De rusos y elefantes voladores: las campañas fuera de la realidad

De rusos y elefantes voladores: las campañas fuera de la realidad

Tenemos en el país problemas muy graves: la seguridad tiene a México como un país donde hay más asesinatos que en un territorio en guerra. La situación de periodistas y defensores de derechos humanos es peor que en Medio Oriente. La pobreza tiene tres décadas persistente. El Estado ha sido capturado por los poderes fácticos y desde ahí producen políticas que agrandan la desigualdad. Y el círculo vicioso: la desigualdad extrema es el factor detonante de más inseguridad. El campo tiene sólo a 18 por ciento de productores en buenas condiciones económicas mientras que el resto o se van o apenas sobreviven: el promedio de edad de los campesinos mexicanos es de 54 años. Los acuíferos en focos rojos y la educación en la lona. Así las cosas, los ciudadanos esperaríamos unas campañas de calidad que nos dijeran cómo piensan resolver los problemas reales de los mexicanos. Sin embargo, en lugar de eso, lo que hemos presenciado es una farsa llena de estrambóticas ideas que llegan a lo inaudito y estrafalario: que el poder ruso detrás de uno de los candidatos presidenciales. Poco falta que afirmen que su gallito del pelo es en realidad una antena de ovni que invadirá México. ¡De ese tamaño está la insensatez! ¿Y los problemas reales de los precios de los productos básicos y las pensiones? Fuera del debate.

El PRI quiere sacar el debate de la realidad. ¿Por qué sacar la discusión de la realidad del debate presidencial? Porque la realidad dice que el país está cayéndose a pedazos engangrenados por la corrupción. Mientras todo mundo ‘debate’ y se fija en las tonterías de la invasión rusa, no se presta atención a las tarjetas clonadas con las cuales hacen fraude nada más y nada menos que a las víctimas de los sismos. La realidad es que este sexenio es el periodo de gobierno de los más corruptos de la historia: ni Iturbide ni los carrancistas llegaron a tanto. La realidad hace perder al PRI y por eso llevan la campaña fuera de ella. Los partidos no deben prestarse a eso: tener la contienda en la irrealidad, en un espacio ficticio multicolor donde las alfombras de agua de Dalí se convierten en espacios de lo político. Y no sólo: de la bufonería pasan al temor extremo. Distribuyen videos de venezolanos llorando y gritando de dolor rogando a los mexicanos no votan por el candidato de Morena. El payaso se ha vuelto terrorífico: “IT”. ¿Recuerdan al payaso aterrador de la película? De la risa pasa a la exhibición de los dientes filosos que infunden miedo. Miedo también fuera de la realidad, pero con efectos electorales. La pregunta es, ¿qué ocurrirá si una elección tan importante se define por burlescas invasiones rusas o por tenebrosas llamadas al miedo venezolano, y no por las soluciones a la desigualdad o la inseguridad o la calidad educativa? Una elección fuera de la realidad presagia males mayores para el país. Si los partidos discuten invasiones rusas o elefantes voladores no podremos elegir a quien pueda resolver los problemas de la realidad. Y cuando acabe la campaña despertaremos, los elefantes voladores se habrán ido y la realidad llena de pus seguirá ahí persistente.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ