‘La forma del agua’, de Guillermo del Toro

‘La forma del agua’, de Guillermo del Toro

La Gualdra 323 / Cine

 

En un fondo negro lo primero que aparece son burbujas. La toma avanza a través de un pasillo y entra hacia una habitación bajo el agua. Una voz en off nos introduce a la fábula de la que estamos a punto de ser testigos, mientras vemos flotar a “la princesa sin voz” que la protagoniza.

Elisa (Sally Hawkins) vive sola en un departamento ubicado encima de un cine que nadie visita. Siendo muda desde pequeña, la única persona con la que pasa el tiempo es con su vecino Giles (Richard Jenkins) un pintor homosexual que vive frustrado por no poder vender sus obras, por estar solo y por volverse cada vez más viejo.

Cada noche Elisa despierta y de manera rutinaria se prepara para tomar el autobús que la lleva hacia su trabajo. Ella se dedica a las labores de limpieza en un laboratorio para investigaciones del gobierno estadounidense, donde se llevan a cabo experimentos secretos durante la Guerra Fría. Dichas labores las comparte con su compañera Zelda (Octavia Spencer), que además de Giles, parece ser la única persona que entiende a Elisa.

Una noche llega a estas instalaciones un “activo” valioso que será albergado en una fosa acuática, en una operación que es dirigida por el burócrata Strickland (Michael Shannon), y cuya asistencia médica es encargada al doctor Hoffstetler (Michael Stulhbarg).

El activo no es otra cosa que un humanoide con forma de anfibio y de complexión humana que es encadenado como un animal. En cuanto llega al laboratorio, Elisa no puede evitar sentir curiosidad por dicha criatura. Una curiosidad que después se transforma en un vínculo creado por ambos y que se basa totalmente en la comprensión mutua y en un amor que trasciende las palabras porque no son necesarias.

En la filmografía de Guillermo del Toro, y tomando como referencia dos de sus cintas más destacadas El laberinto del Fauno y El espinazo del diablo, los elementos sobrenaturales o fantásticos funcionan como representaciones, símbolos o ideas sobre la condición humana plasmada en sus protagonistas, y que en ambos casos son los que terminan por salvarlos frente a una realidad violenta y poco comprensiva.

En contraste con el poderío visual y discursivo que encontramos en La forma del agua, el monstruo es una representación de lo extraño y la otredad, y su romance con Elisa refleja la aceptación y el respeto hacia los diferentes y rechazados, esas minorías que son juzgadas sólo por cómo lucen.

De manera elemental y arquetípica, Del Toro moldea personajes que refuerzan dichas ideas. En Elisa vemos a un personaje que rompe con los esquemas de la heroína pura en el cine al mostrarla imperfecta e incompleta, pero llena de nobleza, ternura y una sensualidad evidentes que de ninguna manera se presentan como alguna especie de emancipación femenina.

Los personajes secundarios (un hombre homosexual, una mujer de color) apoyan el discurso inclusivo de manera sincera, sin entrar en lugares comunes y sin jugar con las emociones del espectador.

En contraparte, el villano Strickland resulta ser el verdadero monstruo de la cinta, al representar el establishment del ideal católico norteamericano, donde todos tienen jetpacks y manejan Cadillacs en el futuro, y que de manera caricaturesca pero no menos potente muestra la falta de empatía a nada que guarde relación con dicha utopía.

Más allá de los paralelismos entre lo narrado con el contexto político del país vecino, Del Toro evita hacer una cinta de mensaje oportunista, y fiel a su sello de autor lleva al espectador por rincones oscuros e incómodos, pero también nos embriaga a través de un preciosismo visual de una esperanza que es necesaria en la actualidad, al demostrar que sin importar nuestra raza, género o creencias todos estamos bajo la misma sustancia, como lo indica el título, todos estamos hechos de agua. Demuestra también que, al igual que el agua, el amor es lo que nos da la vida y también lo que nos puede salvar.

 

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ