La UAZ “se quedó rezagada” en ámbito de la administración y la transparencia: Contralor

La UAZ “se quedó rezagada” en ámbito de la administración y la transparencia: Contralor

■ Se ocupa de una reestructuración normativa en todas las áreas: Noé Rivas Santoyo

■ Sobre la “La Estafa Maestra”, afirma que todavía es pronto para determinar si hubo alguna irregularidad

Noé Rivas Santoyo, titular de la Contraloría Interna de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), afirmó que la Máxima Casa de Estudios de la entidad “se quedó rezagada” en el ámbito de la administración y la transparencia, por lo que su objetivo en ese cargo es “echar a andar con toda certeza y funcionalidad la contabilidad gubernamental y las buenas prácticas en lo que respecta al ejercicio de los recursos”.

“Para lograr este objetivo, que es la función de la Contraloría, se ocupa de una reestructuración normativa en todas las áreas de funcionamiento y esa es una de las partes que el Rector me hizo la encomienda para que funcionen todas las áreas en que la Contraloría  tiene injerencia”, puntualizó.

Manifestó que la Contraloría Interna es un organismo hasta cierto punto independiente a la administración central de la Universidad y sus unidades académicas, por lo que se realizará una revisión exhaustiva de la administración de todas las áreas de la institución con el propósito de modernizarla.

Otro de sus objetivos, expuso, es que la información sea más transparente y evitar prácticas indebidas al interior de la institución. Refirió que hace 17 años que se creó la Contraloría pero con el paso de los años se cayó en una opacidad ya que no se tomó en cuenta que hace una década a nivel mundial y nacional iniciaron reformas para abatir la corrupción, pero la UAZ no avanzó a la par de esos cambios y eso ha generó un estancamiento.

Rivas Santoyo consideró que ante ese escenario se ocupa un análisis profundo sobre la normatividad de la UAZ, con el propósito de instaurar un nuevo esquema que vaya acorde con las exigencias nacionales y locales.

Se refirió a “La Estafa Maestra”, en la que aparentemente formó parte el ex director de la Unidad Académica de Contaduría y Administración, Edmundo Guerrero Sifuentes, y señaló que todavía es pronto para determinar si hubo alguna irregularidad.

“Tenemos que esperar que la autoridad competente determine el grado de responsabilidad que en su caso tuvo la universidad o los funcionarios encargados de esos proyectos, pero vamos a esperar a que se inicien los procedimientos sancionadores que correspondan en caso que se haya demostrado la anomalía”, expresó.

Informó que los involucrados en esa situación ya solventaron las observaciones que hizo la Auditoría Superior de la Federación y ahora solamente se espera que se de a conocer el dictamen final de ese organismo auditor.

Por último, Rivas Santoyo manifestó que, para evitar que en el futuro ocurran situaciones anómalas, la Contraloría debe tener una participación más activa y constante para vigilar el ingreso y egreso de recursos y coadyuvar en un proyecto de reestructuración administrativa y la consolidación de un Comité de Transparencia de tal forma que se cuiden todos los procedimientos internos.

Con planteamientos inteligentes, los universitarios deben resolver problema financiero de institución

A lo largo de 185 años, la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) ha sabido sortear los retos para garantizar su supervivencia, por lo que este momento de crisis es el ideal para que los universitarios resuelvan el problema financiero de la institución mediante planteamientos inteligentes y sin entregarse a las presiones del Estado, opinó Beatriz Herrera Guzmán, investigadora de la Unidad Académica de Docencia Superior.

A propósito de la complicada problemática financiera que atraviesa la Máxima Casa de estudios, lamentó que el Estado mexicano no ha cumplido su tarea de respaldar financieramente las exigencias educativas de la sociedad zacatecana, por lo que le no sólo le niega recursos a la UAZ para que amplíe sus horizontes de investigación y producción académica, sino que la ahoga financieramente.

Aunque en los últimos años la Federación ha señalado que la crisis financiera es por la falta de planeación y un crecimiento institucional desmedido, sin soporte financiero, aseguró que la problemática no es nueva, sino que viene desde el propio nacimiento de la institución.

Recordó los antecedentes históricos de la UAZ que se remiten al Real Colegio de San Luis Gonzaga en 1786, para después, en 1832, constituirse un plan general de instrucción pública que dio pie a la creación formal de la educación superior en Zacatecas, ya con una vida independiente en el país.

“En esa época comenzó la enseñanza de ideas más libertarias y liberales, ya no eran cátedras religiosas, sino de gramática, historia y filosofía, mientras que la teología, moral y escolástica fueron desapareciendo. Así pasaron décadas con cierres y aperturas de la institución por temas políticos y financieros”, comentó.

Fue hasta 1968, con el decreto 496 del ex gobernador José Rodríguez Elías, que pasó de ser el Instituto de Ciencias Autónomas de Zacatecas a la Universidad Autónoma de Zacatecas con varios nombres hasta quedarse fijo el de Francisco García Salinas. En todos esos trances pernearon situaciones económicas para mantener a la institución activa.

Herrera Guzmán recordó que en la década de los 70 del siglo pasado la UAZ sorteó un conflicto político importante, pues se estaba en pugna por dos modelos de educación a impartir: la capitalista y la socialista.

Es decir, hubo contrastes porque mientras unos defendían la autonomía de la universidad, otros criticaban que la educación brindada en la institución en ese entonces no respondía a la realidad del ámbito nacional e internacional ya que las cátedras estaban limitadas a literatura obsoleta, con una limitada visión de la realidad y así se formaban a los nuevos profesionales de Zacatecas.

Entonces la UAZ entró en un proceso de reforma  que la pusieron en el ojo público, acerca de qué pasaría con los profesionales de ese tiempo. Dichas acciones dejan ver que uno de los grandes problemas de la Universidad no sólo ha sido la parte económica, sino la cooptación de la que ha sido objeto a manos de grupos políticos.

En tanto, en la década de los 80 se dio la llegada del gran modelo económico neoliberal y la apertura de México con el mundo comercialmente hablando y se preparaba el terreno para el Tratado del Libre Comercio (TLC).

Según expuso la investigadora, ese fue el momento cuando la UAZ encontró un momento de mayor tensión, pues tenía que cumplir su fin académico y sus funciones sustantivas de docencia, investigación y difusión de la cultura, pero también darle paso a la calidad y una mayor cobertura.

Si bien en la década de los 80 es cuando surgen las universidades privadas en el estado, la UAZ ha logrado incrementar significativamente su población estudiantil sin tener el presupuesto suficiente por lo que ahora comienza a rechazar estudiantes, algo que no se dio en los 70.

Herrera Guzmán dijo que a la fecha la UAZ mantiene carreras nacidas en los 80, lo que también significa que no se ha transformado ni ha logrado ofertar otro tipo de carreras debido a que se requiere un financiamiento que no tiene.

Refirió que cuando la UAZ se ha atrevido a crecer, se han tenido graves consecuencias financieras, por lo que consideró que de los años 80, 90 y a la fecha se han observado dos escenarios muy particulares en una misma dirección.

El primero relacionado a la incapacidad de la UAZ de responder a la oferta y ciertos lineamientos que le exige la Federación, pero en el entendido que éste le ha otorgado un financiamiento muy por debajo de lo que debería recibir por ser la Máxima Casa de Estudios del estado por el número de alumnos, quienes no conciben otra oferta que no sea ella por diversas factores.

Por otro lado, están las administraciones que han hecho mal uso de los recursos públicos y la mala planeación en la contratación de personal. “Se está en un momento muy crítico en el que la UAZ no acepta los suficientes alumnos porque el Estado no ha cumplido”.

Así, el futuro que se avizora es que la UAZ deberá abrirse a las auditorías, revisiones a sus finanzas, se transparente el manejo de sus recursos y saber hacia dónde se destinan, mientras que el Estado tendrá que acompañarla en ese proceso y hacerla que se comprometa a manejar sanamente el presupuesto.

No obstante la investigadora apuntó que las crisis  recurrentes de la UAZ han sido en parte una postura tendenciosa por parte del Estado quien ha buscado llevarla hacia donde está ahora porque sabía de antemano el camino que recorría y el hoyo en que se metía desde los 90 sin hacer algo y por contrario la dejaron crecer, que evadiera el pago de impuestos por años y así llevarla al hundimiento para luego rescatarla bajo condicionamientos.

Ante ese escenario, Herrera Guzmán opinó que la UAZ ha llegado a un escenario en que está sumergida y para salir tiene que hacer un buen planteamiento, una propuesta ambiciosa, inteligente, cuidadosa respecto de su fin social y que en él se refleje la buena voluntad de resolver el problema.

“Es momento de hacer un planteamiento tan inteligente, astuto y hábil para hacer bien las cosas, porque de lo contrario la Federación le pondrá cada vez más candados para evitar el desvío de recursos hacia otras vías no tan adecuadas”, concluyó.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ