Vete a volar

Vete a volar
'Cazador de gaviotas en el bosque', 1912. Instituto Stadel. Su autor, el pintor alemán Ernst Ludwig Kirchner, nació un 6 de mayo de 1880. Así lo recordamos en 'La Gualdra'.

La Gualdra 337 / Río de palabras

 

 

Así se mantienen en silencio, distantes,

aunque permanecen quietos,

da la extraña sensación

de que se están apedreando.

Clara Obligado.

 

Estoy harta de hablar como una loca. ¡Sí! ¡Harta! El señor, ni siquiera te dignas a dirigirme la palabra. Estoy hasta la coronilla de hablar como mensa. Al aire. Para ti sólo hay dos cosas… no… tres cosas importantes. Primero: La bebida. Segundo: tus queridos e inseparables amigos. Tres: Lo más insólito… ¡El fútbol!

Él desde el sofá sonríe con satisfacción. La mirada se ilumina. Resplandece.

Estoy hasta el queque de hacer los sábados (noche de box) y todo el domingo futbolero kilos y kilos de botana. Para ti y para tus compas. Tus carnalitos del alma…

Él contiene la risa. Ésta sólo se hace evidente con el temblor de la enorme y velluda barriga.

Box y fútbol. Dos cosas que los ponen en éxtasis a ti y a tus carnales inseparables.

Él finge que duerme, incluso deja escapar un delgado hilo de baba que llega hasta su pecho, mojándole la playera con los colores de su equipo.

En esos días se la pasan toqueteándose, dándose besos en la calva, sororos besos en los cachetes, dándose palmadas en las nalgas… ¿no te estarás volviendo medio maricón?

Él frunce la cara con un gesto de asco muy dramatizado. El rostro, su cara abotagada y sus expresiones resultan cómicas, chistosas. Entre sus dedos regordetes de entibia una lata de medio litro de cerveza.

Mensa. Ahora me doy cuenta de que casarme contigo fue un error. Una metida de pata. ¡Error? ¡Una soberana pendejada!

Él abre los ojos sorprendido. Sus labios amoratados forman una enorme “O” .

Estoy hasta la madre de cagarla… ¡la cagué! Debo confesar que la cagué.

Él se percata que tiene entre los dedos la lata de cerveza. Se lo lleva a los labios y de un solo trago la termina… el eructo sale como una erupción volcánica. Estruja la lata que se convierte en un garabato.

¡Vete a volar! Dice, vuelve a eructar, y se queda plácidamente dormido, como un bebito.

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra-337

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ