédito Ganadero a la Palabra ha sido el elemento más perjudicado por esta falta de claridad.

En Zacatecas habló de grupos que buscaban presionar al Gobierno Federal a cambio de prendas, como habitualmente estuvieron acostumbrados. Se refería a las inconformidades que han manifestado diversos productores pecuarios en Veracruz, Zacatecas y Oaxaca, sobre la calidad de ganado que recibieron en comparación con la que David prometió antes de iniciar el Crédito Ganadero a la Palabra.

Acusó de “politiquería” cuando en sus manos tuvo las evidencias de que efectivamente había animales enfermos por garrapatas o alguna otra infección, disminuidos en peso (por lo tanto, de menor valor económico al prometido) y/o no aptos para la reproducción inmediata, que entregaba la Coordinación Nacional de Ganadería. Por su mente pasaba barrer el polvo por debajo de la alfombra, no así limpiar la casa.

Lo que olvida David es que decidirse por ocultar las anomalías de un programa federal, donde la opacidad abunda, la realidad termina por apuntar en la dirección indicada. En Zacatecas, más temprano que tarde, los hechos dieron un alto contraste a las declaraciones de corte electoral favoritas de David, y el Crédito Ganadero, una vez más, mostró sus desarreglos.

Con números de guía en mano de las vaquillas identificadas al haber muerto por infección transmitida por garrapatas, mejor conocida como “fiebre de garrapatas”, ganaderos de Mezquital del Oro dieron muestra de lo que habían adelantado desde el mes de mayo. Los animales que recibieron entonces de mano de los funcionarios de la Coordinación Nacional de Ganadería no satisfacían ninguna de las promesas que David les hizo al presentarles los apoyos federales.

Las vaquillas 003210134219 (becerra charoláis), 003209555362, 003009290500, 003210303748, 003208799499, y el semental con número 003210583088, actualmente representan una pérdida para los beneficiarios que buscaban facilidades de pago con el objetivo de repoblar sus hatos ganaderos con los subsidios en especie que recibieron del Gobierno Federal.

Sin conocimiento de la forma cómo proceder ante la Coordinación Nacional de Ganadería, puesto que la capacitación de los funcionarios federales a los productores iba dirigida a conocer los requisitos de inscripción al programa del Crédito Ganadero a la Palabra, y no a sus mecanismos contenciosos, hoy corren los diez días hábiles para que los productores entreguen un “escrito libre” con las anomalías encontradas.

De no hacerlo como lo establece la fracción quinta del artículo 15 de los Lineamientos del Crédito Ganadero, los beneficiarios tendrán que pagar el crédito de los animales que no reportaron en deceso debido a condiciones ajenas a su trabajo y parcelas. Además de que dejarán sin sanción a funcionarios de la Coordinación de Ganadería puesto que las condiciones zoosanitarias de las vaquillas no satisficieron “la normatividad vigente”, según la fracción segunda en el artículo 18.

Las negligencias de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) al entregar animales no idóneos que luego no pueden ser denunciados ante sus representaciones por falta de información al productor, no puede ser trasladada a señalamientos de “politiquería”. Es tanto como barrer el polvo por debajo de la alfombra, que más tarde se esparcirá por todo el piso en la primera sacudida.

Twitter: @GabrielConV

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ