Malditos tiempos modernos. Por el dinero, de Alejo Moguillansky

Malditos tiempos modernos. Por el dinero, de Alejo Moguillansky
Cartel promocional de Por el dinero ■ FOTO: CORTESÍA DEL FESTIVAL DE CANNES

■ Presentó su cuarto largometraje en la Quincena de los realizadores

 

Alejo Moguillansky junto con el equipo de El Pampero presentó en la Quincena de los realizadores Por el dinero, su cuarto largometraje. Se trata de la primera vez que una película de esta productora argentina, que ha decidido hacer cine sin pasar por los canales de la industria, se presentaba en el festival.

Del teatro al cine
En una playa colombiana aparecen los cadáveres de unos náufragos y un solo superviviente, un francés llamado Matthieu. Son encontrados por una pareja de extraños policías bigotudos, armados de vaporizadores de tabaco, que le interrogan. Por el dinero empieza con una clara referencia al slapstick y a la farsa, reinventando los policías de las películas de la Keystone, introduciendo elementos de comedia que en las películas de Moguillansky derivan siempre hacia la sátira.

El interrogatorio de Matthieu vuelve sobre la identidad de los cadáveres, una troupe de teatro de la cual él formó parte, en una jubilosa secuencia que empieza con el trabajo del equipo montando el escenario y termina con ellos circulando a toda velocidad por las calles de la ciudad. Introduce los dos parámetros sobre los que se va a estructurar toda la película. El frenesí de los movimientos de los personajes y la voz en off resaltan la dedicación pasional hacia el teatro, pero también sus límites económicos: no sólo su dedicación al arte no les permite ganar dinero, sino que tienen que encontrar otros trabajos para pagar los gastos de sus obras.

El precio de la creación
De este modo la película inicia una reflexión explícita pero cinematográficamente compleja, retomando algunos de los rasgos característicos presentes en la obra anterior de Moguillansky. Por el dinero parte de una obra de teatro del mismo nombre, que montaron los propios miembros del equipo hace algunos años, que giraba en torno a la precariedad económica, expresada a través de varios recursos escénicos: testimonios autobiográficos, canciones punk y una puesta en escena del cálculo total de sus facturas para ver si alcanzaban el nivel económico de la clase media argentina.

La utilización de una situación real es un primer recurso reflexivo pero que es sólo uno de los muchos que Moguillansky utiliza. La voz en off, omnipresente aquí como en anteriores películas, mantiene un tono lírico y reivindicativo, pero que funciona muchas veces en contraste con la picardía y lo grotesco que van tomando las desventuras de la troupe, que los llevará hasta Colombia para participar en un festival de teatro que acabará causando sus muertes.

A partir de esta experiencia real, Por el dinero construye una delirante sátira sobre las dificultades económicas que atraviesa la creación cuando pretende mantenerse al margen de los canales de financiación industriales o institucionales. Pero se convierte sobre todo en un homenaje a la febrilidad del impulso creativo.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ