El “amor romántico”, uno de los principales factores que perpetúan el patriarcado: M8

El “amor romántico”, uno de los principales factores que perpetúan el patriarcado: M8

Éste enseña a las mujeres a entregarse incondicionalmente y negar sus necesidades
Muchas situaciones terminan en la comisión de delitos graves como el feminicidio

 

Uno de los principales problemas que identifica el movimiento feminista en la perpetuación del patriarcado tiene que ver con “el amor romántico”. Una reproducción cultural que enseña a las mujeres a entregarse incondicionalmente, negarse a sí mismas en sus necesidades y aún anularse, en aras de complacer o ser aceptadas por la pareja, la familia y la sociedad, y que por tanto, “termina muchas veces en la comisión de delitos muy graves” como son el feminicidio y la trata de personas, expuso Emilia Pesci Martínez.

La integrante del Movimiento 8M en Zacatecas será una de las participantes en el conversatorio que sobre “El amor romántico y perspectiva de género” ha propuesto el diputado federal por Morena, Óscar Novella, como temas a reflexionar en torno a la conmemoración del Día del amor y la amistad.

El evento se desarrollará el próximo sábado 16 de febrero a las 18 horas en la Casa del Arte y la Ciencia, ubicada en la calle Elías Amador # 204 en el Centro Histórico de Zacatecas, y contará con las intervenciones asimismo del activista Daniel Ramírez, y la docente investigadora en la Unidad Académica de Letras de la UAZ, Marcela Gándara, quienes abordarán el problema, respectivamente, desde la perspectiva de las nuevas masculinidades y la literatura.

“No quiere decir que nos manifestemos contra el amor, sino que consideramos que el cómo manifestamos nuestros afectos, sobre todo en las relaciones de pareja, no atiende al amor sino a una forma de control”.

Para las mujeres la entrega al amor romántico implica no sólo la disminución de la búsqueda por cubrir sus propias necesidades sino su anulación sobreponiendo las de otros.

Estas estructuras de relación enseñadas culturalmente “nos llevan a sentir que nuestras necesidades están satisfechas en función de la satisfacción del otro. Si el otro es feliz, yo soy feliz, si no es feliz es mi culpa. Si el otro siente atracción por mí soy feliz como si fueran mi responsabilidad las atracciones y simpatías de los otros; mi valía está en función de la reafirmación masculina que consiga, de que el varón me apruebe. Eso me da valor. Nos anulamos completamente y esto permite muchísimas cosas”.

En el núcleo familiar y las relaciones de pareja esta forma de “amar” tiene diferentes consecuencias, “porque recordemos que la mayoría de los feminicidios los cometen personas allegadas a la víctima”.

Parte medular es un modus operandi, “una fórmula probada” de aprecio-desprecio, que produce la destrucción emocional de las mujeres. Este binomio se traslada también a una de las modalidades para “enganchar” personas hacia la prostitución.

“La estrategia sigue siendo la misma que se da en muchas familias como reproductora de las violencias, el dar amor y después desprecio, el manipular las emociones de las mujeres enamorándolas para luego explotarlas”.

Cuando el feminismo habla del amor romántico como propulsor de las violencias contra las mujeres, se refiere asimismo a las desigualdades sociales entre ellas y ellos.

En las estadísticas estas desigualdades están perpetuadas “por este sistema de creencias que nos hacen responsabilizarnos del cuidado en todas sus formas porque es la única forma en que sabemos dar amor, anulándonos”.

Aquí entra el servicio de cuidados que las mujeres ofrecen gratuitamente. “En un mundo en el que mercantilizamos absolutamente todo, hasta el amor, pareciera que el amor no nos lo pagan. Entonces este amor también tiene una función económica importante en la que sigue persistiendo una esclavitud disfrazada de responsabilidad afectiva”.

Esto ha permitido asimismo que ellas prosigan relegadas al ámbito privado porque aunque actualmente trabajan más fuera de casa, los grandes puestos siguen ocupándolos ellos, y son también los hombres quienes tienen por los mismos horarios y labores los sueldos más altos.

“Además este amor nos lleva a rendir dobles o triples jornadas laborales, pero siempre con la responsabilidad de tener que cumplirle al ser amado”.

Si bien es cierto que le amor es un sentimiento que se va formando desde las primeras etapas de la infancia, dijo Pesci Martínez, lo que tiene que entenderse es que su manifestación tiene mucho de cultural, de aprendido.

“Tendríamos que poder amarnos en libertad como decimos, y no asumiendo cómo dicen por ahí, que ‘si te quiere te hará llorar, el amor duele’; expresiones del amor que se reproducen como estereotipos en la mayoría de las canciones o las películas y que se han implantado en las sociedades “para que no entendamos otra forma de amarnos”.

El problema es grave, agregó, porque se vive en una sociedad encasillada en un modelo económico que “nos invita a consumirlo todo” y en que aunque las mujeres son libres “legalmente” no es así, porque el amor está visto desde la perspectiva de la propiedad privada.

Culturalmente no es lo mismo hablar de “mi marido”, una expresión que alude a quien manda, que de “mi mujer”, que denota, “mi propiedad”.

“Ese es el principal problema que yo veo, el que asumamos el amor desde la perspectiva de la propiedad privada”.

Dijo no obstante que no podemos desesperanzarnos y por el contrario hay que apostarle a la educación, en la que también acotó, sigue faltando un compromiso absoluto desde las instituciones del Estado “que tenemos” para que cualquiera de sus servicios institucionales se preste con perspectiva de género reconociendo la desigualdad entre hombres y mujeres.

“La educación tiene que ser la clave y creo que vamos viendo cómo generacionalmente los temas van siendo más aceptados, al menos en ciertos núcleos en las zonas urbanas más que en las rurales (…) Hay que apostarle a la educación y al fomento, aunque suene medio trillado, de los valores, pero de los valores en la igualdad”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ