La amnistía tiene sentido (segunda parte)

La amnistía tiene sentido (segunda parte)

III. La amnistía: condiciones, contenidos y consecuencias
Para una evaluación justa de un proceso de amnistía hay que abordarlo desde tres ángulos: sus condiciones, sus contenidos y las consecuencias esperadas.
Sobre las condiciones de la amnistía. Toda amnistía viene con condiciones. Así, en su Art. 2º, la Ley de Amnistía de 1994 decía:
“Los individuos que se encuentren actualmente sustraídos a la acción de la justicia, dentro o fuera del país, por los delitos a que se refiere el artículo 1º., podrán beneficiarse de la amnistía, condicionada a la entrega de rehenes y de todo tipo de armas, explosivos, instrumentos u otros objetos empleados en la realización de los mismos, en los términos que fije la Comisión”.
Entonces las amnistías no vienen como cheques en blanco, sin requisitos ni condiciones. Si en el proceso de amnistía que está pensando Andrés Manuel López Obrador para México está incluido el desarme de las organizaciones criminales, la entrega de rehenes y la identificación de fosas clandestinas diría que es un buen comienzo. ¿Es suficiente? Ciertamente no, pero a mi juicio ninguna amnistía tiene futuro ni sentido sin tomar estas condiciones y contenidos en cuenta.
¿Y las consecuencias? Nuevamente la justicia transicional sirve como vehículo de auxilio para comprender qué exactamente es lo que se buscaría con una amnistía.
Según los referentes de la justicia transicional, idealmente son cuatro las metas principales: 1) reparación, 2) justicia, 3) verdad y 4) no repetición. (Decimos idealmente porque en la realidad es imposible dejar satisfechos a todos: hay diferentes formas de entender y medir cada uno de los cuatro conceptos).
El supuesto es que sin estos cuatro elementos no es posible la reconciliación social, es decir, el sanar las fracturas y aliviar el dolor producto de la violencia. Naturalmente no hay absolutos aquí (después de todo siempre es posible emprender procesos de reconciliación a pequeña escala) pero eso, la reconciliación en su sentido más amplio, es lo que se busca la justicia transicional como meta última: reconciliar al gobierno con la sociedad, y a diferentes grupos sociales entre sí.
Para quienes sufrieron la desaparición forzada de un ser querido (decenas de miles ya) la sanción penal, moral y económica no son suficientes: para ellos reparación y justicia es el saber la verdad de qué fue lo que pasó y dónde está su ser querido. Este es el tipo de violencia invisible que no se sana por decreto ni con cárcel.
La amnistía naturalmente no puede venir aislada: tiene que formar parte de un conjunto de medidas que la acompañen para que tenga cuerpo, sentido y sustancia.
Y finalmente para hablar con seriedad sobre la amnistía es importante romper estereotipos que deben mucho al cine y a la prensa y poco a la realidad. No todo integrante de la delincuencia organizada es un capo de la droga.
Miles de personas están en cárcel detenidas por sembrar estupefacientes (sin consideración de que en muchos casos fueron obligados a ello contra su voluntad), muchos otros están ahí también por servir como choferes (ganando como choferes y viviendo como choferes) al servicio de las organizaciones delincuenciales.
¿Valdría la pena considerar la amnistía a un integrante de bajo rango de un grupo delincuencial –digamos un chofer dedicado al trasiego de narcótico que no participó activamente en ninguna atrocidad, aunque fue testigo de ellas– a cambio de información sobre la ubicación de ranchos donde se tiene esclavizados a muchos de quienes sufrieron desaparición forzada? ¿Y valdría la pena considerar la amnistía para un vendedor de drogas que, sin haber matado, secuestrado o torturado, puede proveer información respecto de la ubicación de fosas clandestinas en lotes baldíos y casas de seguridad?
Valdría la pena preguntarle a los familiares y a su dolor. Para ellos probablemente la amnistía tiene sentido.

([email protected])

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ