Invocación

Invocación

La Gualdra 323 / Río de palabras

 

Hace muchos siglos —me dijo— en el cielo

hubo una sangrienta revolución

un grupo de ángeles nos levantamos

contra el poder absoluto de Dios.

Joaquín Sabina

Para mi compadrito y tocayo Eduardo el Pato Ramírez.

 

 

El Seiscientosesentaiséis, siempre, pero siempre, desde escuincle, quería, deseaba, ser uno más de los ángeles caídos. Los que se cayeron de La Patria Celestial. En Jálogüin se disfrazaba de diablito y salía a la calle a mostrarse, no le importaba que no le dieran golosinas. Su mamá siempre le estaba diciendo con o sin motivo: ¡Muchacho del demonio! Así fue creciendo, haciéndose mayorcito y en las fiestas navideñas actuaba de Diablo en las pastorelas. En su tierna infancia recorrió todas las calles, callejones y veredas a toda velocidad sobre su patín del diablo, convencido de que con esto había entrado en la caballería de las huestes demoniacas. Ya más verijoncito, por las tardes comía galletas habaneras untadas con jamón del diablo. Era como comer la carne del demonio. Aferrado a esa idea que crecía, conforme pasaba de niño a adolescente, de joven a hombre maduro. Después de ver un comercial en la TV se dijo más que convencido: ¡De aquí soy! Y se fue directo a La Bola, la tiendita de la esquina a comprar veinte bolsas de Doritos Xtra Flamin hot… 62 gramos multiplicados por veinte, mil doscientos cuarenta gramos de infernal calor. ¡Ufff! No ingresó al ejército de ángeles caídos… lo que sí logró fue provocarse una pinche mega indigestión, una pero bien chingona y terca gastritis y un lavado intestinal que lo dejó más suato de lo normal ¡Ugh!

 

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ