Una tragedia convertida en caja china

Una tragedia convertida en caja china

Hace algunos años, tuve la desdicha de estar presente en un lugar donde se había cometido un asesinato. Comenzaban a acercarse los curiosos cuando de repente inició un altercado. Un joven dominado por la rabia intentaba arrancarle su cámara a un fotorreportero. Afortunadamente un policía los separó y las cosas no pasaron a mayores. El fotorreportero alegaba que únicamente estaba haciendo su trabajo, mientras el joven pedía respeto y privacidad para su dolor. Finalmente el reportero accedió a borrar las fotos que había tomado de la escena del crimen, donde yacía muerto el padre de aquel joven. Fotos que seguramente aumentarían las ventas de aquel periódico.
Esta anécdota sirve para preguntarnos ¿hasta dónde los medios tienen derecho a lucrar económicamente con la información?
El martes pasado, Zacatecas vivió una jornada negra de 7 asesinatos y balaceras por doquier. Mientras la información apenas comenzaba a fluir en redes sociales, varios medios de comunicación informaron la “buena noticia” de la liberación de una jovencita que había sido secuestrada meses antes en la ciudad. Misteriosamente lo hicieron prácticamente a la misma hora, con el mismo estilo de redacción, usando las “buenas noticias” para tratar de opacar el horror.
¿Cómo es posible que varios medios tengan el mismo estilo de edición y le den el mismo enfoque a una noticia? La primera en descubrir que la noticia de la liberación se había difundido por instrucciones del gobierno, fue Mara Muñoz, quien rápidamente cuestionó que el Gobierno utilice sus fracasos para después presumirlos como logros. Mara tiene razón, todos estamos felices por la liberación de la jovencita, pero el verdadero logro llegará cuando no tengamos secuestros.
El razonamiento de Mara es correcto, pero el tema es más amplio. Casi todos los medios tienen convenio con el Gobierno, pero a cambio de esos recursos, son obligados a publicar TODO lo que reciban de la coordinación de comunicación social.
¿Eso es ético? ¿Se vale publicar cualquier cosa que diga el Gobierno sin verificar la información o consultar otras fuentes? ¿Es ético publicar un comunicado sin especificar que es publicidad gubernamental? Casi nadie se atreve a escribir de esto, pero a pesar del enorme poder que aún tienen los medios, debemos comenzar a debatir estos temas.
Pero ese no es el único debate pendiente. Consulté a un amigo cercano a la familia de la jovencita y me dicen que la liberación ocurrió días antes y que el Gobierno nada tuvo que ver en el desenlace de este caso. Fue la familia quien puso todo su empeño para recuperar con vida a la joven.
En palabras simples, todo indica que el Gobierno de Zacatecas utilizó políticamente una tragedia para tratar de amortiguar el impacto de las balaceras que desataron el pánico a media semana en Fresnillo, Zacatecas y Guadalupe. Se trataba de dar una buena noticia, con impacto mediático para distraer a los ciudadanos, una burda caja china, y aquí vienen más preguntas, ¿Se vale lucrar políticamente con la desgracia de una joven y su familia? Para esa joven, su secuestro será una experiencia traumática que la marcará de por vida, para el Gobierno fue una cortina de humo.
Estamos halando de un tema muy complejo en el que pocas personas se atreven a participar, porque al hacerlo se pueden ganar muchos enemigos, pero en pleno siglo XXI, ya no deberíamos tener temas tabú y deberíamos de tener la madurez intelectual para discutir con seriedad todos los asuntos públicos, incluso el de la ética en los medios de comunicación y sobretodo, en el manejo de la información pública y la forma en que autoridades difunden esa información. Por eso, agradezco la libertad de este medio de comunicación, para escribir sin cortapisas y me uno a la propuesta pública del director de la Jornada, para que comencemos a discutir una ley de medios, que además de regular el financiamiento, aborde la ética y los lineamientos básicos entre la privacidad y el derecho a la información.
En la película “la dictadura perfecta” se aborda en forma de sátira la relación entre los medios de comunicación y el poder, el uso político de la información y la manipulación de las audiencias con fines económicos, ya es hora de que podamos discutir esos temas, de forma seria, prudente y respetuosa para que nuestra democracia avance. No hay que tenerle miedo al debate abierto y respetuoso.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ