Carta navideña a los zacatecanos

Carta navideña a los zacatecanos

Estimados amigos y conciudadanos de Zacatecas:

 

La presente epístola la escribo desde mi trinchera ciudadana y con la comodidad moral y ética que implica no pertenercer a ningún partido político, simplemente, constituye una reflexión sincerista sobre la responsabilidad inherente que surge de pertenecer a esta bendita región que de acuerdo con el poeta Ramón López Velarde, es un cielo cruel y una tierra colorada. Tal vez el citado rimador tenía la gracia de profeta pues efectivamente, esta tierra hoy más que nunca, es colorada por la sangre que corre por doquier gracias a la ineficacia gubernamental traducida primero, en la nula generación de oportunidades para la población provocando que muchos vivamos elejados de la abundancia que genera nuestra entidad, motivando que con estrategias fallidas, la industria del terror se empiece a tatuar en el corazón de Zacatecas. Creo que existe un especie de maldición aparejada a la gran riqueza que tenemos los zacatecanos, pues desde siempre somos inmesamente ricos e insuperablemente jodidos, la riqueza es para los extranjeros desde la época de los españoles y para el pueblo, la fregadez que motiva la migración, pueblos fantasma, desarticulación familiar y, lo mejor, las remesas de los que se fueron para el contentillo de los gobiernos pues se sientan a sus anchas sin generar progreso, ya que este último, se impulsa gracias al más de un millón de dólares que entra a Zacatecas por día y que contribuye a la pavimentación de caminos, construcción de escuelas y otras áreas que son obligación estatal, en pueblos y comunidades. En este contexto, los gobiernos saquean, roban a manos llenas los miles de millones de pesos que debieran destinarse a mejorar nuestra calidad de vida y en la prestación de los servicios públicos eficientes, al final de cada trienio o sexenio quedamos peor de fregados y es que los políticos han entendido que como ciudadanía, no levantamos las orejas, preferimos una pinche cobija o una miserable despensa a cambio de nuestro bienestar, peor aun, los jóvenes que se supone piensan, estudian y están a la vanguardia, son los primeros en abrazar y romarse las fotos con los candidatos de los partidos políticos que históricamente nos han rateado para subirlas al feis, dándole a los que viven del poder, la idea de que todavía hay mucho por jodernos pues la presente y la próxima generación de mexicanos, va a estar igual o peor de pendejos. De tal suerte, no avanzamos en el tema de la democracia, aquella que no sirve para nada, solo para mantener a los reyes y reinas que viven de ella, verbi gratia Lorenzo Córdova Vianello Presidente del Consejo General del INE que gana $262 mil 634 pesos y, a quien le pagamos un coordinador de asesores de 212 mil 625 pesos mensuales. Ustedes y yo estimados conciudadanos, debemos ser promotores de la información que pueda motivar un cambio profundo en nuestra sociedad, no sustentado en un determinado candidato sino en un cambio estructural de nuestra forma de actuación frente al gobierno, no tan dócil ni tan agachona, recordemos que los que llegan al poder son igual a nosotros, van al baño de la misma forma y en ocasiones, hasta están menos capacitados para gobernar que algunos de los que integramos el tejido social, simplemente tienen la cualidad de ser manipulables y ser fieles a los zares de la corrupción y la impunidad. Los que tenemos el poder de decidir con nuestro voto, también debemos ser capaces de incidir en la construcción de políticas públicas; por obligación no debemos dejar que un solo individuo maneje los destinos propios y los de nuestros hijos. No permitamos que nuestros vecinos se vendan como judas modernos a cambio de unas pocas monedas con las que resuelven por un día, lo que no tendrán durante años. Tenemos la obligación de educarnos como sociedad, aceptemos nuestra obligación de ser críticos y propositivos de las acciones que nos beneficien a todos. Estoy plenamente convencido de que debemos edificar desde el pueblo, el Zacatecas que deseamos heredar a nuestros hijos, por distintas causas, dejamos perder la tranquilidad de antes y, dudo con justificación de causa que el gobierno sea capaz de recuperarla, así que debemos coadyuvar al rescate de nuestro estado; no creo en los políticos, ni en ningún partido político, creo en la gente, creo en los trabajadores, en los maestros, en las amas de casa, en algunos profesionistas, en los artistas, en los indígenas, en los campesinos y en general, en las mujeres y hombres que sostenemos a Zacatecas pese a todo y a muchos, lo malo es que en la cúspide de la montaña, viajan sin hacer nada, los pésimos gobernantes que hemos dejado entrar y crecer con nuestro voto, pensando que un copete o una cara bonita tiene el poder de darnos lo que nosotros mismos somos incapaces de exigir. Deseo de corazón que esta Navidad traiga para todos la congruencia y la inteligencia para trabajar en la construcción de una sociedad más reflexiva, informada y congruente. FELIZ NAVIDAD. ■

 

*Integrante del Consejo Mundial para la

Defensa de los Derechos Humanos

[email protected]

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ