La Calaca diferente

La Calaca diferente

Autor: Juan Martínez López
Residencia: Concepción del Oro, Zacatecas

 

Pues bien, dijo la Calaca
al rechinar de sus dientes,
voy a llenar mi petaca,
ya le eché el ojo a unos clientes,
la mayoría son pudientes,
eso en ellos se destaca,
“políticos diferentes”
se nombran con alharaca.

Vamos a ver qué se siente
cargarse a un gobernador
“de un gobierno diferente,”
que trabaja pa’ la gente
que lo halaga y le hace honor,
pero que se encuentra ausente
de la realidad latiente
en todo su derredor.

Le gritaba la Catrina
─ ¡No le corras Alejandro!,
no llegarás ni a la esquina,
rodeado en tanto malandro;
aunque traigas la Marina
o algún comando especial,
tu tumba será el final;
ya no le saques, ¡gallina!

Te llevaré a mi caverna
aunque supliques con grito.
Olvida ya a Salaverna
y a Minera Peñasquito,
porque ningún dinerito
o acuerditos de taberna
te libran del gusanito,
ni de la condena eterna.

¡Vamos, tiemblen, tengan meello!…
a mi imagen descarnada,
vengo por el gober…Tello
y por toda su manada;
no es ninguna tarugada,
tan sólo es un descabello,
un favor a la plebada.
¡Ya se les erizó el vello!

─ ¡Tú, primero, mejor tú!
─ ¡No le corran, que no muerdo!
Mientras me pongo de acuerdo,
me llevo a Breña Cantú.
Fórmense por juventud
desde el derecho hasta el lerdo;
mañana serán recuerdo,
mientras, digamos: Salud.

Desde que se puso el sol
hasta que el día dio su albor,
se llevó al de Sedesol
también al procurador.
¡Ay, Huesuda, cuánta pena
que no cura ni el alcohol!
Cuánto júbilo en MORENA,
a ver si así meten gol.

Resuena en la Catedral
con tristeza el campanario,
pues con tanto funeral
se llenó todo santuario.
La prensa es puro obituario,
todo es luto nacional;
llegó a rezar el rosario
hasta el mismo cardenal.

Zacatecas tiene luto,
más bien está jubiloso;
de nada valió lo astuto,
lo gandaya y perezoso.
A ese esqueleto travieso
no hay político goloso,
ni funcionario tramposo
que le riña un solo hueso.

Pareciera y hay jolgorio,
pues se oye hasta tamborazo;
lo que hay es mucho velorio
y café con piquetazo;
es un amplio repertorio
que la Muerte se echó al cazo.
Velan con fervor mortuorio
al viejo y al jovenazo.

La Muerte no se arrepiente
de sus actos tan atroces;
con la maldad se consiente
y con acciones feroces.
Aunque le diga a la gente,
gritando con fuertes voces,
“QUE TRABAJA DIFERENTE”,
llanto y dolor son sus goces.

Ya se aleja la Calaca
con su carga, donairosa;
carga con la crema y nata.
Lleva al gober y a su esposa
que engalanan su petaca,
pues ya estiraron la pata.
Aunque la miran re’ flaca,
la canija está correosa.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ